TI­POS DE IN­TE­RÉS

Des­apa­re­ci­do de nues­tras pan­ta­llas du­ran­te un tiem­po, el actor ar­gen­tino re­gre­sa. Y lo ha­ce con una se­rie ba­jo el bra­zo, ‘Félix’, el nue­vo tra­ba­jo del di­rec­tor Cesc Gay pa­ra Mo­vis­tar, que se es­tre­na es­te mes. In­tri­ga, mis­te­rio y un to­que có­mi­co. Co­mo el s

ABC - Codigo Unico - - SUMARIO - Por Carlos Nie­to

Leo­nar­do Sba­ra­glia.

Lo he­mos echa­do de me­nos. Des­pués de arra­sar en me­dio mun­do con Re­la­tos sal­va­jes, Leo­nar­do Sba­ra­glia (Leo en las dis­tan­cias cor­tas) vuel­ve a Es­pa­ña con una se­rie pa­ra Mo­vis­tar. En Félix in­ter­pre­ta a un profesor de ins­ti­tu­to del mis­mo nom­bre, ‘per­di­do’ en An­do­rra tras la des­apa­ri­ción de la chi­ca de la que se aca­ba de enamo­rar. Sba­ra­glia lo fue to­do en el ci­ne es­pa­ñol y de re­pen­te... des­apa­re­ció. Pe­ro no, no se ex­tra­ñen, en reali­dad le lla­ma­ba su tie­rra na­tal. Con él nos he­mos ci­ta­do pa­ra ha­blar de ci­ne, se­ries, Es­pa­ña, iden­ti­dad, Ar­gen­ti­na... Y re­des so­cia­les.

En Félix se pa­sa a la co­me­dia pe­ro pa­re­ce que siem­pre le ha ti­ra­do más el dra­ma...

Sí, es ra­ro. Ha si­do al­go alea­to­rio... Y tam­po­co. Co­mo actor me han to­ca­do per­so­na­jes de mu­cha in­ten­si­dad. Y eso que mi per­so­na­li­dad es al­go di­fe­ren­te: se me caen las co­sas… soy un po­co tor­pe. Pe­ro ten­go una ex­pli­ca­ción: los guio­nes bien es­cri­tos es más fá­cil que te lle­guen de dra­ma que de co­me­dia.

O sea, que no le ha­ce as­cos a la co­me­dia...

La co­me­dia se mue­ve en una de­li­ca­da cuer­da. Es muy di­fí­cil que ten­ga una bue­na in­ge­nie­ría. Una bue­na co­me­dia la pue­den ha­cer Damián Szi­fron ( Re­la­tos sal­va­jes) o Cesc Gay. Pe­ro la gen­te que ha­ce co­me­dia quie­re ga­nar di­ne­ro. Y, en ge­ne­ral, las co­me­dias que me lle­gan son una ba­su­ra... ¡Cla­ro! Le ves la es­pe­cu­la­ción de­trás. No ves la

in­ten­ción de con­tar una his­to­ria, que ten­ga hu­mor… Y yo he que­ri­do te­ner una ca­rre­ra de la que sen­tir­me or­gu­llo­so e iden­ti­fi­ca­do con lo que ha­cía.

Al me­nos ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ele­gir...

Sí, pe­ro es que ade­más he te­ni­do per­so­na­jes su­per­den­sos, en pe­lí­cu­las muy in­ten­sas. Pe­ro el te­ma de la co­me­dia me en­can­ta. Lo he he­cho en Ar­gen­ti­na, en una mi­ni­se­rie que se lla­ma Im­pos­to­res: co­me­dia pu­ra y du­ra. Me en­can­ta­ba. Te­nía que ha­cer imi­ta­cio­nes jun­to a Le­ti­cia Bre­di­ce, Fe­de­ri­co Lup­pi… Pe­ro es ver­dad que de 70, 80 tra­ba­jos que ha­bré te­ni­do 65 son de dra­ma [ri­sas].

El ca­so es que lle­gó des­de Ar­gen­ti­na, triun­fó y es­tu­vo aquí mu­cho tiem­po. Pe­ro, de pron­to, se fue. ¿A qué se de­bió?

Yo he si­do muy fe­liz en Es­pa­ña. Pe­ro me pa­sa­ron dos co­sas. Por un la­do, mi hi­ja na­ció en 2006 en Ma­drid. Y es­ta­ba en mi me­jor mo­men­to. Po­dría ha­ber­me cansado de tra­ba­jar aquí. Me tra­ta­ban co­mo uno más de aquí. Y, por otro la­do, hay al­go de la ex­tran­je­ría que, a pe­sar de que te lo den to­do, te si­gues sin­tien­do un fo­rá­neo... Yo lo sen­tí con el idio­ma. Cuan­do vol­ví me di cuen­ta. Re­gre­sé a Ar­gen­ti­na tras ocho años fue­ra y vol­ví a tra­ba­jar y ha­blar en ar­gen­tino. ¡Me di cuen­ta de lo que ha­bía per­di­do! Hay unos plie­gues muy su­ti­les que te cam­bian. Lo per­ci­bes has­ta en el ros­tro.

Se lo di­go por­que us­ted era prác­ti­ca­men­te un ‘sex sym­bol’. Car­men tu­vo al­go que ver, cla­ro...

¡Sí, Car­men! Su­pu­so un an­tes y un des­pués, o tam­bién la se­rie que hi­ce, Al fi­lo de la ley. Fue­ron co­sas que me acer­ca­ron al pú­bli­co. Y en­ton­ces has­ta me ofre­cie­ron ha­cer pu­bli­ci­dad. Hi­ce un co­mer­cial de un cham­pú y de unos gran­des al­ma­ce­nes [ri­sas]. Cuan­do pa­sa eso, es que ya eres po­pu­lar. Te das cuen­ta de que es­tás ins­ta­la­do en la so­cie­dad es­pa­ño­la. Pe­ro aho­ra hay mu­chos jó­ve­nes que no me co­no­cen...

Y eso a pe­sar de Re­la­tos sal­va­jes…

Ha­ce po­co me pa­só en una pre­sen­ta­ción. Se me acer­có una chi­ca y me di­jo: «¿Y tú quién eres?». Y yo le pre­gun­té: «¿Cuán­tos años tie­nes?». 26 [ri­sas]. Eso me pa­sa aquí. Pe­ro en Ar­gen­ti­na hay chi­cos de 12 años que me co­no­cen, so­bre to­do por Re­la­tos sal­va­jes. Fue bes­tial, la pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na más vis­ta de la his­to­ria. Me ha re­no­va­do el pú­bli­co. Ade­más es que allí me han vis­to des­de los 15 años. Hay tres ge­ne­ra­cio­nes que me han se­gui­do. Aun­que si­go te­nien­do un víncu­lo muy cer­cano con Es­pa­ña.

Pe­ro has­ta Félix prác­ti­ca­men­te no le ha­bía­mos vuel­to a ver por aquí…

Sí. En su mo­men­to, cuan­do vi­vía aquí, ha­bía al­go que me cos­ta­ba. No te­nía muy cla­ra mi iden­ti­dad, aun­que aho­ra sí la ten­go [ri­sas]. Cuan­do me da­ban pa­pe­les aquí, me da­ban mu­chas li­cen­cias lin­güís­ti­cas por ser ar­gen­tino… a pe­sar de in­ter­pre­tar a un es­pa­ñol. Y así era un po­co di­fí­cil en­con­trar­te a ti mis­mo.

O sea, que ni ar­gen­tino ni es­pa­ñol...

Si te ex­pre­sas a tra­vés de tu iden­ti­dad lin­güís­ti­ca, es­ta te per­te­ne­ce. Pe­ro no di­go que por eso de­ja­ra de tra­ba­jar aquí. Lo que pa­só es que ne­ce­si­ta­ba pa­sar la tran­si­ción en­tre ser jo­ven y adul­to en Ar­gen­ti­na [ri­sas].

¿Le han se­gui­do lla­man­do de Es­pa­ña?

De­jé de tra­ba­jar co­mo es­pa­ñol en Es­pa­ña, pe­ro ha­ce po­co me lla­ma­ron pa­ra ha­cer una se­rie en pri­me ti­me, aun­que no pue­da. Me en­can­ta que me ha­gan es­tas pro­pues­tas, pe­ro sig­ni­fi­ca­ría mu­dar­me aquí y traer­me a mi hi­ja, que aho­ra tie­ne 12 años. Pe­ro no ten­go pro­ble­ma en ir y vol­ver y ha­cer al­go tan ma­ra­vi­llo­so co­mo Félix o una pe­lí­cu­la. Có­mo si­ga aho­ra el ca­mino, no lo sé...

En­ton­ces, ¿es más un asun­to fa­mi­liar?

Bueno, mi hi­ja vino tres ve­ces a ver­me du­ran­te el ro­da­je. Aho­ra es­tá en­tran­do en la eta­pa de se­cun­da­ria. Y, ya sa­bes, ami­gos, re­des so­cia­les… Ni me ha­bles [ri­sas].

¿No le gus­tan?

Qué va, soy muy de Ins­ta­gram, aun­que no soy tan ac­ti­vo. Cuel­go de vez en cuan­do, aun­que me en­can­ta­ría te­ner un mi­llón de se­gui­do­res [ri­sas]. Pon­go fotos lin­das, las re­to­co, ha­blo de mis estrenos... Pe­ro bueno, vol­vien­do a lo otro, cuan­do mi hi­ja crez­ca va a ser to­do más fá­cil pa­ra mo­ver­me y acep­tar tra­ba­jos de aquí y allá... Aún así, me pa­so la mi­tad del año fue­ra de Ar­gen­ti­na: tra­ba­jo en Bra­sil, Uru­guay, Mé­xi­co… pe­ro en al­gún mo­men­to vol­ve­re­mos a full a Es­pa­ña. Que no te que­pa du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.