«Via­jar con el ar­ma y ro­dea­dos de 1.500 ar­ge­li­nos no es lo me­jor»

▶ La Po­li­cía de­nun­cia fal­ta de se­gu­ri­dad en las de­por­ta­cio­nes de irre­gu­la­res a Ar­ge­lia

ABC (Castilla y León) - - ESPAÑA - EN­RI­QUE DEL­GA­DO SANZ MADRID

Los agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal que cus­to­dian a los inmigrantes ile­ga­les que Es­pa­ña de­por­ta to­das las se­ma­nas a Ar­ge­lia vuel­ven a ca­sa, pe­se a es­tar de ser­vi­cio, en «cla­se tu­ris­ta». Los po­li­cías de la Uni­dad de Ex­pul­sio­nes y Re­pa­tria­cio­nes (UCER), so­bre los que re­cae es­ta en­co­mien­da, no dis­po­nen de un es­pa­cio se­gu­ro ha­bi­li­ta­do den­tro del ferry que les trae des­de el país afri­cano, jun­to a más de mil per­so­nas, has­ta te­rri­to­rio na­cio­nal. Es­te he­cho com­pro­me­te la se­gu­ri­dad de los agen­tes, que con vein­te ho­ras de ser­vi­cio a sus es­pal­das, no pue­den aco­me­ter un via­je de vuel­ta de otras diez con las ga­ran­tías su­fi­cien­tes.

«Via­jar con el ar­ma en un bar­co, des­pués de vein­te ho­ras de ser­vi­cio y ro­dea­dos de 1.500 ar­ge­li­nos cuan­do es­ta­mos en aler­ta 4 an­ti­te­rro­ris­ta no es lo me­jor ni lo más re­co­men­da­ble», de­nun­cian fuen­tes po­li­cia­les a es­te dia­rio, las mis­mas que aler­tan del re­cien­te cam­bio en las con­di­cio­nes en las que los agen­tes rea­li­zan el tra­yec­to de vuel­ta. Has­ta ha­ce unas se­ma­nas, los po­li­cías re­gre­sa­ban a Es­pa­ña en ca­ma­ro­tes dis­tin­tos a los del res­to del pa­sa­je pa­ra evi­tar cual­quier in­ci­den­cia. Ac­tual­men­te aco­me­ten el via­je en bu­ta­cas con­ven­cio­na­les y ro­dea­dos de mi­les de pa­sa­je­ros en­tre los que sue­le ha­ber in­di­vi­duos pro­ble­má­ti­cos.

Es­ta si­tua­ción com­pro­me­te has­ta el des­can­so de los agen­tes, que no pue­den ba­jar la guar­dia ni un so­lo mo­men­to –pe­se a ha­ber com­ple­ta­do la ex­tra­di­ción de los irre­gu­la­res– du­ran­te su re­gre­so. El ob­je­ti­vo es evi­tar, en el peor de los ca­sos, la sus­trac­ción de su ar­ma re­gla­men­ta­ria. La úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra que los agen­tes dis­pon­gan de un lu­gar se­gu­ro, se­gún han ex­pli­ca­do las fuen­tes del Cuer­po con­sul­ta­das, es que ellos mis­mos lle­guen a un acuer­do con la tri­pu­la­ción de los ferrys pa­ra que les fa­ci­li­ten un ca­ma­ro­te apar­te. Si no hay suer­te, tie­nen que via­jar co­mo un pa­sa­je­ro más.

Uno pa­ra ca­da uno

El tra­yec­to de ida, pe­se a la com­pli­ca­ción in­trín­se­ca que su­po­ne de­por­tar a 25 inmigrantes irre­gu­la­res ar­ge­li­nos, es al­go más fá­cil pa­ra la Po­li­cía. En es­te ca­so los agen­tes sí dis­po­nen de ca­la­bo­zos ha­bi­li­ta­dos en el bar­co, o en su defecto de una zo­na aco­ta­da, pa­ra tras­la­dar a los irre­gu­la­res has­ta Ar­ge­lia con se­gu­ri­dad y de for­ma in­de­pen­dien­te al res­to del pa­sa­je.

No obs­tan­te, y se­gún ha po­di­do sa­ber ABC, exis­te ma­les­tar en el Cuer­po ya que no siem­pre se cum­ple la re­gla de que ha­ya un po­li­cía pa­ra cus­to­diar a ca­da in­mi­gran­te irre­gu­lar. De he­cho, fuen­tes po­li­cia­les su­gie­ren que se­ría re­co­men­da­ble ir un pa­so más allá y adop­tar la nor­ma­ti­va eu­ro­pea, que es­ti­pu­la que de­be ha­ber dos po­li­cías pa­ra ve­lar por la en­tre­ga de ca­da de­por­ta­do.

Las ex­pul­sio­nes, que se rea­li­zan en gru­pos de 25 inmigrantes, se desa­rro­llan en va­rias fases y co­mien­zan una vez que es­tán ce­rra­dos los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos. Al su­pe­rar es­ta eta­pa, los inmigrantes lle­gan has­ta Al­me­ría des­de el Cen­tro de In­ter­na­mien­to de Ex­tran­je­ros (CEI) en el que ha­yan per­ma­ne­ci­do tras en­trar de for­ma irre­gu­lar a Es­pa­ña. Una vez en Al­me­ría es don­de co­mien­za la la­bor de los efec­ti­vos de la UCER, que se ex­ten­de­rá du­ran­te las si­guien­tes trein­ta ho­ras.

El pri­mer tras­la­do se rea­li­za en au­to­bús en­tre el ae­ro­puer­to y el puer­to de Al­me­ría. Los inmigrantes mon­tan en los au­to­ca­res po­li­cia­les y de ahí son des­pla­za­dos has­ta el ferry, que par­te ha­cia las ciu­da­des ar­ge­li­nas de Gha­zaouet u Orán, de­pen­dien­do del ca­so. Una vez cul­mi­na­da la de­por­ta­ción, los agen­tes em­pren­den la aho­ra pro­ble­má­ti­ca vuel­ta a Es­pa­ña. En el Cuer­po es­pe­ran una rá­pi­da so­lu­ción a es­te pro­ble­ma en unos días en los que las lle­ga­das de irre­gu­la­res no re­mi­ten en el Es­tre­cho y el mar de Al­bo­rán.

En guar­dia cons­tan­te

Los agen­tes no pue­den ba­jar la guar­dia en nin­gún mo­men­to pe­se a ha­ber com­ple­ta­do las ex­pul­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.