Un dic­ta­dor no me­re­ce me­dias pa­la­bras

ABC (Castilla y León) - - ENFOQUE -

«Una ab­yec­ta dic­ta­du­ra» ha em­pu­ja­do a mi­llo­nes de per­so­nas a aban­do­nar Ve­ne­zue­la. Iván Du­que, el pre­si­den­te de Co­lom­bia –país que su­fre ese éxo­do enor­me de ve­ne­zo­la­nos que es­ca­pan de la mi­se­ria en la que les ha su­mi­do el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro– no tu­vo pro­ble­ma al­guno en de­fi­nir así al ré­gi­men cha­vis­ta. Co­mo no lo tie­ne el Go­bierno de Bra­sil, don­de se ha­ci­nan par­te de los exi­lia­dos que ha pro­vo­ca­do el caos bo­li­va­riano. Al la­do de Du­que, Pe­dro Sán­chez ha­cía to­do ti­po de con­tor­sio­nes lin­güís­ti­cas pa­ra evi­tar la pa­la­bra «dic­ta­du­ra». Has­ta en tres oca­sio­nes se le ha pre­gun­ta­do, du­ran­te su gi­ra ibe­roa­me­ri­ca­na, si Ve­ne­zue­la es una dic­ta­du­ra, la úl­ti­ma ayer mis­mo ABC en Caracas. Y en las tres ha ele­gi­do el je­fe del Eje­cu­ti­vo el sen­de­ro del eu­fe­mis­mo y el an­dar por las ra­mas.

Iván Du­que le dio ayer a Sán­chez una lec­ción de lo que un pue­blo es­pe­ra de su go­ber­nan­te: que le ha­ble cla­ro. Pa­re­ce que Po­de­mos, que co­la­bo­ró en el asen­ta­mien­to del cha­vis­mo, ca­da vez tie­ne más pe­so en las de­ci­sio­nes del Go­bierno de los 84 dipu­tados. So­lo des­de esa de­pen­den­cia de quie­nes le lle­va­ron a La Mon­cloa, y del la­men­ta­ble pa­pel de Za­pa­te­ro co­mo pre­sun­to me­dia­dor, se en­tien­den los mi­ra­mien­tos de Sán­chez con un ti­rano que so­juz­ga a su pue­blo.

A la iz­quier­da, ve­ne­zo­la­nos lle­ga­dos a Bra­sil mal­vi­ven en un ta­ller de co­ches cer­ca de la es­ta­ción de au­to­bu­ses de Boa Vis­ta, en Ro­rai­ma. So­bre es­tas lí­neas, dos ve­ne­zo­la­nos en los al­re­de­do­res de la es­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.