Mon­te­ro nie­ga «en­chu­fis­mo» en las em­pre­sas pú­bli­cas

ABC (Castilla y León) - - ECONOMÍA - M. V. MADRID

La olea­da de nom­bra­mien­tos de per­so­nas vin­cu­la­das al PSOE co­mo al­tos car­gos en al­gu­nas de las prin­ci­pa­les em­pre­sas pú­bli­cas fue so­me­ti­da ayer al es­cru­ti­nio del Con­gre­so de los Dipu­tados des­pués de que PP y Ciu­da­da­nos acu­sa­sen al Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez de «en­chu­fis­mo». «En to­dos es­tos nom­bra­mien­tos no hay ca­sos de en­chu­fe de fa­mi­lia­res, de co­rrup­ción o de irre­gu­la­ri­da­des», res­pon­dió la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, de­fen­dien­do que las per­so­nas ele­gi­das pa­ra esos car­gos «son idó­neas y en nin­gún mo­men­to se ha di­cho que lo sean por afi­ni­dad po­lí­ti­ca al PSOE».

Más de una vein­te­na de miem­bros de la eje­cu­ti­va del PSOE, ca­si la mi­tad de ese ór­gano, ha si­do co­lo­ca­da en pues­tos de re­le­van­cia en di­fe­ren­tes ni­ve­les de la Ad­mi­nis­tra­ción tras la lle­ga­da de Sán­chez a La Mon­cloa. «Pa­re­ce ser el ma­yor ca­so de cap­ta­ción del po­der pú­bli­co por un par­ti­do en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la», de­nun­ció ayer el dipu­tado por el PP Jaime de Olano. Las em­pre­sas pú­bli­cas, cri­ti­có el dipu­tado de Ciu­da­da­nos Fran­cis­co de la To­rre, «no es­tán di­ri­gi­das por las per­so­nas más ca­pa­ci­ta­das».

En con­cre­to, la co­mi­sión exi­gió ayer ex­pli­ca­cio­nes a Mon­te­ro por los nom­bra­mien­tos de los pre­si­den­tes de la SEPI, Vi­cen­te Fer­nán­dez; de Co­rreos, Juan Manuel Se­rrano; de Enu­sa, Jo­sé Vi­cen­te Ber­lan­ga; de Ce­tar­sa, Juan An­drés To­bar; de Sae­ca, Ma­ría Luisa Fa­ne­ca; de Pa­ra­do­res Na­cio­na­les, Ós­car Ló­pez, y de Seac­sa, Iván García.

AR­GU­MEN­TO «Se han ele­gi­do por cu­rrí­cu­lum, con­fian­za del ac­cio­nis­ta y per­fil»

Los dipu­tados del PP y Ciu­da­da­nos, que se que­da­ron so­los en su crí­ti­ca pues na­cio­na­lis­tas vas­cos y ca­ta­la­nes vie­ron co­mo al­go nor­mal que un nue­vo Go­bierno cam­bie a al­tos car­gos, de­nun­cia­ron la fal­ta de ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to de las per­so­nas ele­gi­das pa­ra de­ter­mi­na­dos car­gos y la afi­ni­dad so­cia­lis­ta de al­gu­nos de ellos.

Mon­te­ro de­fen­dió que el Eje­cu­ti­vo, a su jui­cio, «ha se­lec­cio­na­do a los me­jo­res can­di­da­tos», des­ta­can­do de ellos sus «as­pec­tos cu­rri­cu­la­res, ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go, con­fian­za del ac­cio­nis­ta y per­fil ade­cua­do pa­ra lle­var a ca­bo las trans­for­ma­cio­nes ne­ce­sa­rias en es­tas em­pre­sas». Pe­ro ade­más, ale­gó que esas de­sig­na­cio­nes se han he­cho con­for­me a la pre­rro­ga­ti­va cons­ti­tu­cio­nal que tie­nen to­dos los go­bier­nos pa­ra de­sig­nar esos car­gos.

El Eje­cu­ti­vo, que ele­vó en un 57% la es­truc­tu­ra de al­tos car­gos en Pre­si­den­cia, ar­gu­men­ta ade­más que ese bai­le de nom­bres es ha­bi­tual en to­dos los paí­ses cuan­do el go­bierno cam­bia de co­lor, y que el PP tam­bién lo ha he­cho cuan­do ha go­ber­na­do.

IG­NA­CIO GIL

Ma­ría Je­sús Mon­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.