ODIO­SAS COM­PA­RA­CIO­NES

A Sán­chez le gus­tan las dic­ta­du­ras que lle­van a la mi­se­ria

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - HERMANN TERTSCH

EL pre­si­den­te del Go­bierno de Es­pa­ña es­tá de gi­ra por Ibe­roa­mé­ri­ca. Ha vi­si­ta­do dos paí­ses que inau­gu­ran pre­si­den­te, Chi­le y Co­lom­bia. Y uno, Bo­li­via, con un ré­gi­men ideo­ló­gi­ca­men­te mu­cho más afín al so­cia­lis­ta Sán­chez y a sus so­cios co­mu­nis­tas. Allí rei­na Evo Mo­ra­les, co­mo Da­niel Or­te­ga en Ni­ca­ra­gua, un es­pe­cia­lis­ta en la su­per­vi­ven­cia. No cre­yó con­ve­nien­te Sán­chez pa­sar a ver a Ni­co­lás Ma­du­ro, el cam­peón en so­bre­vi­vir en con­di­cio­nes inau­di­tas. Ahí si­gue des­pués de des­truir el país, ase­si­nar y tor­tu­rar a mi­les, ro­bar y sa­quear a to­dos. Ya mata en ma­sa con ham­bre y en­fer­me­da­des. Hu­yen por mi­llo­nes a paí­ses ve­ci­nos y pa­gan con san­gre, mi­se­ria y muer­te la ce­gue­ra de ha­ber lle­va­do al po­der a los pa­dri­nos de Igle­sias, Erre­jón y Mo­ne­de­ro, esos que dic­tan aho­ra la po­lí­ti­ca fis­cal a Sán­chez. El je­fe del Go­bierno de Es­pa­ña di­jo ayer que los ve­ne­zo­la­nos tie­nen que en­con­trar una so­lu­ción en­tre ellos. Es co­mo en­viar una se­ñal de con­cor­dia a tor­tu­ra­do­res y tor­tu­ra­dos. O que los ni­ños víc­ti­mas de Men­ge­le de­bie­ron em­pa­ti­zar más con el doc­tor. Esa in­fa­mia in­fi­ni­ta, in­sul­to in­to­le­ra­ble, se lo pue­de ha­ber dic­ta­do su com­pa­ñe­ro de par­ti­do Za­pa­te­ro, efi­caz agen­te del nar­co­dic­ta­dor Ma­du­ro pa­ra for­ta­le­cer su ré­gi­men criminal.

Sán­chez no ha de­ja­do de ha­blar de Fran­co. Tam­bién de una Co­mi­sión de la Ver­dad con la que pre­ten­de re­pri­mir las ver­da­des in­có­mo­das pa­ra su par­ti­do. En Chi­le re­co­lec­tó ma­las ideas y peo­res in­ten­cio­nes en esa far­sa del Mu­seo de la Me­mo­ria. Allí los chi­le­nos han aca­ta­do una ver­sión gro­tes­ca por ma­ni­quea de su pa­sa­do en la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet. Se han tra­ga­do to­do el cuen­to im­pues­ta por la iz­quier­da. El ministro de Cul­tu­ra chi­leno, Mau­ri­cio Ro­jas, tu­vo que di­mi­tir na­da más ser nom­bra­do por ha­ber di­cho la ver­dad ha­ce años. Di­jo Ro­jas que aque­llo «más que un mu­seo (…) un mon­ta­je cu­yo pro­pó­si­to (…) es im­pac­tar al es­pec­ta­dor, de­jar­lo ató­ni­to, im­pe­dir­le ra­zo­nar (…) Es un uso des­ver­gon­za­do y men­ti­ro­so de una tra­ge­dia na­cio­nal». Por es­tas pa­la­bras se ha te­ni­do que ir un hom­bre cul­to y ca­paz. La­men­ta­ble­men­te, Ro­jas per­dió, ade­más del car­go, su au­to­ri­dad al in­ten­tar apla­car a las fie­ras iz­quier­dis­tas con dis­cul­pas por de­cir la ver­dad. El mu­seo es un in­men­so y cos­to­so des­plie­gue de he­chos cier­tos y omi­sio­nes do­lo­sas pa­ra cons­truir una gran men­ti­ra. Una dic­ta­du­ra ma­lig­na se aba­lan­zó so­bre el pue­blo chi­leno por co­di­cia y cruel­dad y mu­rió por la pro­tes­ta in­ter­na y ex­ter­na. El mis­mo cuen­to que en Es­pa­ña aun­que más bre­ve.

Ni una pa­la­bra de Cu­ba, los ase­si­na­tos, Allen­de co­mo tí­te­re co­mu­nis­ta. Sin men­ción de cau­sas. Na­die ex­pli­ca que un gol­pe en Chi­le lle­vó a una dic­ta­du­ra por­que era in­mi­nen­te una dic­ta­du­ra mu­cho peor. Hoy Chi­le es el po­lo de pros­pe­ri­dad y li­ber­tad por­que se evi­tó que fue­ra el po­lo de mi­se­ria y es­cla­vi­tud con Cu­ba. El ca­na­lla que que­ría con­ver­tir Chi­le en Cu­ba era Allen­de y quien lo evi­tó era Pi­no­chet. En el po­lo de la mi­se­ria con Cu­ba es­tá aho­ra Ve­ne­zue­la por­que no ha te­ni­do un Pi­no­chet. Y si no lo ha ha­bi­do es por­que la iz­quier­da ha lo­gra­do im­po­ner en Oc­ci­den­te esa pos­tre­ra lec­tu­ra fa­laz que pro­te­ge las dic­ta­du­ras co­mu­nis­tas. So­lo That­cher hi­zo fren­te a la fa­la­cia glo­bal de la iz­quier­da. La in­men­sa ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos ve­rían co­mo una sal­va­ción sur­gir a un Pi­no­chet que en diez años pu­sie­ra el país al ni­vel de Chi­le. Con mu­chos me­nos ase­si­na­dos y tor­tu­ra­dos que en Cu­ba y Ve­ne­zue­la, por cier­to. Pe­ro Sán­chez de­tes­ta las dic­ta­du­ras que se au­to­di­suel­ven des­pués de crear pros­pe­ri­dad y se­gu­ri­dad. Las que ge­ne­ran do­lor per­ma­nen­te y mi­se­ria, Ve­ne­zue­la o Cu­ba son las que gus­tan a Sán­chez. A sus so­cios más. Tan­to que la quie­ren im­plan­tar aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.