El cam­pe­sino que se con­vir­tió en em­pe­ra­dor de la dro­ga ▶El ma­yor nar­co­tra­fi­can­te des­de Pa­blo Es­co­bar se en­fren­ta es­ta se­ma­na en EE.UU. a una po­si­ble ca­de­na per­pe­tua

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - ADRIÁN ESPALLARGAS CO­RRES­PON­SAL EN CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Co­mien­za la vis­ta con­tra Joaquín Guz­mán Loe­ra, alias «el Cha­po», en Es­ta­dos Uni­dos. El pro­ce­so, que po­dría lle­gar a du­rar has­ta cua­tro me­ses, da­rá ini­ció el pró­xi­mo mar­tes, 13 de no­viem­bre, en una cor­te fe­de­ral de Nue­va York don­de tre­ce miem­bros del ju­ra­do –sie­te mu­je­res y cin­co hom­bres- de­ci­di­rán si Guz­mán es cul­pa­ble de los di­ver­sos crí­me­nes que Es­ta­dos Uni­dos impu­ta al nar­co­tra­fi­can­te más me­diá­ti­co des­de el co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar, fa­lle­ci­do en 1993.

El Cha­po, de 61 años, afron­ta una po­si­ble ca­de­na per­pe­tua si se de­mues­tra cual­quie­ra de los on­ce car­gos cri­mi­na­les de los que le acu­sa la fis­ca­lía, di­vi­di­dos en cua­tro gran­des blo­ques. De un la­do, la fis­ca­lía fe­de­ral plan­tea ocho acu­sa­cio­nes por trá­fi­co de dro­gas a EE.UU. y, por otro la­do, se­ña­la otros tres car­gos por ser miem­bro de una or­ga­ni­za­ción de­lic­ti­va, rea­li­za­do la­va­do de di­ne­ro y, por úl­ti­mo, ha­cer uso de ar­mas con fi­nes cri­mi­na­les. Y, pa­ra de­mos­trar­lo, la fis­ca­lía se apo­ya­rá en las de­cla­ra­cio­nes de die­ci­séis per­so­nas que da­rán su tes­ti­mo­nio, ade­más de cien­tos de do­cu­men­tos y gra­ba­cio­nes con los que in­ten­ta­rán con­ven­cer a los miem­bros del ju­ra­do.

El afa­ma­do lí­der del Cár­tel de Sinaloa ha si­do con­de­na­do ya por trá­fi­co de dro­gas en Mé­xi­co. Sin em­bar­go, ha lo­gra­do es­ca­par de dos pri­sio­nes de má­xi­ma se­gu­ri­dad en Mé­xi­co, mo­ti­vo por el que fue ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos en ene­ro de 2017. Fue apre­sa­do por pri­me­ra vez en Gua­te­ma­la en 1993, des­de don­de fue ex­tra­di­ta­do a Mé­xi­co y con­de­na­do a 20 años de pri­sión. En 2001 con­si­guió es­ca­bu­llir­se de la pri­sión tras so­bor­nar a los guar­dias y lo­gró es­tar en li­ber­tad has­ta fe­bre­ro de 2014, cuan­do fue arres­ta­do por se­gun­da vez.

Pe­ro en es­ta nue­va es­tan­cia ape­nas du­ró die­ci­séis me­ses, ya que vol­vió a es­ca­par­se en julio de 2015 a tra­vés de un tú­nel de 1,5 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud. Fi­nal­men­te fue cap­tu­ra­do en ene­ro de 2016 y ex­tra­di­ta­do un año más tar­de a Es­ta­dos Uni­dos, an­te la ma­ni­fies­ta in­ca­pa­ci­dad del país az­te­ca pa­ra po­der man­te­ner en­tre re­jas al cri­mi­nal que go­ber­nó el im­pe­rio de la dro­ga mun­dial, un ne­go­cio ilí­ci­to que en Mé­xi­co se ha co­bra­do más de 250.000 vi­das des­de 2006, cuan­do el go­bierno ini­ció la lla­ma­da gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co ba­jo el man­da­to de Fe­li­pe Cal­de­rón (2006-2012) y que lue­go ha con­ti­nua­do Pe­ña Nie­to (2012-2018).

As­cen­so y caí­da

«De 15 años en ade­lan­te, de don­de yo soy, de un ran­cho que se lla­ma La Tu­na, des­de allá has­ta la fe­cha no hay pues­tos de tra­ba­jo. La ma­ne­ra de te­ner pa­ra com­prar la co­mi­da, so­bre­vi­vir, es cul­ti­var ama­po­la y ma­rihua­na. Yo de esa edad em­pe­cé a cul­ti­var­las, co­se­char­las y ven­der­las», con­fe­só el Cha­po Guz­mán en aque­lla po­lé­mi­ca en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en «Ro­lling Sto­ne» en 2016, gra­cias a Sean Penn y a la ac­triz me-

xi­ca­na Ka­te del Cas­ti­llo. Y es que el hom­bre que ter­mi­nó crean­do un pa­tri­mo­nio de 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún For­bes en 2009, es de unos orí­ge­nes ex­tre­ma­da­men­te hu­mil­des. «Éra­mos una fa­mi­lia muy po­bre, mi ma­má tra­ba­ja­ba mu­cho», di­ce el nar­co­tra­fi­can­te en una de las pocas en­tre­vis­tas que se le han rea­li­za­do.

Sinaloa es pre­ci­sa­men­te uno de los tres es­ta­dos, jun­to con Chihuahua y Du­ran­go, que con­for­man el gi­gan­tes­to Trián­gu­lo de Oro, una ex­ten­sa área de mon­ta­ña que cuen­ta con un cli­ma ideal pa­ra el cul­ti­vo de la ma­rihua­na y de la ama­po­la, uti­li­za­da pa­ra pro­du­cir he­roí­na. Al es­tar en­tre mon­ta­ñas, es­ta área es perfecta pa­ra es­con­der los cam­pos de cul­ti­vo y pro­te­ger­se de ope­ra­cio­nes po­li­cia­les. Tras la caí­da de los nar­co­tra­fi­can­tes co­lom­bia­nos a ini­cios de los 90, los cri­mi­na­les me­xi­ca­nos re­co­gie­ron el tes­ti­go, ya que, ade­más, con­ta­ban con una im­por­tan­te

Un in­men­so ne­go­cio Co­men­zó cul­ti­van­do ama­po­la y ma­rihua­na y ama­só un pa­tri­mo­nio de 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res

ven­ta­ja: des­de al­gu­nos pun­tos del Trián­gu­lo de Oro has­ta la fron­te­ra con EE.UU. so­lo hay 300km. Pre­ci­sa­men­te, esa pro­xi­mi­dad al ma­yor con­su­mi­dor de es­tu­pe­fa­cien­tes del mun­do –Es­ta­dos Uni­dos– fue la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que su­po apro­ve­char el Cár­tel de Sinaloa ba­jo las ór­de­nes del Cha­po, quien lo­gró con­ver­tir­la en una de las or­ga­ni­za­ción de­lic­ti­vas más im­por­tan­te del mun­do des­de me­dia­dos de los años 80 y que ex­tien­de sus re­des al­re­de­dor de to­do el glo­bo.

Red de dis­tri­bu­ción

Es­ta­dos Uni­dos es­ti­ma que el Cár­tel de Sinaloa ha in­tro­du­ci­do más de 200 to­ne­la­das de co­caí­na en­tre 1990 y 2008. Y es que el Cha­po se dio cuen­ta de que el gran ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co no es­ta­ba en la pro­duc­ción, sino en el con­tra­ban­do y dis­tri­bu­ción de dro­gas en ese país. Así, el nar­co­tra­fi­can­te di­se­ñó una rá­pi­da y efec­ti­va red de dis­tri­bu­ción pa­ra in­tro­du­cir la co­caí­na pro­du­ci­da en Co­lom­bia, con­vir­tién­do­se de esa ma­ne­ra en un in­ter­me­dia­rio esen­cial pa­ra to­das las or­ga­ni­za­cio­nes de­lic­ti­vas. De he­cho, a pe­sar de que las gran­des plan­ta­cio­nes de co­ca se ubi­can en Co­lom­bia, Pe­rú y Bo­li­via, los cár­te­les me­xi­ca­nos son los reyes de es­te ilí­ci­to ne­go­cio gra­cias a su do­mi­nio so­bre el mer­ca­do de dis­tri­bu­ción en EE.UU.

La suer­te del Cha­po, sin em­bar­go, co­men­zó a cam­biar en 1993, cuan­do fue de­te­ni­do por pri­me­ra vez. En to­tal, el cri­mi­nal ha pa­sa­do po­co más de una dé­ca­da en pri­sión y los úl­ti­mos dos años los ha pa­sa­do en una cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad en Nue­va York. Es­te tiem­po, el nar­co­tra­fi­can­te ha vi­vi­do con­fi­na­do en una pe­que­ña ha­bi­ta­ción de 18 me­tros cua­dra­dos, con la luz siem­pre en­cen­di­da y vi­gi­la­do las 24 ho­ras. En me­nos de cua­tro me­ses sa­brá si de­be­rá pa­sar el res­to de su vi­da en esa pri­sión, o si, por el con­tra­rio, se­rá de­cla­ra­do en li­ber­tad.

El Cha­po Guz­mán, cus­to­dia­do por po­li­cías me­xi­ca­nos en Ciu­dad Juá­rez en 2016

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.