«¡Vá­yan­se de Ale­ma­nia, que­re­mos se­gu­ri­dad en nues­tras ca­lles!»

▶Las au­to­ri­da­des de Sa­jo­nia afron­tan la in­dig­na­ción de mi­les de ma­ni­fes­tan­tes en Chem­nitz que pi­den «de­fen­der­se de la cri­mi­na­li­dad ex­tran­je­ra»

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - RO­SA­LÍA SÁN­CHEZ CORRESPONSAL EN BER­LÍN

Los ma­ni­fes­tan­tes con­vo­ca­dos an­te el es­ta­dio de fút­bol CFC de Chem­nitz sa­lu­da­ban ayer: «¡Vá­yan­se a su país!, ¡lar­go de aquí!», «ya sa­be­mos lo que ha­ce la pren­sa ex­tra­je­ra, men­tir y men­tir». «El pue­blo des­pier­ta», «Por el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos», de­cían las pan­car­tas de «Pro Chem­nitz», aso­cia­ción que di­ce te­ner «po­co más de diez afi­lia­dos, pe­ro el apo­yo de to­do el pue­blo» y que se pre­sen­ta a las elec­cio­nes lo­ca­les con un úl­ti­mo re­sul­ta­do del 5% de los vo­tos.

A di­fe­ren­cia de las mar­chas de días an­te­rio­res, los ma­ni­fes­tan­tes no mos­tra­ban ai­re mi­li­tar y per­ma­ne­cían en un pa­cí­fi­co si­len­cio, al me­nos has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción. Ni ras­tro de los «hoo­li­gans» que el do­min­go y el lu­nes des­fi­la­ron por el cen­tro de es­ta ciu­dad de unos 30.000 ha­bi­tan­tes con los bra­zos en al­to, ex­hi­bien­do el sa­lu­do hitle­riano y ame­na­zan­do, e in­clu­so agre­dien­do, a las per­so­nas de as­pec­to ex­tran­je­ro que en­con­tra­ban a su pa­so, con el re­sul­ta­do de seis he­ri­dos.

La con­vo­ca­to­ria de la con­cen­tra­ción, jus­ti­fi­ca­da por «la ne­ce­si­dad de au­to­de­fen­der­se de la cri­mi­na­li­dad ex­tran­je­ra», era apo­ya­da por el par­ti­do na­cio­na­lis­ta, an­ti­eu­ro­peo y an­ti­ex­tran­je­ros Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), que has­ta ha­ce po­co se dis­tan­cia­ba es­tra­té­gi­ca­men­te de es­tos gru­pos neo­na­zis o xe­nó­fo­bos, pe­ro que a raíz de los úl­ti­mos su­ce­sos en Chem­nitz in­clu­so ha con­vo­ca­do pa­ra ma­ña­na sá­ba­do una mar­cha con­jun­ta con el mo­vi­mien­to «Pa­trio­tas con­tra la Is­la­mi­za­ción de Oc­ci­den­te» (Pe­gi­da).

«Des­le­gi­ti­mar las pro­tes­tas de la gen­te in­dig­na­da no les lle­va­rá a na­da», acu­sa­ba in­di­rec­ta­men­te a Mer­kel el pre­si­den­te de AfD, Ale­xan­der Gau­land, que des­de Ber­lín de­fen­día que «en Chem­nitz no ha ha­bi­do ata­ques, lo que ha ha­bi­do es de­fen­sa, y no hay na­da que cri­ti­car».

Ro­dea­dos por un den­so cor­dón for­ma­do por la Po­li­cía de Sa­jo­nia y los re­fuer­zos en­via­dos por la Po­li­cía fe­de­ral, se les im­pe­día ano­che a los al­re­de­dor de 6.000 ma­ni­fes­tan­tes de Chem­nitz ac­ce­der al re­cin­to don­de se ce­le­bra­ba la se­sión de «Bur­ger dia­log» (Diá­lo­go Ciu­da­dano), a la que el pre­si­den­te de Sa­jo­nia, Michael Kretsch­mer, y la al­cal­de­sa de Chem­nitz, Bar­ba­ra Lud­wig, acu­die­ron a res­pon­der a ciu­da­da­nos bas­tan­te in­dig­na­dos. «Pue­do ase­gu­rar que los res­pon­sa­bles de ese ase­si­na­to y de cual­quier otro cri­men se­rán per­se­gui­dos y cas­ti­ga­dos. Pue­do ase­gu­rar que to­das las per­so­nas que ha­yan ex­hi­bi­do sig­nos na­zis o ha­yan co­me­ti­do de­li­tos de apo­lo­gía na­zi se­rán san­cio­na­dos se­gún la ley. Y tam­bién pue­do ase­gu­rar que no voy a per­mi­tir que es­ta ciu­dad sea por com­ple­to de­mo­ni­za­da. Aquí vi­ven mu­chas per­so­nas de bien a las que no les gus­ta lo que es­tá pa­san­do en las ca­lles y no pue­den ser to­dos me­ti­dos en el mis­mo sa­co», de­cía Kretsch­mer a su en­tra­da al re­cin­to.

No a la «co­rrec­ción po­lí­ti­ca»

«¿Por qué no nos de­jan a no­so­tros en­trar? Te­ne­mos va­rias pre­gun­tas…», iro­ni­za­ba des­de la ma­ni­fes­ta­ción Ben­ja­min Jahn Zs­choc­ke, por­ta­voz de Pro Chem­nitz, ri­di­cu­li­zan­do el for­ma­to «Bur­ger Dia­log», en el que unos 25 ciu­da­da­nos se­lec­cio­na­dos pre­via­men­te con­ver­san con los po­lí­ti­cos. «Lo úni­co

Áni­mos cal­dea­dos

«¿Qué de­be­mos ha­cer en ca­sos co­mo el de es­te ase­si­na­to?», pre­gun­tan los ve­ci­nos

que que­re­mos es que se vea el pro­ble­ma de la in­mi­gra­ción y del asi­lo de for­ma crí­ti­ca, pe­ga­da a la reali­dad, en lu­gar de que­dar­se en la co­rrec­ción po­lí­ti­ca», reivin­di­ca­ba. A ese re­du­ci­do gru­po de ele­gi­dos, da­da la de­man­da, se ha­bían su­ma­do des­pués otras 500 per­so­nas que tam­bién desea­ban to­mar la pa­la­bra. «¿Qué de­be­mos ha­cer los ciu­da­da­nos en ca­sos co­mo el de es­te ase­si­na­to?», «¿có­mo ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad en nues­tras ciu­da­des?», fue­ron al­gu­nas pren­gun­tas.

«En una vi­si­ta a una guar­de­ría he es­cu­cha­do al­go muy tris­te. Una mu­jer chi­na que vi­ve en Chem­nitz des­de ha­ce seis años, que tra­ba­ja y pa­ga sus im­pues­tos, que ha te­ni­do aquí a su hi­jo, me con­tó que ayer al vol­ver a ca­sa, en la ca­lle, al­guien le arro­jó un cu­bo de agua des­de la ven­ta­na y le gri­tó “¡ve­te a tu ca­sa!”. Mi pri­mer pen­sa­mien­to fue que de­bió acu­dir a la Po­li­cía, pe­ro no, so­mos no­so­tros, to­da la so­cie­dad ci­vil, quie­nes de­be­mos trans­mi­tir que quie­nes ha­cen eso o sa­lu­dan con el sa­lu­do hitle­riano son los que no tie­nen lu­gar en nues­tras ca­lles», re­la­tó Kretsch­mer a los asis­ten­tes.

Al­gu­nos pre­gun­ta­ban o re­fle­xio­na­ron en voz al­ta so­bre la di­fi­cul­tad de afron­tar la in­te­gra­ción de ex­tran­je­ros mu­sul­ma­nes que lle­gan a Ale­ma­nia. «No quie­ro vi­vir en un país al que nin­gún ex­tran­je­ro quie­ra ir por­que sien­te mie­do», de­cía un jo­ven con una ca­mi­se­ta de Die To­ten Ho­sen, el gru­po que en­ca­be­za­rá el lu­nes un gran con­cier­to rock con­tra la vio­len­cia en Chem­nitz.

Ayer mis­mo, en Ber­lín, el ex­po­lí­ti­co so­cial­de­mó­cra­ta Thi­lo Sa­rra­zin pre­sen­ta­ba su nue­vo li­bro, que sin du­da echa­rá mu­cha le­ña a es­te fue­go. Ba­jo el tí­tu­lo «To­ma de po­der hos­til. Có­mo el is­lam obs­ta­cu­li­za el pro­gre­so y ame­na­za a la so­cie­dad», ad­vier­te de que el au­ge de­mo­grá­fi­co de los mu­sul­ma­nes en Ale­ma­nia, que tie­nen mu­chos más hi­jos de me­dia, los lle­va­rá a ser ma­yo­ría en so­lo dos ge­ne­ra­cio­nes. Sa­rra­zin des­cri­be el is­lam co­mo una re­li­gión «atra­sa­da», que ge­ne­ra que ape­nas ha­ya in­te­gra­ción y un co­no­ci­mien­to ade­cua­do del ale­mán. Las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes de mu­sul­ma­nes ten­drán de me­dia una edu­ca­ción más po­bre, po­co éxi­to eco­nó­mi­co y ha­brá un au­men­to de la de­lin­cuen­cia, aler­ta. Ade­más, no es­tán muy abier­tos a la de­mo­cra­cia y a la igual­dad, agre­ga. La «alteridad cul­tu­ral de co­lor re­li­gio­so de la ma­yo­ría de los mu­sul­ma­nes», afir­ma Sa­rra­zin, y sus cre­cien­tes ta­sas de na­ta­li­dad po­nen en pe­li­gro la so­cie­dad abier­ta, la de­mo­cra­cia y la pros­pe­ri­dad.

REUTERS

Ma­ni­fes­ta­ción ayer con­tra los ex­tran­je­ros en la ciu­dad de Chem­nitz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.