MU­JE­RES QUE AMA­MOS

Ve­ro­ni­ca La­ke.

ABC - Codigo Unico - - SUMARIO - Por Juan Vi­lá

Po­cas ac­tri­ces fue­ron tan desea­das en la dé­ca­da de los 40 y po­cas tu­vie­ron una vi­da tan trá­gi­ca. Su éxi­to, du­ran­te unos años, fue ab­so­lu­to y has­ta se con­vir­tió en icono. Lue­go, el al­cohol y su com­pli­ca­do ca­rác­ter lo tor­cie­ron todo. Cuan­do se cum­plen 45 años de su muer­te, re­cor­da­mos a la pri­me­ra ‘fem­me fa­ta­le’ de Holly­wood.

TE­NÍA MÁS CA­RIS­MA QUE

ta­len­to y mu­cho más gla­mour que ca­be­za. In­clu­so a ella le gus­ta­ba bro­mear con el te­ma: «Po­drías po­ner todo mi ta­len­to en tu ojo iz­quier­do y aún así no ten­drías nin­gún pro­ble­ma de vi­sión», so­lía de­cir. Mo­ro­ni­ca La­ke la lla­ma­ba el es­cri­tor Ray­mond Chad­ler –de mo­ro­nic, o sea, idio­ta en in­glés– cuan­do tra­ba­jó co­mo guio­nis­ta con ella. Otros la apo­da­ron ‘la pe­rra’, por­que ase­gu­ran que re­sul­ta­ba in­so­por­ta­ble. Aun­que pue­de que un mo­te tan con­tun­den­te tu­vie­ra al­go de ha­la­go, ya que in­ci­día en su ima­gen de mu­jer fa­tal y pe­li­gro­sa, de di­va que se si­túa al mar­gen, o muy por en­ci­ma, del res­to de la hu­ma­ni­dad.

Cons­tan­ce Fran­ces Ma­rie Oc­kel­man, más co­no­ci­da co­mo Ve­ro­ni­ca La­ke, na­ció en Nue­va York el 14 de no­viem­bre de 1922 y los pro­ble­mas em­pe­za­ron pron­to. En su in­fan­cia su­frió cam­bios brus­cos de ca­rác­ter, di­fi­cul­ta­des pa­ra re­la­cio­nar­se, ten­den­cias pa­ra­noi­cas… Años des­pués, su ma­dre con­tó que fue diag­nos­ti­ca­da de es­qui­zo­fre­nia y que los psi­quia­tras le acon­se­ja­ron apun­tar­la a cla­ses de ar­te dra­má­ti­co co­mo te­ra­pia.

La ni­ña en­ci­ma, al en­trar en la ado­les­cen­cia, se con­vir­tió en una be­lle­za. De ma­ne­ra que to­da la fa­mi­lia se tras­la­dó a Holly­wood pa­ra que pu­die­ra em­pe­zar su ca­rre­ra. Te­nía 15 años y los pri­me­ros tra­ba­jos no tar­da­ron en lle­gar. A los 17 ro­dó El vue­lo

de las águi­las y se con­vir­tió en una es­tre­lla. Y no so­lo eso: cam­bió su nom­bre por el de Ve­ro­ni­ca La­ke, em­pe­zó a la­brar­se su fa­ma de ac­triz com­pli­ca­da que siem­pre lle­ga tar­de y que nin­gún com­pa­ñe­ro so­por­ta, y so­bre todo de­fi­nió el que iba a ser su ras­go más ca­rac­te­rís­ti­co: el pei­na­do.

Lo lla­ma­ron pee­ka­boo y con­sis­tía en ese me­chón que cae so­bre la ca­ra. Apor­ta­ba mis­te­rio y aún más ero­tis­mo del que Ve­ro­ni­ca ya des­pren­día. Aun­que en un prin­ci­pio no hu­bo na­da pre­me­di­ta­do: a los pe­lu­que­ros les re­sul­tó im­po­si­ble con­tro­lar su me­le­na du­ran­te el cas­ting. «El pe­lo se em­pe­ña­ba en caer so­bre mi ojo, yo in­ten­ta­ba apar­tar­lo y no ha­bía ma­ne­ra. Pen­sé que aca­ba­ba de per­der el pa­pel, pe­ro al pro­duc­tor le en­tu­sias­mó que no se me vie­ra el ojo. Te­nía ex­pe­rien­cia y sa­bía que la gen­te iba a ha­blar de ello e iba a ve­nir a ver la pe­lí­cu­la», ex­pli­có la ac­triz.

El tru­co, en efec­to, fun­cio­nó. Lue­go vi­nie­ron las co­me­dias, co­mo Los via­jes

de Su­lli­van o Me ca­sé con una bru­ja, y las pe­lí­cu­las de ci­ne ne­gro que ro­dó con Alan Ladd. A am­bos les aca­ba­rían unien­do la tra­ge­dia y los ex­ce­sos –él mu­rió tras mez­clar al­cohol y bar­bi­tú­ri­cos–, pe­ro si en un pri­mer mo­men­to tra­ba­ja­ron tan­to jun­tos fue por su es­ca­sa ta­lla: ella me­día 1,51; él, so­lo 1,65.

Ve­ro­ni­ca vi­vía su me­jor mo­men­to, aun­que la pren­sa no du­da­ba en ca­li­fi­car­la, y con ra­zón, co­mo «una ex­per­ta en crear­se enemi­gos». An­te lo que ella res­pon­día: «La mu­je­res so­mos siem­pre un pro­ble­ma pa­ra los hom­bres sin ima­gi­na­ción. Ellos, cuan­do ha­cen ne­go­cios con no­so­tras, es­pe­ran que nos com­por­te­mos co­mo va­cas apa­ci­bles». Ga­na­ba mi­les de dó­la­res a la se­ma­na y se que­ja­ba de que ni te­nía ca­sa ni po­día aho­rrar.

Y en­ton­ces, todo se em­pe­zó a tor­cer. Di­cen que fue jus­to por su pei­na­do. Tu­vo tan­to éxi­to que mi­llo­nes de mu­je­res de­ci­die­ron co­piar­lo y el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos to­mó car­tas en el asun­to. ¿El mo­ti­vo? La Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­bía lle­na­do las fá­bri­cas de tra­ba­ja­do­ras y el he­cho de que mu­chas de ellas lle­va­ran un ojo ta­pa­do, o el pe­lo de­ma­sia­do lar­go, au­men­tó de for­ma dra­má­ti­ca los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les. A La­ke le pi­die­ron que re­nun­cia­ra al pee­ka­boo ya ella no le que­dó más re­me­dio que obe­de­cer. Aun­que a la cues­tión es­ti­lís­ti­ca ha­bría que aña­dir mu­chas otras, co­mo su lar­ga lis­ta de enemi­gos, la ines­ta­bi­li­dad men­tal, el al­cohol, los im­pues­tos sin pa­gar e in­clu­so su ma­dre, que la de­man­dó por­que no le pa­sa­ba la asig­na­ción que am­bas ha­bían acor­da­do.

En 1951, tras va­rios años con su ca­rre­ra en caí­da li­bre, la ac­triz de­cla­ró que es­ta­ba arrui­na­da, su­frió una cri­sis ner­vio­sa y aban­do­nó Holly­wood pa­ra ins­ta­lar­se en Nue­va York. Du­ran­te una tem­po­ra­da se de­di­có a la te­le­vi­sión, pe­ro un buen día des­apa­re­ció. No se vol­vió a sa­ber de ella has­ta 1962, cuan­do un pe­rio­dis­ta la des­cu­brió tra­ba­jan­do co­mo ca­ma­re­ra. «Es una bue­na chi­ca que ha pa­sa­do una ma­la ra­cha», ex­pli­có su je­fe. Ella, en cam­bio, ase­gu­ró que no ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro y que lo ha­cía por­que le gus­ta­ba ha­blar con la gen­te.

La hu­mi­lla­ción le per­mi­tió sa­lir del po­zo. Vol­vió a la pa­les­tra y tra­ba­jó de nue­vo, so­bre todo en tea­tro. Ade­más, al­gu­nos an­ti­guos ami­gos, con­mo­vi­dos por su his­to­ria, se pu­sie­ron en con­tac­to con ella. Co­mo un exa­man­te, un tal Mar­lon Bran­do, que le man­dó un che­que de mil dó­la­res. A Ve­ro­ni­ca le hi­zo tan­ta ilu­sión que, en lu­gar de co­brar­lo, lo en­mar­có y lo col­gó en su ca­sa.

En 1969 pu­bli­có sus me­mo­rias. Con lo que ga­nó pro­du­jo su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, El fes­tín de la car­ne, en la que in­ter­pre­ta­ba a una cien­tí­fi­ca lo­ca que que­ría re­su­ci­tar a Hitler pa­ra vol­ver a ma­tar­lo. Al fi­nal lo lo­gra­ba. Lás­ti­ma que no tu­vie­ra tan­ta suer­te con su hí­ga­do. En ju­nio de 1973 le diag­nos­ti­ca­ron ci­rro­sis. Se­ma­nas des­pués, el 7 de ju­lio, mo­ría. So­lo te­nía 50 años.

GA­NA­BA MI­LES DE DÓ­LA­RES A LA SE­MA­NA, PE­RO NO TE­NÍA CA­SA Y DE­CÍA QUE NO PO­DÍA AHO­RRAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.