EL CREA­DOR

El di­rec­tor crea­ti­vo de Ro­chas y fun­da­dor de No. 21 es un to­do­te­rreno de la mo­da. Y un su­per­vi­vien­te. Ales­san­dro dell’Acqua ha de­ja­do su se­llo en un buen pu­ña­do de fir­mas y, ha­ce una dé­ca­da, ca­si per­dió has­ta su pro­pio nom­bre. Aho­ra des­ti­la op­ti­mis­mo.

ABC - Codigo Unico - - SUMARIO - Por SER­GIO MUÑOZ Fo­to­gra­fía: VITTORIO ZUMINO CELOTTO

Ales­san­dro Dell’Acqua.

«DU­RAN­TE LOS ÚL­TI­MOS 25 AÑOS HE TRA­BA­JA­DO PA­RA CA­SI TO­DO EL MUN­DO EN LA MO­DA ITA­LIA­NA»

Cuan­do es­toy tra­ba­jan­do pa­ra No. 21, so­lo pien­so en No. 21. Cuan­do es­toy crean­do una co­lec­ción pa­ra Ro­chas, No.21 no exis­te. Di­fe­ren­te mu­jer, di­fe­ren­te si­tua­ción. Siem­pre he he­cho mu­chas co­sas a la vez». Es­tas pa­la­bras de Ales­san­dro dell’Acqua en W Ma­ga­zi­ne re­su­men a la per­fec­ción la tra­yec­to­ria e idio­sin­cra­sia del di­se­ña­dor na­po­li­tano. La ver­sa­ti­li­dad del di­rec­tor crea­ti­vo de Ro­chas y fun­da­dor de No.21, su pro­pia fir­ma, es pro­ver­bial, y tie­ne su ger­men en el tra­ba­jo du­ro y en el he­cho de que, du­ran­te tres dé­ca­das, ha si­do un nó­ma­da de la mo­da. El hom­bre pa­ra to­do. Ha ido de acá pa­ra allá con un te­són y una ener­gía que pa­ra sí qui­sie­ran mu­chos. «Du­ran­te los úl­ti­mos 25 años he tra­ba­ja­do pa­ra ca­si to­do el mun­do en Ita­lia», di­jo el di­se­ña­dor a la mis­ma pu­bli­ca­ción en 2014. Ese «ca­si to­do el mun­do» es Genny, La Per­la, Bor­bo­ne­se, Ice­berg, Les Co­pains, Max Ma­ra, Ma­lo o Brio­ni, fir­mas en las que dell’Acqua ha de­ja­do su im­pron­ta. ¿El se­cre­to pa­ra sa­lir ai­ro­so? «Ne­ce­si­tas que la com­pa­ñía con­fíe en ti y te­ner car­ta blan­ca. Un tra­ba­jo a me­dias sen­ci­lla­men­te no fun­cio­na».

Na­ci­do en Ná­po­les en 1962, dell’Acqua pa­só su in­fan­cia fas­ci­na­do por el ves­tua­rio que veía en las pe­lí­cu­las –es un ci­né­fi­lo em­pe­der­ni­do que ado­ra tan­to el neo­rrea­lis­mo ita­liano co­mo el mains­tream de Holly­wood–, las re­vis­tas de mo­da y el em­be­le­so por los es­ca­pa­ra­tes de las po­cas tien­das de lu­jo que ha­bía en su ciu­dad na­tal. A los 13 años en­tró a tra­ba­jar co­mo apren­diz en el ta­ller de un mo­dis­to na­po­li­tano y, tras gra­duar­se en la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de su ciu­dad, se mar­chó a Mi­lán. En la ca­pi­tal mun­dial de la mo­da en­tró a tra­ba­jar a las ór­de­nes de En­ri­ca Mas­sei, por en­ton­ces su di­se­ña­do­ra fa­vo­ri­ta. Si­guie­ron años de apren­di­za­je por di­fe­ren­tes fir­mas en las que in­ten­ta­ba ab­sor­ber to­do lo que po­día. En 1996 lan­za su pro­pia mar­ca con su pro­pio nom­bre, Ales­san­dro dell’Acqua. Su pro­pues­ta apos­ta­ba por unir ero­tis­mo y ele­gan­cia: la pre­pon­de­ran­cia del ne­gro, las su­per­po­si­cio­nes y las trans­pa­ren­cias que se acer­ca­ban

a la lencería. En 1998 pre­sen­ta su pri­me­ra co­lec­ción pa­ra hom­bre en el Pit­ti Pa­la­ce de Flo­ren­cia.

Una dé­ca­da des­pués, en 2009, to­do se vie­ne aba­jo. Di­fe­ren­cias en­tre el di­se­ña­dor y la em­pre­sa que pro­du­ce y dis­tri­bu­ye sus co­lec­cio­nes, y so­cio ma­yo­ri­ta­rio de la mar­ca, Cherry Gro­ve, ha­ce que dell’Acqua aban­do­ne la fir­ma que él mis­mo ha­bía crea­do. Al pa­re­cer, el di­se­ña­dor no ha­bía da­do el vis­to bueno pa­ra lan­zar las pró­xi­mas co­lec­cio­nes y, por tan­to, no po­nía la mano en el fue­go por la ca­li­dad de las mis­mas. Ya le­gal­men­te, des­de 2007, el na­po­li­tano no po­día uti­li­zar su nom­bre com­ple­to en sus crea­cio­nes. El di­se­ña­dor, por su­pues­to, lo vi­vió co­mo un ver­da­de­ro dra­ma. Con 46 años te­nía que vol­ver a em­pe­zar de cero. «El mun­do de la mo­da ol­vi­da muy rá­pi­do. Du­ran­te seis me­ses es­tu­ve sen­ta­do en ca­sa sin que na­die me es­cu­cha­ra», se­ña­la. Pro­pu­so co­lec­cio­nes a di­ver­sas com­pa­ñías, pe­ro na­die que­ría con­fiar en un di­se­ña­dor que no po­día uti­li­zar su pro­pio nom­bre. Has­ta que una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar de Bér­ga­mo sí lo hi­zo y le en­car­gó una co­lec­ción de 40 pie­zas. Fue el ger­men de su nue­vo pro­yec­to, No. 21. El nom­bre de­ri­va de su fe­cha de na­ci­mien­to (el 21 de di­ciem­bre) y del he­cho de que esa ci­fra es su nú­me­ro de la suer­te. «Por su­pues­to que soy su­pers­ti­cio­so, soy de Ná­po­les», ad­mi­te.

La pri­me­ra co­lec­ción de No.21 de­bu­tó en Mi­lán en 2010. El nue­vo se­llo de dell’Acqua apos­ta­ba por la mez­cla de te­ji­dos –es un maes­tro del pun­to, que com­bi­na sin pro­ble­ma con en­ca­je–, las im­per­fec­cio­nes y has­ta por di­luir los lí­mi­tes en­tre lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino. Pa­ra ter­mi­nar de en­dul­zar el mo­men­to, en 2013 la fran­ce­sa Ro­chas eli­gió a dell’Acqua co­mo di­rec­tor crea­ti­vo. «No po­dría pe­dir al­go más ins­pi­ra­dor. Tra­ba­jar pa­ra una ca­sa con es­ta he­ren­cia his­tó­ri­ca es una opor­tu­ni­dad úni­ca», di­jo el di­se­ña­dor.

Mien­tras, No. 21 va vien­to en po­pa. En 2014 pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción pa­ra hom­bre, y 2016 ce­rró con un vo­lu­men de fac­tu­ra­ción de 52 mi­llo­nes de eu­ros, un 117 por cien­to más que el año an­te­rior. La mo­ra­le­ja de es­ta his­to­ria la po­ne el pro­pio di­se­ña­dor: «He apren­di­do que nun­ca se sa­be có­mo se­rán las co­sas. Ne­ce­si­tas te­ner el va­lor de arries­gar­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.