CEN­TRO DE GRA­VE­DAD

La ges­tión (?) de es­te Go­bierno se ha con­ver­ti­do en un des­ma­dre ma­ni­fies­to. Ayer le­ga­li­zó la pros­ti­tu­ción sin sa­ber­lo

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CAMACHO

«Bus­co un cen­tro de gra­ve­dad per­ma­nen­te / Que no va­ríe lo que aho­ra pien­so» (Fran­co Bat­tia­to)

AN­TES de co­men­tar cual­quier de­ci­sión u ocu­rren­cia de es­te Go­bierno, los co­lum­nis­tas de­be­ría­mos, co­mo su­gie­re Gistau, dar­le un po­co de tiem­po pa­ra que las ma­du­re y se pon­ga de acuer­do... con­si­go mis­mo, que co­mo en­se­ñó Sé­ne­ca es el se­cre­to de la ar­mo­nía del es­pí­ri­tu y la ba­se del co­no­ci­mien­to. La glo­sa de es­te Ga­bi­ne­te se es­tá con­vir­tien­do en un ejer­ci­cio de ries­go por­que ha to­ma­do la cos­tum­bre de cam­biar de cri­te­rio a tal ve­lo­ci­dad que cual­quier opi­nión vertida so­bre sus pro­yec­tos o ac­cio­nes se que­da en­se­gui­da en fue­ra de jue­go. Ayer ba­tió un ré­cord al au­to­ri­zar sin sa­ber­lo la ins­crip­ción re­gis­tral de un au­to­de­no­mi­na­do Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­ras del Se­xo, evi­den­te sub­ter­fu­gio que le­ga­li­za­ba la pros­ti­tu­ción de he­cho y de de­re­cho. Mag­da­le­na Va­le­rio, que no es la peor mi­nis­tra ni de le­jos, se en­te­ró por la pren­sa de lo que ha­bía su­ce­di­do en su pro­pio de­par­ta­men­to. Tu­vo el ges­to ho­no­ra­ble de ad­mi­tir­lo sin echar­le la cul­pa al maes­tro ar­me­ro, pe­ro su sin­ce­ra y con­tri­ta sor­pre­sa no men­gua la sen­sa­ción pal­ma­ria y ge­ne­ra­li­za­da de des­ma­dre ma­ni­fies­to. El Con­se­jo de Mi­nis­tras y Mi­nis­tros ha trans­for­ma­do la ad­mi­nis­tra­ción del país en un pen­ti­men­to, esa au­to­co­rrec­ción de los pin­to­res que aca­ba de­jan­do hue­llas en el lien­zo. Le ha co­gi­do tal afi­ción a la téc­ni­ca de la en­mien­da que la gen­te em­pie­za a to­mar­se el asun­to a ca­chon­deo. El día que no va­ría de idea co­me­te al­gún error de pro­ce­di­mien­to. Pa­ra go­ber­nar no es im­pres­cin­di­ble, aun­que sí con­ve­nien­te, ve­nir apren­di­do de ca­sa ni ser un ex­per­to pe­ro al me­nos ca­bría es­pe­rar de gen­te tan arro­gan­te un cier­to ri­gor téc­ni­co.

El pro­ble­ma de la ges­tión (?) san­chis­ta no es que le fal­te un cen­tro de gra­ve­dad, lo que pa­re­ce cla­ro, sino que no hay si­quie­ra in­di­cios de que lo es­té bus­can­do. Por un la­do, la geo­me­tría ines­ta­ble de sus apo­yos par­la­men­ta­rios le obli­ga a dar con­ti­nuos ban­da­zos. Por otra par­te, lle­gó al po­der sin más pro­gra­ma que el de ocu­par­lo y lo uti­li­za pa­ra ha­cer pro­pa­gan­da con ges­tos y cli­chés ideo­ló­gi­cos que ex­pre­sen su vo­lun­tad de cam­bio, pe­ro lo que le sa­le es un con­jun­to de pro­pues­tas des­hil­va­na­das, ideas sin ma­du­rar y tum­bos im­pro­vi­sa­dos. Un postureo de sal­do al que se le trans­pa­ren­ta el car­tón al pri­mer vis­ta­zo. Lo úni­co que ha he­cho con con­tun­den­cia, has­ta aho­ra, es un des­acom­ple­ja­do y ex­haus­ti­vo re­par­to de car­gos. El res­to son gui­ños de pro­gre­sis­mo re­tro­ac­ti­vo, co­mo la idea de des­en­te­rrar a Fran­co, y po­ses mal com­pues­tas con me­ros ob­je­ti­vos pu­bli­ci­ta­rios. Más que de la tí­pi­ca inex­pe­rien­cia del no­va­to se tra­ta de una fal­ta de rum­bo po­lí­ti­co que pro­du­ce un efec­to con­tra­dic­to­rio, va­ci­lan­te y errá­ti­co. El mo­de­lo opues­to de lo que se su­po­ne que de­be­ría ser un li­de­raz­go.

Lo del sin­di­ca­to de pu­tas ha si­do hi­la­ran­te pe­ro del jol­go­rio al ri­dícu­lo só­lo hay un pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.