US­TED GA­NA DE­MA­SIA­DO

La con­clu­sión es ob­via: hay que qui­tár­se­lo, no se lo me­re­ce, me­jor lo ad­mi­nis­tra el po­der pú­bli­co

ABC (Castilla y León) - - ECONOMÍA - IG­NA­CIO MARCOGARDOQUI

No era di­fí­cil ima­gi­nar que, tras ne­ce­si­tar los vo­tos y el apo­yo de Po­de­mos, tras ha­ber de­ci­di­do que el Go­bierno se­ría bon­da­do­so y tras in­sis­tir en que su ac­ción se en­ca­mi­na­ba al con­ten­to po­pu­lar, nos iba a caer una fuer­te subida de im­pues­tos. Cla­ro que la re­cau­da­ción se si­túa en má­xi­mos his­tó­ri­cos y por su­pues­to que Bru­se­las nos ha con­ce­di­do un ma­yor mar­gen pa­ra en­cau­zar el dé­fi­cit, pe­ro na­da de eso es su­fi­cien­te pa­ra un go­bierno que quie­re aten­der to­das las de­man­das y pro­te­ger to­dos los de­re­chos. En agos­to, por ejem­plo, he­mos al­can­za­do un nue­vo ré­cord en el agu­je­ro de la Se­gu­ri­dad So­cial, pe­ro no se nos ha ol­vi­da­do ac­tua­li­zar las pen­sio­nes, pa­gar los atra­sos y su­bir las de viu­de­dad.

La dis­cu­sión es inú­til con quie­nes con­si­de­ran que to­dos los gas­tos so­cia­les son inalie­na­bles, irre­nun­cia­bles e in­su­fi­cien­tes. Y con quie­nes es­tán con­ven­ci­dos de que us­ted ga­na de­ma­sia­do di­ne­ro. La con­clu­sión es ob­via: hay que qui­tár­se­lo, no se lo me­re­ce, me­jor lo ad­mi­nis­tra el po­der pú­bli­co. Es­ta­ría bien un go­bierno que en vez de em­pe­ñar­se en que los ri­cos fue­ran me­nos ri­cos, se es­for­za­se en que los me­nos ri­cos fue­sen ca­da día más ri­cos. Pe­ro eso es «mu can­sao».

Tam­bién es­ta­rá bien un go­bierno que, an­tes de pe­dir más di­ne­ro pa­ra gas­tar, tra­ta­se de aho­rrar. Pe­ro eso es una ac­ti­tud muy mal vis­ta por los par­ti­dos que sus­ten­tan a los go­bier­nos que ne­ce­si­tan re­par­tir car­gos en­tre sus par­ti­da­rios, aún a cos­ta de im­po­ner car­gas a los de­más. ¿Eran ne­ce­sa­rios cua­tro mi­nis­te­rios más? ¿Eran im­pres­cin­di­bles to­dos los fun­cio­na­rios, ase­so­res y car­gos que los in­fes­tan?

Aho­ra se es­tu­dia su­bir el IRPF a los que ga­nen más de 150.000 eu­ros. La me­di­da no cau­sa­rá do­lor po­pu­lar, pues afec­ta a una ca­pa de la po­bla­ción, cuan­ti­ta­ti­va­men­te, po­co re­le­van­te. Se des­pre­cia el he­cho de que esa ca­pa de la po­bla­ción ga­na más que la me­dia, pe­ro tam­bién em­pu­ja el ca­rro so­cial más que la me­dia. El Go­bierno ha pues­to el fo­co en el gas­to –de eso sa­be un mon­tón–, y re­le­ga la ge­ne­ra­ción de ri­que­za y la crea­ción de em­pleo. No so­lo no ha apli­ca­do nin­gu­na me­di­da, ¿Le han oí­do al­gu­na idea al res­pec­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.