«No pue­den tra­tar­nos co­mo si fué­ra­mos tra­fi­can­tes de be­bés»

Exteriores di­ce que no re­gis­tra a los ni­ños su­bro­ga­dos por la «ma­la pra­xis» de las clí­ni­cas de Ucra­nia

ABC (Castilla y León) - - SOCIEDAD - ELE­NA CAL­VO MADRID

El Mi­nis­te­rio de Exteriores emi­tió ayer un co­mu­ni­ca­do pa­ra pro­nun­ciar­se so­bre la si­tua­ción que vi­ven las al­re­de­dor de trein­ta fa­mi­lias que lle­van se­ma­nas atra­pa­das en Kiev por­que no con­si­guen la na­cio­na­li­dad pa­ra sus hi­jos fru­to de la ges­ta­ción su­bro­ga­da. En la no­ta atri­bu­ye la ra­len­ti­za­ción del pro­ce­so a «po­si­bles ca­sos de ma­la pra­xis mé­di­ca aso­cia­da a los pro­ce­sos de re­pro­duc­ción asis­ti­da, así co­mo de ca­sos de po­si­ble trá­fi­co de me­no­res». Sin em­bar­go, el Mi­nis­te­rio con­fir­mó ayer a ABC que el co­mu­ni­ca­do res­pon­de a un avi­so que se re­ci­bió en la Em­ba­ja­da, pe­ro no pu­do con­fir­mar que ha­ya cons­tan­cia de que es­te ti­po de prác­ti­cas se lle­va­sen a ca­bo en al­gún mo­men­to por pa­re­jas es­pa­ño­las.

A las fa­mi­lias que es­pe­ran no­ti­cias des­de Ucra­nia, el co­mu­ni­ca­do les sen­tó «co­mo un ja­rro de agua fría», ex­pli­ca Cris­ti­na Álvarez, ma­dre de una ni­ña por ges­ta­ción su­bro­ga­da, que con­si­de­ra que los ar­gu­men­tos que uti­li­za Exteriores pa­ra jus­ti­fi­car la tar­dan­za en el pro­ce­so no son creí­bles. «No se sos­tie­nen. Aho­ra re­cu­lan y di­cen que hay un pro­ble­ma de trá­fi­co de ni­ños. No se pue­de de­cir eso a la li­ge­ra», afir­ma.

«Es la­men­ta­ble»

Pe­ro va más allá y cri­ti­ca lo que, a su jui­cio, da a en­ten­der la no­ta. «Lo que han he­cho es la­men­ta­ble, de una ba­je­za tre­men­da. Aler­tar así a nues­tras fa­mi­lias y de­cir­les que es­ta­mos tra­fi­can­do con ni­ños...», la­men­ta. Es­ta ma­dri­le­ña ex­pli­ca que el Mi­nis­te­rio, al ha­blar de un «po­si­ble trá­fi­co de me­no­res», ha­ce re­fe­ren­cia a un ca­so ocu­rri­do en 2010 en Ita­lia cuan­do, al pe­dir la prue­ba de ADN pa­ra com­pro­bar la re­la­ción bio­ló­gi­ca del ni­ño con el pa­dre, se de­mos­tró que es­ta era inexis­ten­te, de ma­ne­ra que el pro­ce­so se ha­bía rea­li­za­do de ma­ne­ra irre­gu­lar. «Son cons­cien­tes de que en Es­pa­ña nun­ca se ha pro­du­ci­do nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad. Y si tie­nen du­das que ha­gan co­mo has­ta aho­ra, que pi­dan la prue­ba de ADN», re­cla­ma.

Otro pa­dre que se en­cuen­tra es­tos días en la ca­pi­tal ucra­nia­na se que­ja tam­bién de que el Mi­nis­te­rio los re­la­cio­ne con ese ca­so con­cre­to. «Nos es­tán me­tien­do en el mis­mo sa­co. No pue­den tra­tar­nos co­mo si fué­ra­mos tra­fi­can­tes de be­bés o de­cir que he­mos te­ni­do ma­la pra­xis con la fe­cun­da­ción por­que unos ita­lia­nos sin es­crú­pu­los hi­cie­ran al­go mal», pro­tes­ta. Ase­gu­ra que to­dos los pro­ce­sos de las fa­mi­lias que es­tán ac­tual­men­te en Kiev son com­ple­ta­men­te re­gu­la­res.

En el co­mu­ni­ca­do, la Em­ba­ja­da se com­pro­me­te a aten­der a las trein­ta fa­mi­lias que se en­cuen­tran en es­te lim­bo le­gal «pa­ra in­for­mar­les so­bre la le­gis­la­ción vi­gen­te, las al­ter­na­ti­vas le­ga­les y pa­ra ayu­dar­les a bus­car la me­jor so­lu­ción po­si­ble». Exteriores con­fir­mó ayer que ya se es­tá aten­dien­do a las fa­mi­lias, aun­que re­co­no­ció que no pue­den dar una fe­cha so­bre el fin de la ges­tión por­que «ca­da ca­so se tra­ta de ma­ne­ra in­di­vi­dual, ana­li­zan­do to­da la in­for­ma­ción».

«Un la­va­do de ima­gen»

Cris­ti­na Álvarez ase­gu­ra que, prác­ti­ca­men­te al mis­mo tiem­po que el Mi­nis­te­rio emi­tía el co­mu­ni­ca­do, le die­ron fe­cha pa­ra una pri­me­ra ci­ta en el con­su­la­do, lo que en su opi­nión es «un la­va­do de ima­gen». Pe­ro es­te en­cuen­tro no ten­drá lu­gar has­ta el 13 de no­viem­bre, es de­cir, tres me­ses des­pués de que ate­rri­za­ra en la ca­pi­tal ucra­nia­na. Su ca­so no es el úni­co, pues más fa­mi­lias re­ci­bie­ron ayer la co­mu­ni­ca­ción: «Sé que a otros pa­dres tam­bién les han da­do ci­ta, pe­ro no es pa­ra dar­nos el pa­sa­por­te de los ni­ños, es pa­ra ver nues­tros ca­sos...». En­tre otras co­sas, el re­tra­so en los pla­zos le va a im­pe­dir que su hi­jo ma­yor, de nue­ve años y que se en­cuen­tra con ellos en Kiev, em­pie­ce el co­le­gio en sep­tiem­bre. Pe­ro no es lo úni­co que le preo­cu­pa, pues el pró­xi­mo 30 de oc­tu­bre es­ta fa­mi­lia cum­ple el pe­río­do de tiem­po má­xi­mo que pue­de es­tar en Ucra­nia, de ma­ne­ra que pa­sa­rán a ser ciu­da­da­nos irre­gu­la­res pa­ra el país. «No sa­be­mos qué pa­sa­rá ni có­mo va­mos a afron­tar­lo, nos de­ja de cu­brir in­clu­so nues­tro se­gu­ro mé­di­co pri­va­do», ex­pli­ca.

Lo que es­pe­ra­ban por par­te del Go­bierno, ase­gu­ra es­ta ma­dre, era una reunión con­jun­ta con to­das las fa­mi­lias en la que les ex­pli­ca­ran có­mo pen­sa­ban afron­tar la si­tua­ción y les ofre­cie­ran so­lu­cio­nes. Pe­ro el co­mu­ni­ca­do re­sul­tó ser to­do lo con­tra­rio a lo que an­sia­ban: «Di­cen que nos van a ayu­dar, y es­tá cla­ro que nos van a ayu­dar a mo­rir».

Ca­so a ca­so Exteriores di­ce que ya se es­tán dan­do ci­tas y que ana­li­za­rá de for­ma in­di­vi­dual ca­da si­tua­ción

ABC

Cris­ti­na Álvarez y su ma­ri­do, con otra pa­re­ja y sus hi­jos en Kiev

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.