SO­LO NE­GO­CIOS

En 2003, Jon Orin­ger se com­pró una Ca­non y creó Shut­ters­tock. Diez años des­pués se con­ver­tía en el pri­mer mul­ti­mi­llo­na­rio del neo­yor­quino Si­li­con Alley.

ABC - Codigo Unico - - SUMARIO - Por VÍ CTOR GODED

Jon Orin­ger.

Hay un re­frán es­pa­ñol que ase­gu­ra que na­die es pro­fe­ta en su tie­rra. Pe­ro Jon Orin­ger sí pue­de alar­dear de ha­ber triun­fa­do en Nue­va York, la ciu­dad que le vio na­cer el 2 de ma­yo de 1974. Los co­mien­zos de su his­to­ria se es­cri­ben con la Ap­ple IIe que ha­bía en ca­sa du­ran­te su in­fan­cia. Cuan­do aca­ba­ba el co­le­gio, en lu­gar de apun­tar­se a los par­ti­di­llos de ba­lon­ces­to ca­lle­je­ros con sus ami­gos, se iba di­rec­ta­men­te a su cuar­to y po­nía en or­den lo que ha­bía apren­di­do en la cla­se de pro­gra­ma­ción in­for­má­ti­ca. Aun­que por aque­lla épo­ca no es­ta­ba po­pu­la­ri­za­do el tér­mino fri­ki, a él le en­ca­ja co­mo un guan­te. Se pa­sa­ba ho­ras co­di­fi­can­do jue­gos y plu­gins pa­ra los Bu­lle­tin Board Sys­tem, los sis­te­mas ‘ta­blón de anuncios’, lo más pa­re­ci­do a in­ter­net que ha­bía a prin­ci­pios de los 80: «Siem­pre me pa­re­ció in­tere­san­te que los or­de­na­do­res fue­ran ca­pa­ces de ha­cer rá­pi­da­men­te lo que al ser hu­mano le lle­va mu­cho tiem­po», ase­gu­ra Orin­ger.

El la­do em­pren­de­dor le lle­gó por la ne­ce­si­dad de no te­ner que pe­dir la pa­ga con 15 años: «En el ins­ti­tu­to siem­pre an­da­ba bus­can­do la for­ma de sa­car­me unos dó­la­res. Así que apren­dí a to­car la gui­ta­rra pa­ra dar cla­ses a los de­más».

Aun­que re­co­no­ce que la gui­ta­rra lle­gó a ser «un buen ne­go­cio», se dio cuen­ta de que ga­na­ba más di­ne­ro con lo que más le apa­sio­na­ba, así que de­jó las par­ti­tu­ras en el ca­jón y co­men­zó a arre­glar or­de­na­do­res en ca­sa de sus pa­dres.

Aquel fue su pri­mer con­tac­to se­rio con la tec­no­lo­gía. Se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Stony Brook, en Long Is­land, pa­ra es­tu­diar In­for­má­ti­ca y Ma­te­má­ti­cas. Du­ran­te su épo­ca uni­ver­si­ta­ria creó uno de los pri­me­ros blo­quea­do­res de ven­ta­nas emer­gen­tes en in­ter­net. Lle­gó a ven­der mi­les de co­pias.

En 1996 se ma­tri­cu­ló en un más­ter en Cien­cias In­for­má­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, tam­bién muy cer­ca de su ca­sa. Sin em­bar­go, la ca­be­za no la te­nía pre­ci­sa­men­te en los li­bros: «Mi ob­je­ti­vo era desa­rro­llar com­ple­men­tos pa­ra el blo­quea­dor de pop-ups. Usa­ba una lis­ta de co­rreos pa­ra ven­der

fi­re­walls per­so­na­les, soft­wa­re de con­ta­bi­li­dad o blo­quea­do­res de co­okies ».

La aven­tu­ra fue un fra­ca­so. Me­jor di­cho, las aven­tu­ras. Por­que Jon Orin­ger fun­dó has­ta diez com­pa­ñías dis­tin­tas pa­ra lle­var a ca­bo sus pro­yec­tos. Y aun­que nin­gu­na lle­gó a na­da, Orin­ger se le­van­ta­ba rá­pi­da­men­te por­que él era su úni­co em­plea­do y las caí­das no eran eco­nó­mi­ca­men­te muy du­ras.

Afor­tu­na­da­men­te, el des­tino le te­nía guar­da­do un si­tio al fi­nal de es­te pe­dre­go­so ca­mino de prue­ba y error. «Ha­bía fa­lla­do un mon­tón de ve­ces an­tes y es­ta­ba dis­pues­to a fra­ca­sar de nue­vo», afir­ma Orin­ger. Así que no le dio mie­do lan­zar­se de nue­vo al agua. La ins­pi­ra­ción le lle­gó cuan­do es­ta­ba di­se­ñan­do –có­mo no– un nue­vo soft­wa­re. Su ob­je­ti­vo era que la gen­te re­no­va­ra su sus­crip­ción. Pa­ra ello, «ne­ce­si­ta­ba imá­ge­nes ge­né­ri­cas y em­pe­cé a dar­me cuen­ta de que eran di­fí­ci­les de con­se­guir».

Era el año 2003. Se com­pró una cá­ma­ra Ca­non y sa­lió a la ca­lle a ha­cer fotografías has­ta sa­ciar­se. En seis me­ses to­mó cien mil. «Dis­pa­ra­ba a to­do lo que en­con­tra­ba des­de el desa­yuno has­ta la ce­na. In­vo­lu­cré tam­bién a mis ami­gos. Re­sul­tó bas­tan­te sen­ci­llo crear ma­te­rial de ar­chi­vo co­mer­cial», ase­gu­ra. In­clu­so con­tra­tó a un di­rec­tor de fo­to­gra­fía pa­ra que or­ga­ni­za­ra se­sio­nes con mo­de­los a los que pa­ga­ba cien dó­la­res al día pa­ra que lle­na­ran ar­ti­fi­cial­men­te sa­las de jun­tas, mon­ta­ran fal­sos pic­nics en Cen­tral Park o po­sa­ran con un pe­rió­di­co y una ta­za de ca­fé. Con una inversión de so­lo 2.000 dó­la­res, al­qui­ló una ofi­ci­na en Man­hat­tan y se­lec­cio­nó 30.000 fotografías. Así na­ció su ga­lli­na de los hue­vos de oro, Shut­ters­tock, un ban­co de imá­ge­nes en el que, pa­gan­do una cuo­ta, los abo­na­dos po­dían des­car­gar las fotografías e ilus­tra­cio­nes que ne­ce­si­ta­sen pa­ra sus pro­pias pá­gi­nas web.

Pa­ra ge­ne­rar trá­fi­co y usua­rios, anun­ció su pro­duc­to uti­li­zan­do pla­ta­for­mas co­mo Goo­gle AdWords. Era la úni­ca ayu­da ex­ter­na. Él se en­car­ga­ba de to­do lo de­más: di­se­ña­ba la web, con­tes­ta­ba al te­lé­fono o los

«FRACASÉ UN MON­TÓN DE VE­CES AN­TES, Y ES­TA­BA DIS­PUES­TO A HA­CER­LO DE NUE­VO»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.