LA GUE­RRA DE LOS LA­ZOS

¿A quién se le ocu­rrió ele­gir el co­lor ama­ri­llo, cuan­do en in­glés y otros idio­mas sim­bo­li­za en­vi­dia y co­bar­día?

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL

LOS afi­cio­na­dos al buen cine se acor­da­rán de aque­lla de­li­cio­sa pe­lí­cu­la fran­ce­sa «La gue­rra de los bo­to­nes» (2011) en la que, en ple­na Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los cha­va­les de dos pue­blos co­lin­dan­tes de­ci­den li­brar su ar­cai­ca ri­va­li­dad arran­can­do los bo­to­nes, in­clui­dos los de la pre­ti­na, a los pri­sio­ne­ros del otro ban­do, que te­nían que re­gre­sar ver­gon­zan­te­men­te me­dio des­nu­dos a su pue­blo. Pe­ro la far­sa ri­sue­ña que el hu­mor fran­cés ha­cía del na­cio­na­lis­mo iden­ti­ta­rio en­tre ado­les­cen­tes en me­dio de una tra­ge­dia de enor­mes di­men­sio­nes, se ha con­ver­ti­do en con­fron­ta­ción abier­ta en­tre ma­yo­res en Ca­ta­lu­ña, a pro­pó­si­to de los la­zos ama­ri­llos. Por cier­to, ¿a quién se le ocu­rrió ele­gir el co­lor ama­ri­llo, cuan­do en in­glés y otros idio­mas, sim­bo­li­za en­vi­dia y co­bar­día? Una prue­ba más de que el na­cio­na­lis­mo es ca­paz de con­ver­tir en pue­ble­rino al más cos­mo­po­li­ta, co­mo los ca­ta­la­nes lo eran.

La co­sa em­pe­zó con el ya fa­mo­so la­zo sim­bo­li­zan­do a los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes en­car­ce­la­dos o hui­dos, tras ser acusados de co­me­ter de­li­tos tan gra­ves co­mo re­be­lión y mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos. Unos es­pec­ta­cu­la­res la­zos pa­sa­ron a re­pre­sen­tar­los en sus asien­tos va­cíos del Par­la­ment y en la so­la­pa de los na­cio­na­lis­tas pa­ta ne­gra co­mo gi­ra­so­les. Lo que si­guió fue ya una inun­da­ción. No hu­bo es­pa­cio pú­bli­co en Ca­ta­lu­ña, fue­ran ca­lles, pla­zas, va­llas, ver­jas, pos­tes, mo­nu­men­tos, puen­tes, pla­yas y mon­ta­ñas don­de no hu­bie­ra ta­les la­zos, y no de for­ma sim­bó­li­ca, in­di­vi­dual, sino ma­si­va, co­mo que­rien­do cu­brir el país de ama­ri­llo. Lo que pro­vo­có la reac­ción de los ca­ta­la­nes no na­cio­na­lis­tas, ame­na­za­dos de aho­gar­se en aque­lla ma­rea, co­men­za­ron a qui­tar ta­les la­zos. Que re­apa­re­cían a rit­mo fre­né­ti­co, en­tre in­sul­tos, has­ta pro­du­cir­se lo inevi­ta­ble: el pu­ñe­ta­zo de un bár­ba­ro a una mu­jer que qui­ta­ba la­zos an­te su ma­ri­do e hi­jos, y la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia. De se­guir así la co­sa, pron­to irá a ma­yo­res, si no ha ido ya. La arro­gan­te dis­pli­cen­cia con que el na­cio­na­lis­mo intenta adue­ñar­se de Ca­ta­lu­ña te­nía que mo­vi­li­zar a los ca­ta­la­nes que se sien­ten tam­bién es­pa­ño­les, más de la mi­tad, vis­to que los go­bier­nos cen­tra­les no ha­cían na­da pa­ra de­fen­der­los. En teo­ría, si es le­gal po­ner la­zos ama­ri­llos en lu­ga­res pú­bli­cos, tam­bién de­be ser le­gal qui­tar­los. De le­ga­li­dad al na­cio­na­lis­mo es co­mo ha­blar de paz al yiha­dis­mo. El Go­vern les acu­sa de ¡pro­vo­ca­do­res! y ha mo­vi­li­za­do a los Mos­sos pa­ra iden­ti­fi­car a quie­nes los qui­tan, ame­na­zán­do­les con mul­tas de has­ta 30.000 eu­ros, dan­do por so­bre­en­ten­di­do que po­ner­los es le­gal. ¿Aca­so no lo lle­vó To­rra a La Mon­cloa, sin que Sán­chez ob­je­ta­ra lo más mí­ni­mo? Aho­ra, dis­cu­ten quién es el en­car­ga­do de la se­gu­ri­dad en Ca­ta­lu­ña, el Mi­nis­te­rio de In­te­rior o la Ge­ne­ra­li­tat. Me­jor que se pon­gan pron­to de acuer­do, pues co­mo se con­vier­ta en cho­que en­tre los Mos­sos y la Po­li­cía Na­cio­nal la ten­dre­mos real­men­te ar­ma­da. A es­to nos ha lle­va­do el go­bierno bo­ni­to de Pe­dro Sán­chez. Y no es una pe­lí­cu­la. Es la Es­pa­ña de 2018, don­de los ca­ta­la­noes­pa­ño­les no es­tán dis­pues­tos a de­jar­se arro­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.