In­da­gan si el pre­so fu­ga­do re­ci­bió apo­yo de su clan fa­mi­liar

▶ La Guar­dia Ci­vil am­plía el área de bús­que­da tras fu­gar­se de la cár­cel de Zue­ra (Za­ra­go­za)

ABC (Castilla y León) - - ESPAÑA - RO­BER­TO PÉREZ ZA­RA­GO­ZA

La Guar­dia Ci­vil am­plió ayer la zo­na de bús­que­da de Be­ni­to Or­tiz Pe­rea, el pre­so de 61 años que lo­gró fu­gar­se en la me­dia­no­che del mar­tes al miér­co­les, cuan­do vol­vía en am­bu­lan­cia a la cár­cel de Zue­ra (Za­ra­go­za). Fue ope­ra­do re­cien­te­men­te del es­tó­ma­go y el miér­co­les fue lle­va­do de ur­gen­cia al Hos­pi­tal Mi­guel Ser­vet de Za­ra­go­za por­que in­di­có que te­nía se­rias mo­les­tias.

Tras ser aten­di­do en el hos­pi­tal, en el via­je de vuel­ta a la pri­sión se sol­tó los gri­lle­tes, abrió la puer­ta de la am­bu­lan­cia y sa­lió co­rrien­do jus­to cuan­do el vehícu­lo cru­za­ba el ac­ce­so de la cár­cel. Iba so­lo en la am­bu­lan­cia y, se­gún la ver­sión ofi­cial, la pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil que es­col­tó a la am­bu­lan­cia aca­ba­ba de mar­char­se (en el re­cin­to pe­ni­ten­cia­rio la vi­gi­lan­cia la asu­men los fun­cio­na­rios de pri­sio­ne). Cuan­do se die­ron cuen­ta, quie­nes sa­lie­ron tras él ya no pu­die­ron al­can­zar­lo.

Pe­li­gro­so de­lin­cuen­te

A úl­ti­ma ho­ra de la tar­de de ayer, las fuer­zas de se­gu­ri­dad se­guían sin dar con él. El ve­te­rano y pe­li­gro­so de­lin­cuen­te con cua­ren­ta años de his­to­rial de­lic­ti­vo a sus es­pal­das –in­clui­dos de­li­tos de san­gre y atra­cos–, fue bus­ca­do in­ten­sa­men­te por tie­rra y des­de el ai­re en la zo­na de mon­tes, cam­pos y gran­jas que ro­dea la cár­cel de Zue­ra. Pe­ro, al no dar re­sul­ta­do y pa­sar las ho­ras, la Guar­dia Ci­vil am­plió ayer el área de bús­que­da e in­clu­yó otros em­pla­za­mien­tos ale­ja­dos de la zo­na don­de se fu­gó.

Las fuer­zas de se­gu­ri­dad, en cual­quier ca­so, han evi­ta­do de­ta­llar dón­de se le bus­ca de for­ma con­cre­ta, pa­ra no en­tor­pe­cer la ope­ra­ción –in­di­can– y tam­bién por­que son va­rias las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que tie­nen abier­tas.

Res­pec­to a có­mo se pro­du­jo la hui­da, no des­car­tan nin­gu­na hi­pó­te­sis, in­clui­da la de que pu­die­ra con­tar con ayu­da del ex­te­rior tras ha­ber sa­li­do co­rrien­do des­de la am­bu­lan­cia a las puer­tas de la cár­cel de Zue­ra.

De to­das for­mas, fuen­tes pró­xi­mas al ca­so di­cen que, por có­mo se pro­du­jo la fuga, si­gue pe­san­do la hi­pó­te­sis de que no fue pla­ni­fi­ca­da de an­te­mano sino que fue de­ci­di­da so­bre la mar­cha por es­te pre­so, al ver que se ha­bía po­di­do qui­tar los gri­lle­tes.

Con­de­na­do a 26 años

Eso sí, se da por he­cho que ha­brá bus­ca­do ayu­da tras po­ner tie­rra de por me­dio, y es­ta es otra de las lí­neas en las que es­tán tra­ba­jan­do los in­ves­ti­ga­do­res. Pe­se a ello, ayer tam­po­co da­ban por des­car­ta­do que pu­die­ra se­guir es­con­di­do en el te­rri­to­rio que ro­dea la pri­sión de Zue­ra. En de­fi­ni­ti­va, el dis­po­si­ti­vo de bús­que­da se am­plió ayer, pe­ro sin des­car­tar nin­gu­na po­si­bi­li­dad.

Es­te pre­so per­te­ne­ce a un co­no­ci­do y pe­li­gro­so clan fa­mi­liar. Jun­to a otro de sus her­ma­nos, pro­ta­go­ni­zó un se­cues­tro y un atra­co frus­tra­do a fi­na­les de ma­yo de 2016, por el que ha si­do con­de­na­do a una pe­na de ca­si 26 años de cár­cel.

ABC

El pre­so fu­ga­do, Be­ni­to Or­tiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.