MAL­DI­TO VE­RANO

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - JO­SÉ MA­RÍA DE AREILZA

El ve­rano del pre­si­den­te Trump no ha si­do bueno, por mu­chas jor­na­das de golf y so­li­lo­quios tui­te­ros que ha­ya in­clui­do. Des­de su club de Nue­va Jer­sey ha vis­to con in­dig­na­ción có­mo se lo es­tro­pea­ba uno de sus co­la­bo­ra­do­res más estrechos, Michael Cohen, quien re­co­no­cía ha­ber co­me­ti­do en su nom­bre dos de­li­tos fe­de­ra­les so­bre fi­nan­cia­ción elec­to­ral. Du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial es­te abo­ga­do de con­fian­za com­pró el si­len­cio de dos mu­je­res con las que Trump su­pues­ta­men­te tu­vo re­la­cio­nes ex­tra­ma­ri­ta­les. Al igual que Trump no tie­ne fá­cil cla­si­fi­ca­ción en­tre los pre­si­den­tes an­te­rio­res, Cohen es un abo­ga­do sin­gu­lar, más cer­cano al mun­do des­cri­to en El Pa­drino o los So­prano que a los va­lo­res de la ri­ca jurisprudencia nor­te­ame­ri­ca­na. Al co­mien­zo del nue­vo cur­so el pre­si­den­te mal­di­ce a su con­se­je­ro, re­cri­mi­na al fis­cal ge­ne­ral por no ma­ni­pu­lar el sis­te­ma ju­di­cial, des­pi­de a su ase­sor ju­rí­di­co en la Ca­sa Blan­ca y avi­sa que los mer­ca­dos se hun­di­rían si fue­se so­me­ti­do a un jui­cio po­lí­ti­co por el le­gis­la­ti­vo. Tam­bién pro­cla­ma que la vio­len­cia se desata­ría si los de­mó­cra­tas ga­nan te­rreno en las elec­cio­nes de no­viem­bre.

Al mar­gen de es­tas con­sig­nas apo­ca­líp­ti­cas, el tra­ba­jo mi­nu­cio­so del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller pro­gre­sa, en bus­ca de acla­rar la re­la­ción del en­ton­ces can­di­da­to pre­si­den­cial con los in­tere­ses ru­sos. Mue­ller apro­ve­cha­rá que Cohen quie­re re­du­cir su tiem­po en pri­sión con­tan­do más de­ta­lles de su lar­ga aso­cia­ción con Trump. El otro gi­ro que po­dría ha­cer me­lla en es­ta pre­si­den­cia con­vul­sa no es el di­fí­cil im­peach­ment o des­ti­tu­ción sino la pe­lea in­ter­na en el par­ti­do re­pu­bli­cano. Los he­re­de­ros de Lin­coln atra­vie­san unos días de tre­gua en los que des­pi­den a McCain. La fi­gu­ra de Trump em­pe­que­ñe­ce al com­pa­rar­lo con es­te re­pre­sen­tan­te se­ñe­ro de una iden­ti­dad res­pe­ta­ble y con­ser­va­do­ra, en las an­tí­po­das de la olea­da po­pu­lis­ta y re­vo­lu­cio­na­ria en­car­na­da por el pre­si­den­te. Si en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre los de­mó­cra­tas con­si­guen avan­ces sus­tan­ti­vos, Trump se en­ro­ca­ría aún más y los re­pu­bli­ca­nos mo­de­ra­dos re­sur­gi­rían co­mo con­tra­pe­so a su agi­ta­ción ul­tra­na­cio­na­lis­ta. La pre­gun­ta en­ton­ces se­ría si son ca­pa­ces de unir­se en una can­di­da­tu­ra al­ter­na­ti­va a la de Trump en la elec­ción pre­si­den­cial de 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.