El gui­ño fis­cal de Sán­chez a Po­de­mos so­lo re­cau­da­rá 400 mi­llo­nes de eu­ros

▶Los se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes del PDECat se opo­nen a una ma­yor pre­sión im­po­si­ti­va y di­fi­cul­tan al Eje­cu­ti­vo del PSOE la apro­ba­ción de sus cuen­tas

ABC (Castilla y León) - - ECONOMÍA - MONCHO VELOSO MADRID

El Go­bierno de Pe­dro Sán­chez em­pe­zó a ne­go­ciar el apo­yo de Po­de­mos a sus Pre­su­pues­tos pa­ra 2019 con­ce­dien­do a la for­ma­ción mo­ra­da más gas­to pú­bli­co en for­ma de re­ver­sión de re­cor­tes en ser­vi­cios so­cia­les. Aho­ra, cuan­do to­ca dis­cu­tir có­mo se pa­ga­rá esa fac­tu­ra, los so­cia­lis­tas ha­cen un nue­vo gui­ño ideo­ló­gi­co al par­ti­do di­ri­gi­do por Pa­blo Igle­sias pa­ra lo­grar su res­pal­do. El Eje­cu­ti­vo con­fir­mó ayer que es­tu­dia ele­var el IRPF a las ren­tas su­pe­rio­res a los 150.000 eu­ros, me­di­da con la que re­cau­da­ría 400 mi­llo­nes de eu­ros.

Ese im­por­te ape­nas cu­bre, por ejem­plo, la eli­mi­na­ción del co­pa­go far­ma­céu­ti­co, me­di­da que ne­go­cian Ha­cien­da y Po­de­mos y que ele­va­ría el gas­to en­tre 450 y 500 mi­llo­nes. Mu­cho me­nos cu­bre el au­men­to de la fac­tu­ra en pen­sio­nes de­ri­va­da, pri­me­ro, del acuer­do en­tre PP y PNV, que ya la ha ele­va­do en 1.800 mi­llo­nes anua­les, cos­te que se con­so­li­da­rá año a año. A ello ha­brá que su­mar la po­si­ble com­pen­sa­ción que el Go­bierno del PSOE abo­na­rá a los pen­sio­nis­tas si el IPC sube al fi­nal más de lo pre­vis­to.

El plan so­cia­lis­ta pa­ra su­fra­gar ese ma­yor gas­to pa­sa por ele­var la pre­sión fis­cal a las em­pre­sas y, aho­ra tam­bién, a las ren­tas al­tas. «Es­te Go­bierno no va a su­bir los im­pues­tos a la cla­se me­dia y tra­ba­ja­do­ra y en eso nos man­te­ne­mos, pa­ra no­so­tros es una lí­nea ro­ja», acla­ró ayer la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, so­bre las ne­go­cia­cio­nes que man­tie­ne con Po­de­mos so­bre las cuen­tas pa­ra el pró­xi­mo año. «Es­te Go­bierno bus­ca la jus­ti­cia so­cial, y eso im­pli­ca jus­ti­cia fis­cal», di­jo des­de Co­lom­bia el pro­pio Sán­chez, cu­yas me­di­das fis­ca­les no in­clu­yen sin em­bar­go ni un ges­to ha­cia esas cla­ses me­dias.

La pre­ten­sión ini­cial de la for­ma­ción mo­ra­da, y así lo plan­teó en las ne­go­cia­cio­nes, era ele­var la fis­ca­li­dad a quie­nes ga­nan más de 60.000 eu­ros, al con­si­de­rar que son una mi­no­ría pri­vi­le­gia­da por ser 671.812 asa­la­ria­dos, el 3,75% de los de­cla­ran­tes. Sin em­bar­go, el Eje­cu­ti­vo se ne­gó en ro­tun­do. «Lo úni­co que el Go­bierno ha plan­tea­do en las reunio­nes ha si­do la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar, de ex­plo­rar, una subida a las ren­tas su­pe­rio­res a 150.000 eu­ros, que evi­den­te­men­te no per­te­ne­cen ni a las cla­ses me­dias ni a las tra­ba­ja­do­ras», ex­pli­có la mi­nis­tra.

El PSOE ya plan­teó des­de la opo­si­ción ele­var en cua­tro pun­tos, del 22,5%

Aho­rro Po­de­mos exi­ge tam­bién ele­var la fis­ca­li­dad del aho­rro a ba­ses del aho­rro de más de 50.000 eu­ros

al 26,5%, el tra­mo es­ta­tal del IRPF pa­ra esas ren­tas, que su­man­do el tra­mo au­to­nó­mi­co ha­ría que en al­gu­nas co­mu­ni­da­des la pre­sión al­can­za­se el 52%. Es­ta me­di­da afec­ta­ría, se­gún los da­tos de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria de 2016, a 91.408 de­cla­ran­tes, el 0,46% del to­tal. La aso­cia­ción de téc­ni­cos de Ha­cien­da (Gest­ha) cal­cu­la que con ello el Es­ta­do ele­va­ría su re­cau­da­ción en 400 mi­llo­nes, de for­ma que ca­da uno de esos asa­la­ria­dos apor­ta­ría una me­dia de 4.400 eu­ros al año más.

Ne­go­cia­cio­nes abier­tas

Es­tá por ver si Po­de­mos ce­de an­te la po­si­ción de Ha­cien­da. Eso sí, los po­pu­lis­tas re­cla­man tam­bién al Eje­cu­ti­vo que ele­ve la pre­sión fis­cal a lo que lla­ma las gran­des for­tu­nas, lo que pa­sa­ría por in­cre­men­tar el ti­po del aho­rro a los con­tri­bu­yen­tes que ob­tie­nen más de 50.000 eu­ros de ba­se del aho­rro y unas ren­tas to­ta­les su­pe­rio­res a 150.000 eu­ros. Es­to afec­ta­ría a 86.198 per­so­nas, a las que les su­pon­dría un re­car­go de 17.300 eu­ros al año. Con es­to la re­cau­da­ción del Es­ta­do au­men­ta­ría en unos 1.500 mi­llo­nes de eu­ros.

Los con­tac­tos en­tre Go­bierno y Po­de­mos se es­tán pro­du­cien­do, se­gún va­lo­ró ayer Mon­te­ro, «de for­ma in­ten­sa y sa­tis­fac­to­ria» y, di­jo, ya «se es­tán pro­du­cien­do avan­ces». El pro­ble­ma es que, pe­se a que el res­pal­do de los 67 dipu­tados de Po­de­mos es fun­da­men­tal, no son su­fi­cien­tes pa­ra que el Eje­cu­ti­vo sa­que ade­lan­te en el Con­gre­so su nue­va sen­da fis­cal, pa­so pre­vio pa­ra el di­se­ño y apro­ba­ción de unos Pre­su­pues­tos que per­mi­tan al PSOE, que go­bier­na con so­lo 84 es­ca­ños, ago­tar la le­gis­la­tu­ra sin ver­se obli­ga­do a con­vo­car elec­cio­nes de for­ma an­ti­ci­pa­da.

Y aun­que Sán­chez se ha mos­tra­do con­fia­do en pre­sen­tar es­te no­viem­bre su pro­yec­to de Pre­su­pues­tos, no lo va a te­ner na­da fá­cil. A la opo­si­ción del PP y Ciu­da­da­nos, se su­ma la de los in­de­pen­tis­tas ca­ta­la­nes del PDECat, que avi­sa­ron ayer al Eje­cu­ti­vo de que se opo­nen a la me­di­da no so­lo por con­si­de­rar­la sim­bó­li­ca, sino por­que creen que es más efec­ti­vo per­se­guir el frau­de fis­cal. Más aún, el por­ta­voz de es­te gru­po, Car­les Cam­pu­zano, ad­vir­tió a Sán­chez de que al­gu­nas me­di­das que ne­go­cian PSOE y Po­de­mos no gus­tan a su for­ma­ción, y de­nun­ció que, pe­se a que su apo­yo es cla­ve, no ha­ya in­ter­lo­cu­ción con Ha­cien­da.

AN­GEL DE AN­TO­NIO

Pa­blo Igle­sias y Pe­dro Sán­chez, en una ima­gen de ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.