El éxo­do ve­ne­zo­lano, fi­lón pa­ra las ma­fias de trá­fi­co hu­mano

Cien­tos de mu­je­res y ni­ños que hu­yen de Ve­ne­zue­la se han con­ver­ti­do en víc­ti­mas de ex­plo­ta­ción se­xual y la­bo­ral en los paí­ses don­de bus­can asi­lo

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - SU­SA­NA GA­VI­ÑA

«¡ Res­ca­ta­das!». Así co­men­za­ba la se­ma­na pa­sa­da la in­for­ma­ción de un me­dio pe­ruano so­bre la re­da­da po­li­cial que ha­bía per­mi­ti­do li­be­rar a die­ci­ocho mu­je­res ve­ne­zo­la­nas y una pe­rua­na de una pre­sun­ta or­ga­ni­za­ción de trá­fi­co de mu­je­res. To­das ellas se en­con­tra­ban en un lo­cal, co­no­ci­do co­mo «Al Fon­do Hay Si­tio», ubi­ca­do en el bal­nea­rio de Zo­rri­tos de Tum­bes, lo­ca­li­dad si­tua­da jun­to a la fron­te­ra con Ecua­dor, a la que en las úl­ti­mas se­ma­nas han lle­ga­do mi­les de ve­ne­zo­la­nos hu­yen­do de la cri­sis po­lí­ti­ca y hu­ma­ni­ta­ria que su­fre su país. Se­gún el me­dio pe­ruano, «las mu­je­res res­ca­ta­das ca­ye­ron en ma­nos de una pre­sun­ta ma­fia y se con­vir­tie­ron en víc­ti­mas de tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción la­bo­ral y se­xual».

Por des­gra­cia, es­te no es un ca­so ais­la­do, ni Pe­rú el úni­co país don­de se pro­du­cen es­te ti­po de ca­sos –en ju­lio fue­ron de­te­ni­das die­ci­ocho per­so­nas en la ciu­da­da co­lom­bia­na de Car­ta­ge­na acu­sa­das de re­clu­tar y ven­der a 250 mu­je­res y ado­les­cen­tes pa­ra su ex­plo­ta­ción se­xual–. El éxo­do ma­si­vo de ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos de los úl­ti­mos años –1,6 mi­llo­nes aban­do­na­ron el país en los úl­ti­mos dos años– hu­yen­do de la mi­se­ria eco­nó­mi­ca les ha em­pu­ja­do a caer en la más vil mi­se­ria hu­ma­na.

Así lo han de­nun­cia­do va­rias or­ga­ni­za­cio­nes en las úl­ti­mas se­ma­nas, co­mo el think tank Fun­da­ción Ideas pa­ra la Paz (FIP) de Co­lom­bia, que en su úl­ti­mo in­for­me, pu­bli­ca­do es­te miér­co­les, se re­fie­re a la vul­ne­ra­bi­li­dad en la que se en­cuen­tran las po­bla­cio­nes que ha­bi­tan en las fron­te­ras, don­de exis­ten múl­ti­ples eco­no­mías ile­ga­les «que van más allá del nar­co­trá­fi­co, co­mo la mi­ne­ría ile­gal, el trá­fi­co de ga­so­li­na, el con­tra­ba­jan­do, la tra­ta de per­so­nas, la ex­plo­ta­ción se­xual y el trá­fi­co de inmigrantes».

En un país, Co­lom­bia, don­de es­tá muy re­cien­te la fir­ma de los acuer­dos de paz con la gue­rri­lla de las FARC y en la ac­tua­li­dad se es­tá en con­ver­sa­cio­nes con el ELN, y don­de aún que­dan gru­pos ar­ma­dos di­si­den­tes, el in­for­me aler­ta so­bre el ries­go al que se en­frentn los inmigrantes ve­ne­zo­la­nos de «ser re­clu­ta­dos» por es­tos gru­pos y de su in­cor­po­ra­ción «co­mo mano de obra de di­fe­ren­tes eco­no­mías ile­ga­les». Tam­bién avi­sa so­bre el ma­yor ries­go pa­ra las mu­je­res ve­ne­zo­la­nas de ser víc­ti­mas «de ex­plo­ta­ción se­xual y de fe­mi­ni­ci­dios», co­mo con­se­cuen­cia de «su vin­cu­la­ción al tra­ba­jo se­xual y eco­no­mías ile­ga­les».

Po­co con­trol

«En las zo­nas fron­te­ri­zas, el es­ta­do co­lom­biano tie­ne muy po­co con­trol», de­cla­ró Juan Car­los Gar­zón, pre­si­den­te de FIP, a Reuters. «Pa­ra los emi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos la si­tua­ción es muy com­pli­ca­da por­que se en­fren­tan a gru­pos ile­ga­les que se apro­ve­chan de su vul­ne­ra­bi­li­dad. He­mos es­cu­cha­do tes­ti­mo­nios so­bre ex­plo­ta­ción se­xual y trá­fi­co de mu­je­res». Por su par­te, Omar Ochoa, un al­to car­go de la lo­ca­li­dad de Bu­ca­ra­man­ga, en el nor­te de Co­lom­bia, ex­pre­só su preo­cu­pa­ción an­te los ca­sos de pros­ti­tu­ción y ex­plo­ta­ción se­xual de ni­ñas que han via­ja­do a pie 200 ki­ló­me­tros des­de la fron­te­ra.

El do­cu­men­to rea­li­za­do por la FIP co­rro­bo­ra una ten­den­cia que ya de­nun­ció el mes pa­sa­do el Ob­ser­va­to­rio de Mu­je­res y Equi­dad de Gé­ne­ro de la Se­cre­ta­ria de la Mu­jer de Bo­go­tá.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por es­te or­ga­nis­mo, y del que se hi­zo eco el se­ma­na­rio «El Tiem­po», el 35,7% de las mu­je­res que ejer­cen la pros­ti­tu­ción en esa ciu­dad son ex­tran­je­ras, de las que el 99,8% son de ori­gen ve­ne­zo­lano. Du­ran­te las en­cues­tas, las ve­ne­zo­la­nas co­men­ta­ron a los in­ves­ti­ga­do­res que ejer­cían la pros­ti­tu­ción an­te la fal­ta de otras sa­li­das, a pe­sar de que el 33,1% de las con­sul­ta­das tie­ne una edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria. A es­to se su­ma que la ma­yo­ría de ellas (el 84,5%) tie­nen fa­mi­lias que de­pen­den de es­tos in­gre­sos.

Las ONG re­co­no­cen una tris­te reali­dad: las fal­sas pro­me­sas. «Mu­chas ma­dres es­tán preo­cu­pa­das de que sus hi­jas acep­ten ofer­tas de tra­ba­jo y sean atra­pa­das en la pros­ti­tu­ción», ase­gu­ra Ma­rion Prats, de la ONG Tie­rra de Hom­bres. A la ex­plo­ta­ción se­xual se su­ma la la­bo­ral, que su­fren mi­les de me­no­res ve­ne­zo­la­nos obli­ga­dos, en­tre otras co­sas, «a men­di­gar en las ca­lles o se­má­fo­ros de ciu­da­des co­lom­bia­nas o a rea­li­zar tra­ba­jos do­més­ti­cos». La Agen­cia pa­ra la pro­tec­ción de la In­fan­cia iden­ti­fi­có a 350 me­no­res ve­ne­zo­la­nos víc­ti­mas del tra­ba­jo in­fan­til en Co­lom­bia en­tre mar­zo y ju­nio de es­te año.

Tra­ba­jo in­fan­til

La Agen­cia pa­ra la Pro­tec­ción de la In­fan­cia en Co­lom­bia ha iden­ti­fi­ca­do en los úl­ti­mos me­ses a 350 me­no­res ve­ne­zo­la­nos víc­ti­mas del tra­ba­jo in­fan­til

EFE

Una mu­jer ve­ne­zo­la­na y su hi­jo, en la fron­te­ra de Ecua­dor

EFE

La Po­li­cía pe­rua­na res­ca­tó la se­ma­na pa­sa­da a die­ci­ocho ve­ne­zo­la­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.