GOUR­MET

Las raí­ces de la di­nas­tía se hun­den en las pen­dien­tes al­pi­nas del Adi­gio des­de 1823. Pe­ro fue el cuar­to Alois Lageder quien su­po trans­for­mar la bo­de­ga fa­mi­liar en un or­ga­nis­mo vi­vo que pro­du­ce vi­nos con al­ma.

ABC - Codigo Unico - - SUMARIO - Por RO­DRI­GO PA­DI­LLA Fotografías: ALBERTO BERNASCONI

Alois Lageder.

NA­CE EN EL RESCHENSCHEIDECK , muy cer­ca de la fron­te­ra con Aus­tria y Sui­za. Pe­ro en lu­gar de ir ha­cia el mar del Nor­te, se vuel­ve en bus­ca del Adriá­ti­co. El Adi­gio des­cien­de por ese tro­zo de Aus­tria cla­va­do en Ita­lia que es el Ti­rol del Sur, flu­ye por un va­lle pun­tea­do de cum­bres y flan­quea­do por la­de­ras de ro­cas do­lo­mí­ti­cas y an­ti­guas mo­rre­nas gla­cia­res, y lo ha­ce ba­jo un sol me­di­te­rrá­neo de in­vier­nos fríos y ve­ra­nos per­fec­tos. El re­sul­ta­do es un pai­sa­je de ci­mas ne­va­das y pen­dien­tes sua­ves, al­gu­nas más pro­te­gi­das y otras más ex­pues­tas, al­gu­nas más fres­cas y otras más ca­lu­ro­sas, pe­ro cu­bier­tas to­das de vi­ñe­dos des­de ha­ce más de tres mi­le­nios.

Es­ta lar­ga cul­tu­ra vi­ti­vi­ní­co­la, y es­ta gran va­rie­dad de en­tor­nos y al­ti­tu­des, son la ba­se de los buenos vi­nos de la re­gión. Pe­ro los vi­nos ex­ce­len­tes, los vi­nos de cul­to, pre­ci­san al­go más. Y ese al­go más es lo que po­ne Alois Lageder, una bo­de­ga fa­mi­liar con ca­si dos si­glos de his­to­ria que se ha con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo de exi­gen­cia y má­xi­ma ca­li­dad.

El fun­da­dor de la sa­ga, Johann Lageder, se es­ta­ble­ció co­mo co­mer­cian­te de vi­nos en la ca­pi­tal de la re­gión, Bol­zano, en 1823, y fue­ron sus su­ce­so­res, to­dos ellos lla­ma­dos Alois, los que em­pe­za­ron a com­prar vi­ñe­dos. El bis­nie­to de Johann, el ter­cer Alois Lageder, re­co­no­ció el po­ten­cial que te­nía la zo­na sur del Al­to Adi­gio gra­cias a su ri­que­za mi­cro­cli­má­ti­ca, y por ello de­ci­dió ad­qui­rir la fin­ca de Lö­wen­gang, el co­ra­zón de la ac­tual bo­de­ga fa­mi­liar, en 1934. Tras su muer­te, su mu­jer Ch­ris­tia­ne y su hi­ja ma­yor, Wen­del­gard, se hi­cie­ron car­go del ne­go­cio. Por fin, a me­dia­dos de los 70, el cuar­to de los Alois le dio un gi­ro to­tal a la bo­de­ga. Y tam­bién le dio un al­ma.

CON­VEN­CI­DO ECO­LO­GIS­TA , APLI­CÓ a la pro­duc­ción de sus vi­nos los prin­ci­pios de la agri­cul­tu­ra bio­di­ná­mi­ca, pro­pues­ta a prin­ci­pios del si­glo XX por el fi­ló­so­fo aus­tria­co Ru­dolf Stei­ner. Es­te en­fo­que se ba­sa en la con­cep­ción de la ex­plo­ta­ción agrí­co­la co­mo un eco­sis­te­ma cu­ya com­ple­ji­dad hay que cui­dar y po­ten­ciar. En el ca­so de la fa­mi­lia Lageder, im­pli­ca re­nun­ciar al uso de pro­duc­tos quí­mi­cos y ar­ti­fi­cia­les, co­mo her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das, fun­gi­ci­das o fer­ti­li­zan­tes mi­ne­ra­les, uti­li­zar com­post y fa­vo­re­cer la pre­sen­cia de to­do ti­po de plan­tas y ani­ma­les en el vi­ñe­do. Es de­cir, tra­ba­jar con la na­tu­ra­le­za y no con­tra la na­tu­ra­le­za, pro­du­cir me­nos pe­ro pro­du­cir me­jor, ade­cuar ca­da ti­po de uva a ca­da sue­lo, de­jar que los rit­mos de la na­tu­ra­le­za dic­ten los tra­ba­jos, atre­ver­se a sa­car par­ti­do a to­do lo que la tie­rra y el sol quie­ran dar.

La re­vo­lu­ción, que em­pe­zó en los vi­ñe­dos, se pro­yec­tó más tar­de en las nue­vas ins­ta­la­cio­nes de la bo­de­ga, inau­gu­ra­das en 1995. Y con los mis­mos prin­ci­pios: res­pe­to por la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal y los ma­te­ria­les de siem­pre, la pie­dra y la ma­de­ra, pe­ro tam­bién es­pí­ri­tu innovador pa­ra con­se­guir que la tec­no­lo­gía y la na­tu­ra­le­za tra­ba­jen jun­tos. Por eso, el mis­mo sol que ma­du­ra las uvas tam­bién ali­men­ta los pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos, y es la fuer­za de la gra­ve­dad la que em­pu­ja las uvas a lo lar­go de una enor­me to­rre de vi­ni­fi­ca­ción sub­te­rrá­nea, en cu­yo in­te­rior

A ME­DIA­DOS DE LOS 70, EL CUAR­TO ALOIS LAGEDER ABRAZÓ LA AGRI­CUL­TU­RA BIO­DI­NÁ­MI­CA Y RELANZÓ LA BO­DE­GA

las uvas van pa­san­do len­ta­men­te por las dis­tin­tas fa­ses de una trans­for­ma­ción que cul­mi­na en las ba­rri­cas. La pre­ser­va­ción de la al­tí­si­ma ca­li­dad de las uvas que lle­gan a la bo­de­ga es fun­da­men­tal, pe­ro no lo es to­do. Por­que, de acuer­do con su en­fo­que ho­lís­ti­co, los Lageder son más que una em­pre­sa de­di­ca­da a ha­cer buen vino. Son par­te de una red ma­yor que les une con su en­torno, con los 150 pe­que­ños pro­duc­to­res que les ven­den sus uvas des­de ha­ce ge­ne­ra­cio­nes y con los agri­cul­to­res que abas­te­cen la co­ci­na del res­tau­ran­te or­gá­ni­co ins­ta­la­do en el com­ple­jo de la bo­de­ga, y creen que or­ga­ni­zar en­cuen­tros ar­tís­ti­cos, ofre­cer un am­bien­te aco­ge­dor a los vi­si­tan­tes, ha­cer de la Vi­ne­ria Pa­ra­deis una tien­da úni­ca o cui­dar con es­me­ro el di­se­ño de las bo­te­llas de su am­plio y va­ria­do ca­tá­lo­go ge­ne­ra una ener­gía que se pro­yec­ta en sus vi­nos. Na­tu­ra­le­za, in­no­va­ción y al­ma son las tres no­tas que ci­men­tan el éxi­to de Alois Lageder.

Alois Cle­mens Lageder ase­gu­ra la con­ti­nui­dad de la di­nas­tía y del com­pro­mi­so con una ca­li­dad ba­sa­da en el de­ta­lle y el res­pe­to por la na­tu­ra­le­za.

Alois Lageder y su hi­jo Alois Cle­mens Lageder son la quin­ta y sex­ta ge­ne­ra­ción de una sa­ga fa­mi­liar que, des­de su pe­que­ña bo­de­ga a ori­llas del Agi­dio, ha con­se­gui­do lle­var los vi­nos de la re­gión ita­lia­na del Ti­rol del Sur al más al­to ni­vel.

El pa­triar­ca de la fa­mi­lia es un eco­lo­gis­ta con­ven­ci­do. Cree que los vi­ñe­dos son un mi­cro­cos­mos in­te­gra­do en el en­torno. La re­nun­cia a her­bi­ci­das, pes­ti­ci­das o fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos no es­tá en ab­so­lu­to re­ñi­da con un mar­ca­do es­pí­ri­tu innovador.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.