ECHE­NI­QUE, ECO­NO­MIS­TA

El di­ne­ro pú­bli­co es in­fi­ni­to, los em­pre­sa­rios son ma­los y es­for­zar­se, sos­pe­cho­so

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

EN los años ochen­ta tu­ve la oca­sión de via­jar con mis com­pa­ñe­ros de fa­cul­tad a la Yu­gos­la­via co­mu­nis­ta. Por en­ton­ces el país ha­cía tí­mi­dos in­ten­tos de in­tro­du­cir un so­pli­llo de eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta. Por ejem­plo, exis­tían ba­res del Es­ta­do y otros de pro­pie­dad pri­va­da. En­se­gui­da apren­di­mos dos co­sas. La pri­me­ra, la cru­cial pa­ra nues­tros in­tere­ses ta­ram­ba­nas, era que cer­ve­za se de­cía «pi­vo». La se­gun­da fue que des­cu­bri­mos que las ta­ber­nas pri­va­das re­sul­ta­ban me­jo­res que las es­ta­ta­les. Y es que, co­mo con­clu­ye el sa­bio di­cho po­pu­lar, «lo que es de to­dos no es de na­die». El le­gí­ti­mo afán de ga­nar di­ne­ro es el mó­vil que ani­ma a los em­pre­sa­rios y aca­ba ge­ne­ran­do em­pleo, bie­nes­tar y ri­que­za pa­ra la so­cie­dad. Pe­ro eso es lo que pien­san acé­mi­las co­mo Stuart Mill, Adam Smith, Da­vid Ricardo, Ha­yek, Key­nes, Bill Ga­tes, Aman­cio Or­te­ga, Wa­rren Buf­fett o el pro­pie­ta­rio de la fá­bri­ca de Pa­ta­tas Fri­tas Bo­ni­lla de La Co­ru­ña. To­dos en la inopia. El que real­men­te en­tien­de có­mo ope­ran los prin­ci­pios de una eco­no­mía es Pa­blo Eche­ni­que, quien an­te la au­sen­cia por tris­te mo­ti­vo fa­mi­liar del ma­tri­mo­nio que man­da en Po­de­mos se en­car­ga de pre­sio­nar al pre­si­den­te no vo­ta­do Sán­chez pa­ra que apli­que un im­pues­ta­zo. Se­gún nos ex­pli­ca el gran Eche­ni­que, una ma­yor car­ga fis­cal a los mal­va­dos que co­bran más de 60.000 eu­ros anua­les trae­rá pro­gre­so, jus­ti­cia so­cial y una sa­lu­da­ble re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. Y es que Eche­ni­que tie­ne cla­ras diez ver­da­des eco­nó­mi­cas: 1.- El di­ne­ro pú­bli­co no es de na­die y es ili­mi­ta­do, y ade­más bro­ta por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea. 2.- Un país pue­de en­deu­dar­se sin lí­mi­te, que aquí «no pa­sa na». 3.- Los em­pre­sa­rios son unos man­gan­tes, que cru­jen a los cu­rre­las y en un mun­do ideal no de­be­rían exis­tir. 4.Abra­sar a im­pues­tos a quie­nes más se es­fuer­zan y más se han arries­ga­do es de jus­ti­cia e im­pul­sa el de­sa­rro­llo de un país. 5.- La in­ver­sión ex­te­rior im­por­ta un ca­ra­jo, y si el ca­pi­tal fo­rá­neo se asus­ta y se re­trae por­que la po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria co­mu­nis­toi­de ha­ce al país po­co atrac­ti­vo, pues peor pa­ra esos «ti­bu­ro­nes». 6.- El ideal de to­do ser hu­mano es ser fun­cio­na­rio, y a ser po­si­ble no dar pa­lo al agua. 7.- Hay que des­con­fiar de to­do aquel que quie­ra pro­gre­sar, ga­nar más, te­ner una ca­sa me­jor y en­viar a sus hi­jos a un buen co­le­gio (sal­vo que la be­ne­fi­cia­ria y be­ne­fi­cia­rio sean de Po­de­mos, que en­ton­ces da igual). 8.- El es­fuer­zo per­so­nal es fran­quis­ta, an­ti­pro­gre­sis­ta y sos­pe­cho­so. 9.- «De Ve­ne­zue­la po­de­mos apren­der mu­chas lec­cio­nes». 10.- La ban­ca, la savia que vi­vi­fi­ca una eco­no­mía de mer­ca­do, es la pes­te; y el li­bre co­mer­cio, que per­mi­te pros­pe­rar a las na­cio­nes, sar­na ca­pi­ta­lis­ta y glo­ba­li­za­do­ra.

Eche­ni­que, que no ase­gu­ró a su asis­ten­ta pa­ra aho­rrar­se unos eu­ri­llos, es el gurú eco­nó­mi­co de guar­dia de otra sin­gu­lar emi­nen­cia, Sán­chez, quien va to­man­do pun­tual no­ta de las lú­ci­das pro­pues­tas que pre­sen­ta Po­de­mos pa­ra nues­tros bol­si­llos. Ur­gen unas elec­cio­nes, por­que tam­bién es­tán ex­hu­man­do el ran­cio y da­ñino ca­te­cis­mo del des­pil­fa­rro, la per­se­cu­ción del ta­len­to y el es­fuer­zo y la igua­la­ción ren­co­ro­sa a la ba­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.