La fie­bre del dó­lar po­ne con­tra las cuer­das al Go­bierno de Ma­cri ▶ El anun­cio de re­cu­rrir al FMI no tu­vo el efec­to desea­do y au­men­tó la com­pra de la di­vi­sas

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - CAR­MEN DE CAR­LOS

La es­ca­la­da desor­bi­ta­da del dó­lar ha pues­to a Mau­ri­cio Ma­cri con­tra las cuer­das. El Go­bierno atra­vie­sa la peor cri­sis de su bre­ve his­to­ria y los mer­ca­dos exi­gen cam­bios in­me­dia­tos. El pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na, rea­cio a mo­di­fi­ca­cio­nes, ana­li­za una re­for­ma de ca­la­do en su Ga­bi­ne­te, pe­ro el to­da­vía to­do­po­de­ro­so Mar­cos Peña des­car­tó cual­quier true­que o ba­ja de mi­nis­tros.

El anun­cio del pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na de la vís­pe­ra de re­cu­rrir a otro tra­mo del prés­ta­mo del FMI tu­vo el efec­to con­tra­rio al desea­do. En lu­gar de se­re­nar la avi­dez de com­pra de dó­la­res, los avi­vó. La gen­te se echó a la ca­lle a ad­qui­rir­los y el mer­ca­do ma­yo­ris­ta se man­tu­vo en su ob­se­si­va ca­rre­ra de com­pra. Cuan­to más subía la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se, más de­man­da se re­gis­tra­ba, un fe­nó­meno con­tra­rio al que su­ce­de con otros va­lo­res o pro­duc­tos en Ar­gen­ti­na y el res­to del mun­do.

Una ges­tión cues­tio­na­da

Ma­cri no lo­gró trans­mi­tir cer­ti­dum­bre y su es­cue­to co­mu­ni­ca­do de vol­ver a to­car la puer­ta del FMI pa­ra que le an­ti­ci­pe «pla­ta fres­ca» no en­con­tró so­li­da­ri­dad en­tre los su­yos. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, el pe­so ar­gen­tino es­tu­vo por de­ba­jo del uru­gua­yo. Luis Capu­to, ti­tu­lar del Ban­co Cen­tral, op­tó por su­bir las ta­sas de in­te­rés de re­fe­ren­cia del 45 al 60 por cien­to y au­men­tar el «en­ca­je» a los ban­cos. El en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria te­nía co­mo ob­je­ti­vo re­ti­rar pe­sos pa­ra fre­nar la de­man­da des­con­tro­la­da del «bi­lle­te ver­de». El ob­je­ti­vo lo cum­plió cuan­do la di­vi­sa to­co los 41 pe­sos.

El ex­mi­nis­tro Capu­to fue el ele­gi­do por Ma­cri pa­ra re­em­pla­zar a Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger al fren­te del Cen­tral, des­pués de la «co­rri­da cam­bia­ria» de ha­ce po­co más de cin­co me­ses. Lo que en­ton­ces pa­re­cía un cim­bro­na­zo pa­sa­je­ro evo­lu­cio­nó en una cri­sis que obli­gó al Eje­cu­ti­vo de Ma­cri a vol­ver al FMI. El res­pal­do del Fon­do pa­re­ció cal­mar las aguas de la re­vuel­ta fi­nan­cie­ra pe­ro el tiem­po de­mos­tró que no era así aun­que Ar­gen­ti­na se ale­jó –y es­tá le­jos– de una po­si­ble ame­na­za de sus­pen­sión de pa­gos. El país si­guió cum­plien­do con sus com­pro­mi­sos y con los pa­gos, a in­tere­ses de has­ta el 40 por cien­to, de las Le­bac, las Le­tras del Ban­co Cen­tral «ma­de in Stur­ze­neg­ger», que tie­nen aco­rra­la­do al Eje­cu­ti­vo ar­gen­tino con sus ven­ci­mien­tos.

En pleno ata­que de ner­vios ca­lle­je­ro, Mar­cos Peña, mano de­re­cha de Ma­cri y fu­si­ble obli­ga­do pa­ra los mer­ca­dos y bue­na par­te de los so­cios de Cam­bie­mos (coa­li­ción de Go­bierno), da­ba la ca­ra en el Con­se­jo de las Amé­ri­cas. Ar­gen­ti­na, di­jo, «es un bar­co con múl­ti­ples ave­rías, pe­ro las es­ta­mos re­sol­vien­do. No va­mos a go­ber­nar ne­gan­do la reali­dad», re­co­no­ció.

Las fie­bre por el dó­lar se en­tien­de por la des­con­fian­za a un Go­bierno que re­cha­za cam­biar el rum­bo fren­te a una tor­men­ta pro­vo­ca­da por una com­bi­na­ción de erro­res pro­pios y otros he­re­da­dos de la ges­tión an­te­rior, tras do­ce años de po­pu­lis­mo sal­va­je.La de­va­lua­ción del pe­so de es­te mes fue del 22,8 por cien­to y en lo que va de año su­peró el 80 por cien­to. El FMI le fa­ci­li­ta­rá al Go­bierno de Ma­cri 21.000 mi­llo­nes de dó­la­res an­tes de di­ciem­bre y 29.000 pa­ra 2019, úl­ti­mo año de su man­da­to.

AFP

El Ban­co Cen­tral de Ar­gen­ti­na au­men­tó los ti­pos de in­te­rés del 45 al 60 por cien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.