BRU­SE­LAS SÍ SA­BE ECHAR CUEN­TAS

Cal­vi­ño tie­ne que afron­tar el tra­ba­jo im­po­si­ble de con­ten­tar a los com­pa­ñe­ros de via­je del Go­bierno –in­de­pen­den­tis­tas y to­dos los sec­to­res an­ti­sis­te­ma– y a sus an­ti­guos co­le­gas de Bru­se­las

ABC (Castilla y León) - - EDITORIALES -

EN ma­nos de Po­de­mos, que lle­gó a mar­car te­rri­to­rio y es­tam­par su se­llo en el bo­rra­dor de los Pre­su­pues­tos re­dac­ta­do e im­pre­so en La Mon­cloa, el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez ha plan­tea­do a la Co­mi­sión Eu­ro­pea unas cuen­tas im­preg­na­das de ideo­lo­gía, las­tra­das por el po­si­bi­lis­mo y cua­ja­das de tram­pas, tan evi­den­tes que Bru­se­las no ha tar­da­do en de­tec­tar­las. A la mi­nis­tra de Eco­no­mía, Na­dia Cal­vi­ño, le so­bra cu­rrícu­lo. Ha lle­ga­do al Go­bierno con un ex­pe­dien­te lleno de lau­re­les y con una repu­tación im­pe­ca­ble de bue­na ges­to­ra en la muy exi­gen­te ad­mi­nis­tra­ción eu­ro­pea. No so­la­men­te sa­be cuá­les son las re­glas que Es­pa­ña tie­ne que cum­plir, sino tam­bién por qué es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo. Sán­chez es­pe­ra de Cal­vi­ño una co­sa que la ti­tu­lar de Eco­no­mía sa­be, por ex­pe­rien­cia pro­pia, que re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te, se­gún las re­glas co­mu­nes de la zo­na eu­ro. Has­ta aho­ra, la cri­sis ita­lia­na, en la que los par­ti­dos de­ma­gó­gi­cos y na­cio­nal­po­pu­lis­tas en el po­der en Ro­ma quie­ren me­ter a to­da Eu­ro­pa, ha ser­vi­do pa­ra ca­mu­flar las im­por­tan­tes la­gu­nas que con­tie­ne el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos, pe­ro tar­de o tem­prano se­rá ne­ce­sa­rio pa­ra Cal­vi­ño afron­tar el tra­ba­jo –im­po­si­ble– de con­ten­tar al mis­mo tiem­po a los com­pa­ñe­ros de via­je del Go­bierno (in­de­pen­den­tis­tas y to­dos los sec­to­res an­ti­sis­te­ma) y a sus an­ti­guos co­le­gas de Bru­se­las. En­tre sus pre­de­ce­so­res en go­bier­nos so­cia­lis­tas hu­bo un ex­co­mi­sa­rio eu­ro­peo –Pe­dro Sol­bes– que ya su­frió el pe­so de esa mis­ma dua­li­dad, co­mo él mis­mo re­co­no­ció des­pués de ha­ber aban­do­na­do el ga­bi­ne­te de José Luis Rodríguez Za­pa­te­ro. El pro­ble­ma es que to­do el tiem­po de si­len­cio y com­pla­cen­cia de Sol­bes fren­te a las de­ri­vas in­sen­sa­tas del Go­bierno del que for­ma­ba par­te nos ha las­tra­do du­ran­te más de una dé­ca­da, por­que aque­llos erro­res agra­va­ron una cri­sis de la que ape­nas es­ta­mos sa­lien­do. Co­mo hoy re­ve­la en una en­tre­vis­ta en ABC, la mi­nis­tra Cal­vi­ño pue­de te­ner las me­jo­res in­ten­cio­nes, pe­ro no de­be­ría per­der de vis­ta es­te ejem­plo.

De he­cho, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ya le ha di­cho que el Go­bierno ha de en­viar las ver­da­de­ras cuen­tas que pien­sa pro­po­ner a las Cor­tes, no un ra­mi­lle­te de ideas di­fu­sas, y que de lo que han vis­to has­ta aho­ra ca­si to­do es su­per­fi­cial y difícil de creer, es­pe­cial­men­te el au­men­to pre­vis­to de los in­gre­sos. Es­pa­ña ne­ce­si­ta se­guir re­for­man­do su eco­no­mía, pe­ro en di­rec­ción con­tra­ria a la que pro­po­ne Po­de­mos, prin­ci­pal ins­pi­ra­dor de es­tas cuen­tas pú­bli­cas. Tam­bién hay que for­ta­le­cer el mer­ca­do in­te­rior, pre­ci­sa­men­te lo que no quie­ren los na­cio­na­lis­tas. Con es­tos apo­yos, los Pre­su­pues­tos no pue­den ser bue­nos pa­ra Es­pa­ña. Si, ade­más, Sán­chez no lo­gra apro­bar­los, de­be con­vo­car elec­cio­nes sin di­la­ción. Tam­bién por el bien de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.