El pro­mo­tor del fa­lli­do sin­di­ca­to co­bra a mu­je­res por ini­ciar­las en la pros­ti­tu­ción

El Go­bierno fe­mi­nis­ta de Sán­chez se dis­cul­pa y re­vo­ca su aval a la Or­ga­ni­za­ción de Tra­ba­ja­do­ras Se­xua­les

ABC (Castilla y León) - - SOCIEDAD - ESTHER ARMORA/ JO­SE­FI­NA STEGMANN BAR­CE­LO­NA/MADRID

El ger­men de Otras, el que iba a ser el pri­mer sin­di­ca­to de pros­ti­tu­tas de Es­pa­ña se ins­pi­ra Apro­sex, una po­lé­mi­ca aso­cia­ción de Bar­ce­lo­na que pro­mue­ve ta­lle­res pa­ra ini­ciar­se en la pros­ti­tu­ción y por los que co­bran en­tre 60 y 90 eu­ros. En la ofer­ta de sus cur­sos afir­man que «ser pros­ti­tu­ta, has­ta aho­ra se apren­día a ba­se de te­ner ser­vi­cios e ins­truir­se so­bre la mar­cha, pe­ro ello oca­sio­na mu­chos sus­tos, dis­gus­tos, so­le­dad y en oca­sio­nes tris­te­za y ver­güen­za». La for­ma­ción, di­cen, «ha­rá de vo­so­tras, pro­fe­sio­na­les con ma­yor sa­bi­du­ría y se­gu­ri­dad», de­ta­llan en su pá­gi­na web de pre­sen­ta­ción. Apro­sex tam­bién co­bra a sus afi­lia­das 15 eu­ros men­sua­les con o sin cur­sos.

La pre­si­den­ta de es­ta aso­cia­ción es una co­no­ci­da es­cort bar­ce­lo­ne­sa, Con­cep­ción Borrell que iba a pre­si­dir la Or­ga­ni­za­ción de Tra­ba­ja­do­ras Se­xua­les (Otras), el sin­di­ca­to al que el Go­bierno dio luz ver­de en el BOE pu­bli­ca­do el pa­sa­do 4 de agos­to. En el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do, ella apa­re­ce co­mo pro­mo­to­ra del sin­di­ca­to jun­to a Joa­quín Pe­dro Do­nai­re, otro de los ges­to­res de la po­lé­mi­ca aso­cia­ción e im­pul­sor tam­bién del sin­di­ca­to.

«Un dis­gus­to gor­do»

En el pro­pio BOE se jus­ti­fi­có la cons­ti­tu­ción de es­ta or­ga­ni­za­ción, «al com­pro­bar­se que reunía los re­qui­si­tos pre­vis­tos en la Ley Or­gá­ni­ca 11/1985, de 2 de agos­to, de Li­ber­tad Sin­di­cal, y el Real De­cre­to 416/2015, de 29 de ma­yo, so­bre de­pó­si­to de es­ta­tu­tos de las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y em­pre­sa­ria­les».

Si bien la re­so­lu­ción de la cons­ti­tu­ción del po­lé­mi­co sin­di­ca­to lle­va ca­si un mes pu­bli­ca­da en el dia­rio ofi­cial, na­da se su­po has­ta ayer, cuan­do sal­ta­ron las alar­mas an­te lo que pa­re­cía un in­só­li­to cam­bio de rum­bo de una de las lí­neas maes­tras del go­bier- no de Pe­dro Sán­chez, que des­de que asu­mie­ra el car­go ha exal­ta­do has­ta la ex­te­nua­ción el ca­rác­ter fe­mi­nis­ta y de de­fen­sa de la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres del go­bierno y que, ade­más, in­clu­ye la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en to­das las me­di­das que anun­cia, des­de las pen­sio­nes, pa­san­do por la le­gis­la­ción la­bo­ral has­ta lle­gar, in­clu­so, a los tras­plan­tes.

En una su­ce­sión de po­cas ho­ras, la mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Mag­da­le­na Va­le­rio, ase­gu­ra­ba pa­ra ex­pli­car de al­gu­na for­ma la preo­cu­pan­te «sa­li­da

Des­de An­da­lu­cía Su­sa­na Díaz fue la pri­me­ra en exi­gir al Go­bierno que re­ti­ra­ra un «in­ten­to por le­ga­li­zar la pros­ti­tu­ción»

de tono» del Go­bierno que le ha­bían «co­la­do un gol», que «lo des­co­no­cía por com­ple­to», y que lo su­ce­di­do era uno de los dis­gus­tos «más gor­dos» que ha­bía «pi­lla­do» a lo lar­go de su vi­da pro­fe­sio­nal y po­lí­ti­ca. Y eso que lle­va «un cier­to ro­da­je», acla­ra­ba.

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez no tar­dó en po­ner pa­ños de agua fría al «gol» y ade­más de re­cor­dar en su cuen­ta de Twit­ter que su go­bierno es «fe­mi­nis­ta, par­ti­da­rio de la abo­li­ción de la pros­ti­tu­ción», ad­jun­tó un co­mu­ni­ca­do del Mi­nis­te­rio

Lo que di­ga la mi­nis­tra La mi­nis­tra de Igual­dad, Car­men Cal­vo, se li­mi­tó a de­cir que las pa­la­bras de Va­le­rio eran las su­yas

de Tra­ba­jo que anun­cia­ba que ya se ha­bía ini­cia­do el trá­mi­te de im­pug­na­ción del po­lé­mi­co sin­di­ca­to.

«El Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo ha ini­cia­do el trá­mi­te de im­pug­na­ción de los es­ta­tu­tos de es­ta nue­va or­ga­ni­za­ción por cues­tio­nes de fon­do», in­for­ma­ban en el co­mu­ni­ca­do en el que ade­más se no­ti­fi­ca­ba que to­da la do­cu­men­ta­ción del ex­pe­dien­te de re­gis­tro se pu­so «en ma­nos de la Abo­ga­cía Ge­ne­ral del Es­ta­do pa­ra es­tu­diar la fór­mu­la de im­pug­na­ción». «La pros­ti­tu­ción no es le­gal en Es­pa­ña y es­te Go­bierno no pue­de ad­mi­tir que ba­jo el sub­ter­fu­gio de un “sin­di­ca­to” de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­res del se­xo se dé ca­bi­da a la pros­ti­tu­ción», con­cluían el tex­to.

El si­len­cio de Po­de­mos

Pe­ro si hu­bo de­cla­ra­cio­nes es­pe­ra­das tras los su­ce­di­do, eran las de la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno y mi­nis­tra de Igual­dad, Car­men Cal­vo. Pre­ci­sa­men­te, ayer com­pa­re­ció en el Con­gre­so pa­ra ex­pli­car la pues­ta en mar­cha de las me­di­das del Pac­to de Es­ta­do con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro. An­te una pre­gun­ta de la dipu­tada del PP, Mar­ta Gon­zá­lez so­bre el te­ma y mi­nu­tos an­tes de que aca­ba­ra la se­sión que se pro­lon­gó du­ran­te ca­si cua­tro ho­ras, Cal­vo se li­mi­tó a de­cir: «Las pa­la­bras de la mi­nis­tra de Tra­ba­jo y las del Go­bierno son mis pa­la­bras».

En los pa­si­llos del Con­gre­so, mi­nu­tos an­tes de que se die­ra co­mien­zo a la co­mi­sión, los pe­rio­dis­tas le pre­gun­ta­ron tam­bién a las dipu­tadas de Po­de­mos qué opi­na­ban so­bre el te­ma. Sor­pre­si­va­men­te, con­tes­ta­ron con eva­si­vas pe­ro tam­po­co se pro­nun­cia­ron en con­tra: «Nosotras so­mos par­ti­da­rias de que es­te de­ba­te se to­me con to­da la se­rie­dad, com­ple­ji­dad y pro­fun­di­dad con la que lle­va ha­cién­do­lo ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta», di­jo So­fía Cas­ta­ñón, dipu­tada de Uni­dos Po­de­mos.

«En­cu­brir la tra­ta»

Ade­más, ti­ra­ron la pe­lo­ta al te­ja­do del Go­bierno: «Es­ta­mos a la es­pe­ra de que nos dé ex­pli­ca­cio­nes la vi­ce­pre­si­den­ta de có­mo es es­to y cuá­les son las po­lí­ti­cas que pien­san lle­var a ca­bo en es­ta ma­te­ria que tie­ne que ver con las tra­ba­ja­do­res se­xua­les, con la pros­ti­tu­ción», aña­dió Cas­ta­ñón.

La llu­via de crí­ti­cas no se de­tu­vo y no so­lo vino de las or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas. La pri­me­ra pe­ti­ción de «pa­ra­li­za­ción» del sin­di­ca­to la hi­zo la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz, que pi­dió al Go­bierno «que ha­ga lo que ten­ga que ha­cer» pa­ra evi­tar la crea­ción del mis­mo, ya que en­tien­de que es «una ma­ne­ra des­ca­ra­da» de en­cu­brir la tra­ta de per­so­nas y la ex­plo­ta­ción se­xual de las mu­je­res.

Y el pro­pio sin­di­ca­to Otras no se qui­so que­dar atrás y til­dó de «ab­so­lu­ta lo­cu­ra» la de­ci­sión del Go­bierno «¿Qué es lo que tan­to le mo­les­ta a un go­bierno so­cia­lis­ta que fue crea­do por sin­di­ca­lis­tas? ¿Qué unas mu­je­res se pue­dan sin­di­car y obli­gar a su pa­tro­nal a que co­ti­ce por ellas? Nos pa­re­ce una ab­so­lu­ta lo­cu­ra lo que es­tá lle­van­do a ca­bo el PSOE», di­jo EP Con­cha Borrell.

La mi­nis­tra de Tra­ba­jo du­ran­te su com­pa­re­cen cia en el Con­gre­so

DE SAN BER­NAR­DO

La pros­ti­tu­ción es ile­gal en Es­pa­ña, por eso ha sor­pren­di­do que el Go­bierno die­ra su aval al sin­di­ca­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.