El «re­la­to» em­pie­za a fa­llar­le a Puig­de­mont

La de­man­da con­tra el juez Pa­blo Lla­re­na ha si­do una agre­sión en to­da re­gla pé­si­ma­men­te diag­nos­ti­ca­da por el Go­bierno de Sán­chez

ABC (Castilla y León) - - ESPAÑA - MANUEL MA­RÍN

La re­le­van­cia de la drás­ti­ca rec­ti­fi­ca­ción del Go­bierno en de­fen­sa del ma­gis­tra­do Pa­blo Lla­re­na con­sis­te en que, por pri­me­ra vez en me­ses, se es­tá con­si­guien­do re­ver­tir el re­la­to vic­ti­mis­ta y ma­ni­pu­la­dor del se­pa­ra­tis­mo. Has­ta aho­ra, ca­da cam­pa­ña de pro­pa­gan­da di­se­ña­da por el in­de­pen­den­tis­mo era un éxi­to fren­te a la pa­rá­li­sis de un cons­ti­tu­cio­na­lis­mo frac­tu­ra­do e in­mer­so en otras prio­ri­da­des. En un pri­mer mo­men­to, el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez qui­so dar una so­bra­da apa­rien­cia de te­le­di­ri­gir el pro­ce­so pe­nal pa­ra su­pe­di­tar­lo a una es­tra­te­gia de diá­lo­go con Ca­ta­lu­ña.

Lla­re­na y su ins­truc­ción nun­ca ge­ne­ra­ron nin­gu­na sim­pa­tía en el PSOE por­que real­men­te lle­gó a creer que la «so­lu­ción po­lí­ti­ca» pa­ra Ca­ta­lu­ña pa­sa­ba por mi­ni­mi­zar al Tri­bu­nal Su­pre­mo y vin­cu­lar la ins­truc­ción al an­te­rior Go­bierno del PP. Sus pa­la­bras, y las del PSC, con­tra la «ju­di­cia­li­za­ción» del gol­pe de Es­ta­do co­mo fac­tor en­tor­pe­ce­dor de cual­quier so­lu­ción po­lí­ti­ca, su­ge­rían que la sua­vi­za­ción de cual­quier acu­sa­ción por par­te de la Fis­ca­lía ser­vi­ría de mo­ne­da de cam­bio pa­ra la es­tra­te­gia de «apa­ci­gua­mien­to».

Inac­ción del Go­bierno

Sin em­bar­go, ese con­cep­to de au­to­ri­dad y se­pa­ra­ción de po­de­res mal en­ten­di­do por La Mon­cloa ha en­gra­sa­do co­mo nun­ca an­tes los me­ca­nis­mos reac­ti­vos de nues­tro apa­ra­to de Jus­ti­cia con un «Me Too» im­pres­cin­di­ble. La de­man­da de Car­les Puig­de­mont con­tra Lla­re­na ha si­do una agre­sión en to­da re­gla pé­si­ma­men­te diag­nos­ti­ca­da por el Go­bierno. Nues­tra Jus­ti­cia, ha­bi­tual­men­te en­do­gá­mi­ca y vi­cia­da por la mis­ma frac­tu­ra ideo­ló­gi­ca que con­di­cio­na y pa­ra­li­za a los par­ti­dos fren­te a cues­tio­nes de Es­ta­do inapla­za­bles, ha te­mi­do real­men­te que la inac­ción del Go­bierno, y su pri­mi­ge­nia idea de aban­do­nar a Lla­re­na a su suer­te, ful­mi­na­sen nues­tro sis­te­ma de ga­ran­tías.

La jus­ti­fi­ca­ción de una su­pe­rio­ri­dad mo­ral de los de­re­chos de Puig­de­mont fren­te a to­do nues­tro «au­to­ri­ta­rio y par­cial» apa­ra­to de jus­ti­cia ha­bría si­do de­mo­le­do­ra. Ha­bría su­pues­to ser­vir en ban­de­ja el ar­gu­men­to a la Jus­ti­cia bel­ga, a me­nu­do más re­cep­ti­va y to­le­ran­te con el se­pa­ra­tis­mo po­lí­ti­co que con la le­tra de las le­yes de ca­da país. Y del su­yo pro­pio. An­te­ce­den­tes de ello con­tra Es­pa­ña abo­nan las he­me­ro­te­cas.

El PSOE nun­ca ocul­tó su in­co­mo­di­dad con un pro­ce­so pe­nal por trai­ción y se­di­ción. Nun­ca com­par­tió el en­car­ce­la­mien­to pro­vi­sio­nal de los acusados por­que per­ju­di­ca­ba su ob­je­ti­vo tác­ti­co de fre­nar al se­pa­ra­tis­mo con ges­tos. Más aún, el Su­pre­mo co­rría el ries­go de ser un im­pe­di­men­to pa­ra otros ob­je­ti­vos ul­te­rio­res del Go­bierno so­cia­lis­ta. Por eso hoy Lla­re­na, un ma­gis­tra­do in­sul­ta­do, aco­sa­do y vi­li­pen­dia­do co­mo po­cos an­tes en de­mo­cra­cia, ha em­pe­za­do a ga­nar una par­ti­da que la in­do­len­cia pre­me­di­ta­da del Es­ta­do le ha­cía per­der por días. No co­mo ma­gis­tra­do en el le­gí­ti­mo uso de sus pre­rro­ga­ti­vas cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra la apli­ca­ción del Có­di­go Pe­nal, sino co­mo ros­tro que en­car­na to­do nues­tro sis­te­ma de ga­ran­tías y li­ber­ta­des.

Re­vuel­ta «ju­di­cial»

No ha si­do una es­pon­tá­nea reac­ción de so­li­da­ri­dad per­so­nal dis­pen­sa­da por el mun­do ju­rí­di­co –a iz­quier­da y de­re­cha– lo que ha obli­ga­do al Go­bierno a rec­ti­fi­car. Ha si­do la tar­día con­vic­ción real de que si Sán­chez, aler­ta­do por otros mi­nis­tros, no des­au­to­ri­za­ba a la ti­tu­lar de Jus­ti­cia, ha­bría una re­vuel­ta «ju­di­cial» en Es­pa­ña, y to­do el an­da­mia­je de nues­tra jus­ti­cia que­da­ría he­ri­do fren­te a una acu­sa­ción que se ha re­ve­la­do fal­sa, an­tes in­clu­so de ser ad­mi­ti­da en Bru­se­las.

Aun­que sea rec­ti­fi­can­do, Es­pa­ña es­tá aho­ra en me­jor po­si­ción que an­tes pa­ra su­pe­rar, en le­gí­ti­ma de­fen­sa pro­pia, es­te plei­to frau­du­len­to y pre­fa­bri­ca­do. No es Lla­re­na quien tie­ne que ga­nar na­da, por­que no es él quien com­pi­te con Puig­de­mont. No es­tán en nin­gu­na equi­va­len­cia de va­lo­res. Ahí ra­di­ca la to­xi­ci­dad del ar­gu­men­to que lle­va me­ses ela­bo­ran­do el se­pa­ra­tis­mo con un per­ver­so «ca­ra a ca­ra» que no es tal, por­que ni una so­la de­ci­sión de Lla­re­na en ca­si un año de ins­truc­ción ha si­do re­vo­ca­da. En es­ta épo­ca de es­ló­ga­nes ar­ti­fi­cia­les y de mer­can­ti­li­za­ción de la po­lí­ti­ca, ha­ce me­ses que el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo ha per­di­do la oca­sión de sos­te­ner que fren­te a los ata­ques del se­pa­ra­tis­mo a un mo­de­lo de na­ción, «Lla­re­na so­mos to­dos». To­ca re­sar­cir­se aho­ra fren­te a otro «re­la­to» que la Ge­ne­ra­li­tat ha­bía ma­ni­pu­la­do a ca­pri­cho, y ga­na­ba, con Lla­re­na y el Su­pre­mo a la in­tem­pe­rie.

«Me Too»

El apa­ra­to ju­di­cial, a iz­quier­da y de­re­cha, enar­bo­ló un «Me Too» im­pres­cin­di­ble

EFE

Pa­blo Lla­re­na, el juez ins­truc­tor de la cau­sa del «pro­cés»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.