«El ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro es una ame­na­za pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na»

Da­vid Smo­lansky Res­pon­sa­ble de la OEA pa­ra la cri­sis mi­gra­to­ria

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - G. PON­TE

El 9 de agos­to de 2017, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia ve­ne­zo­lano des­ti­tu­yó e in­ha­bi­li­tó po­lí­ti­ca­men­te al al­cal­de ca­ra­que­ño Da­vid Smo­lansky. Des­de su exi­lio en Was­hing­ton, ha vi­si­ta­do cin­co ve­ces la fron­te­ra pa­ra cons­ta­tar el éxo­do ma­si­vo de sus com­pa­trio­tas y, re­cien­te­men­te, la OEA lo de­sig­nó coor­di­na­dor del Gru­po de Tra­ba­jo pa­ra abor­dar la cri­sis re­gio­nal de mi­gran­tes.

—¿Cuál es el ob­je­ti­vo de es­te Gru­po de Tra­ba­jo? —El gru­po fue crea­do por Luis Al­ma­gro ha­ce va­rias se­ma­nas y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ela­bo­rar un in­for­me que re­la­te las ra­zo­nes por las cua­les mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos han hui­do del país, ma­pear don­de es­tán y cuán­tos son y dar recomendaciones a los paí­ses re­cep­to­res pa­ra que apli­quen po­lí­ti­cas lo más uni­for­mes po­si­bles.

—¿Có­mo va el ma­peo? —En Co­lom­bia, Pe­rú, Ecua­dor y Bra­sil hay más de 1.800.000 ve­ne­zo­la­nos. En Ar­gen­ti­na, Chi­le y Uru­guay hay otro mi­llón más de ciu­da­da­nos. Los otros lu­ga­res que lla­man nues­tra aten­ción son Tri­ni­dad y To­ba­go, Bo­nai­re, Aru­ba y Cu­ra­zao, en es­ta úl­ti­ma is­la el 10% de la po­bla­ción es ve­ne­zo­la­na.

—¿Cuá­les son las ne­ce­si­da­des mas in­me­dia­tas de los emi­gran­tes? —No­so­tros que­re­mos ges­tio­nar re­cur­sos pa­ra su ali­men­ta­ción, aten­ción mé­di­ca, edu­ca­ción, in­fraes­truc­tu­ra, ca­pa­ci­ta­ción, ves­ti­men­ta, aten­ción ju­rí­di­ca y en ocu­par el ocio de los ni­ños me­no­res de edad. —¿Se es­tá in­cre­men­tan­do la xe­no­fo­bia en la re­gión por el éxo­do ma­si­vo? —Sí, to­tal­men­te. Por eso que­re­mos que los go­bier­nos lo­ca­les pro­mue­van cam­pa­ñas en con­tra de la xe­no­fo­bia. No­so­tros es­ta­mos pro­ta­go­ni­za­do el ma­yor éxo­do que ha vis­to el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal, por lo que los paí­ses de­ben ha­cer el ma­yor es­fuer­zo por aco­ger­los.

—Los paí­ses se es­tán vien­do com­pro­me­ti­dos por el co­lap­so de los ser­vi­cios... —El Ban­co de Desa­rro­llo en la ONU quie­re apor­tar mil mi­llo­nes de dó­la­res a la cri­sis mi­gra­to­ria. Ale­ma­nia ha di­cho que se gas­ta 7.000 dó­la­res anua­les en un re­fu­gia­do si­rio, no­so­tros cal­cu­la­mos 3.000 por ca­da ve­ne­zo­lano. Cier­ta­men­te la re­gión es­tá des­bor­da­da, se­gún Acnur, tres mi­llo­nes de per­so­nas han aban­do­na­do el país eso su­pera a So­ma­lia, Af­ga­nis­tán, Myan­mar, so­lo Si­ria nos ha­bría su­pe­ra­do y lo in­creí­ble es que no hay una gue­rra. —¿Có­mo se pue­de nor­ma­li­zar la si­tua­ción? —La me­jor so­lu­ción pa­ra la cri­sis mi­gra­to­ria es que en Ve­ne­zue­la se res­ti­tu­ya la de­mo­cra­cia y el or­den cons­ti­tu­cio­nal, así ha­brá in­cen­ti­vos pa­ra que vuel­van. Pe­ro aho­ra el ré­gi­men de Ma­du­ro es una ame­na­za pa­ra la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.