MAR­CAS QUE MAR­CAN

Cas­si­na.

ABC - Codigo Unico - - SUMARIO - Por SER­GIO MUÑOZ

El nú­me­ro 16 de la Via Du­ri­ni de Mi­lán, es una es­pe­cie de sanc­ta­sanc­tó­rum que guar­da el le­ga­do del me­jor di­se­ño in­dus­trial del si­glo XX y ex­hi­be el que mar­ca­rá el XXI. Aquí, en un enor­me es­pa­cio con gran­des ven­ta­na­les a la ca­lle, tie­ne su showroom des­de 1968 Cas­si­na, la fir­ma que más ha re­vo­lu­cio­na­do el di­se­ño de in­te­rio­res con­tem­po­rá­neo. El es­pa­cio abrió por todo lo al­to el 11 de di­ciem­bre de ese año con el ob­je­ti­vo de mos­trar el me­jor mo­bi­lia­rio

fatto en Ita­lia y sig­ni­fi­có una re­vo­lu­ción en mu­chos sen­ti­dos. La fir­ma, fun­da­da por los

her­ma­nos Ce­sa­re y Um­ber­to Cas­si­na, ha­bía na­ci­do en 1927 en Me­da, una lo­ca­li­dad de la re­gión de Brian­za –al nor­te de Mi­lán– con gran tra­di­ción en la fa­bri­ca­ción de mue­bles. Con la aper­tu­ra de Mi­lán, los her­ma­nos Cas­si­na apun­ta­la­ban su apues­ta por la pro­duc­ción en se­rie –aun­que la com­pa­ñía nun­ca ha aban­do­na­do al­gu­nos mé­to­dos ar­te­sa­na­les que trans­mi­ten tan al­ta ca­li­dad a sus pie­zas– y, ade­más, le brin­da­ban al mun­do del di­se­ño una es­ce­no­gra­fía de al­tu­ra. El es­pa­cio, di­se­ña­do por Mario Be­lli­ni, uno de los gran­des del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XX; con­ta­ba con 1.200 m2 de su­per­fi­cie a pie de ca­lle, un ta­ma­ño inusual pa­ra la épo­ca. Des­de el pri­mer mo­men­to, el showroom con­tó con la gran cú­pu­la cen­tral que, tras di­ver­sas rein­ven­cio­nes, aún hoy sir­ve de eje ver­te­bra­dor del lo­cal.

Es­te año, en el cin­cuen­ta aniver­sa­rio de la aper­tu­ra de la flags­hip, la es­pa­ño­la Pa­tri­cia Ur­quio­la, di­rec­to­ra crea­ti­va de Cas­si­na, ha re­no­va­do por com­ple­to el lo­cal y am­plia­do el es­pa­cio exis­ten­te has­ta un to­tal de 2.000 m2. Un ca­mino de te­rra­zo ve­ne­ciano nos lle­va des­de la en­tra­da has­ta la nue­va es­ca­le­ra de ca­ra­col, con­ce­bi­da ca­si co­mo una es­cul­tu­ra que as­cien­de has­ta la cú­pu­la. Ur­quio­la ha de­ci­di­do abrir es­te gran te­cho cir­cu­lar a un es­pa­cio ex­te­rior que do­ta de luz na­tu­ral al área de ex­po­si­ción y per­mi­te tam­bién ac­ce­der a las nue­vas zo­nas ha­bi­li­ta­das en el pri­mer pi­so. Ade­más de las ofi­ci­nas de Pol­tro­na Frau Group –la com­pa­ñía pro­pie­ta­ria de Cas­si­na des­de 2005–, se ha crea­do todo un es­pa­cio de even­tos y tra­ba­jo pa­ra di­se­ña­do­res y ar­qui­tec­tos que fun­cio­na co­mo una es­pe­cie de club so­cial se­mi­pri­va­do. En es­te área, lle­na de me­sas y

pre­si­di­da por una lar­ga es­tan­te­ría In­fi­ni­to fir­ma­da por Fran­co Al­bi­ni, Cas­si­na po­ne a dis­po­si­ción de los pro­fe­sio­na­les sus ser­vi­cios de con­sul­to­ría y pla­ni­fi­ca­ción y, tam­bién, una gran bi­blio­te­ca de ca­tá­lo­gos y ma­te­ria­les. Ojo a es­te da­to por­que Cas­si­na cuen­ta con un le­ga­do de cien­tos de mue­bles crea­dos por di­se­ña­do­res de todo el mun­do y ha tra­ba­ja­do con los más gran­des del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XX o ha ad­qui­ri­do los de­re­chos pa­ra pro­du­cir sus pie­zas. Ha­bla­mos de los maes­tros de la Bauhaus, Le Cor­bu­sier, Ge­rrit Riet­veld, Frank lloyd Wright, Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh… Mu­chas de esas pie­zas las si­gue pro­du­cien­do Cas­si­na ba­jo la co­lec­ción I Maes­tri, des­pués de ha­ber lle­ga­do a acuer­dos con los pro­pios crea­do­res, sus he­re­de­ros o sus fun­da­cio­nes. Hay que de­cir que Ce­sa­re Cas­si­na fue pionero en pa­gar de­re­chos de au­tor a los di­se­ña­do­res y hoy, si la fir­ma de­ci­de pro­du­cir una pie­za clá­si­ca, es fiel al di­se­ño ori­gi­nal, aun­que le in­su­fle nue­va vi­da con otros ma­te­ria­les o aca­ba­dos.

Es­te es­pa­cio de co­wor­king –al que se pue­de ac­ce­der tam­bién di­rec­ta­men­te des­de el nú­me­ro 18 de Via Du­ri­ni– tie­ne sen­ti­do. Cas­si­na, una fir­ma sin di­se­ña­do­res pro­pios, siem­pre ha lle­va­do en su ADN la in­no­va­ción y el diá­lo­go con los pro­fe­sio­na­les del di­se­ño. La com­pa­ñía se con­ci­be a sí mis­ma co­mo el ac­tor que per­mi­te ha­cer reali­dad los sue­ños de los di­se­ña­do­res. El crea­dor tie­ne la idea, y el con­cep­to y el equi­po téc­ni­co de la fir­ma mi­la­ne­sa, ver­da­de­ro pun­to fuer­te de Cas­si­na, la con­vier­te en al­go real, po­nien­do

UNA NUE­VA ES­CA­LE­RA DE CA­RA­COL, CA­SI UNA ES­CUL­TU­RA, LLE­VA A LA CÚ­PU­LA DEL SHOWROOM

a dis­po­si­ción del pro­yec­to las úl­ti­mas tec­no­lo­gías a su al­can­ce y la in­no­va­ción en ma­te­ria­les, pe­ro sin de­jar de la­do el fac­tor hu­mano. De he­cho, la com­pa­ñía si­gue pro­du­cien­do las pie­zas en sus ta­lle­res de Me­da. Allí, sus ar­te­sa­nos uti­li­zan ma­qui­na­ria y téc­ni­cas pun­te­ras, pe­ro su sa­ber ha­cer ma­nual es im­pres­cin­di­ble.

La re­no­va­ción de la flags­hip de Cas­si­na por par­te de Ur­quio­la es el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de una his­to­ria que otros gran­des del di­se­ño han con­tri­bui­do tam­bién a es­cri­bir en es­tos 50 años. A Mario Be­lli­ni, crea­dor del pri­mer

showroom, le han se­gui­do Vico Ma­gis­tret­ti, Clino Tri­ni Cas­te­lli, Achi­lle Cas­ti­glio­ni, Gian­car­lo Tin­to­ri y Pie­ro Lis­so­ni.

Y den­tro de es­ta nue­va piel di­se­ña­da por Pa­tri­cia Ur­quio­la con­vi­ven aho­ra, co­mo siem­pre, pa­sa­do y pre­sen­te. En­tre las novedades que Cas­si­na pre­sen­tó en la úl­ti­ma edi­ción de la Mi­lan De­sign Week hay re­edi­cio­nes de pie­zas de Frank Lloyd Wright o Vico Ma­gis­tret­ti, que con­vi­ven con nue­vas crea­cio­nes de los her­ma­nos Bou­rou­llec o la pro­pia Ur­quio­la.

El so­fá Ma­ra­lun­ga 40, di­se­ña­do por Vico Ma­gis­tret­ti en 1973, ha vuel­to es­te año al ca­tá­lo­go de Cas­si­na, pe­ro rein­ven­ta­do: su edi­ción Ma­xi tie­ne un ma­yor ta­ma­ño e in­clu­ye un me­ca­nis­mo pa­ten­ta­do que cam­bia el án­gu­lo del res­pal­do me­dian­te una ca­de­na de bi­ci­cle­ta.

La si­lla Ta­lie­sin 1, di­se­ña­da por Frank Lloyd Wright en 1949 pa­ra su pro­pia ca­sa, es otra de las pie­zas icó­ni­cas que ha re­edi­ta­do Cas­si­na es­te año.

Or­di­nal, el pri­mer pro­yec­to de Mi­chael Anas­tas­sia­des pa­ra Cas­si­na, es una lí­nea de me­sas de ca­rác­ter es­cul­tó­ri­co. Las pa­tas, si­tua­das a 45º con res­pec­to al ta­ble­ro, crean in­tere­san­tes pers­pec­ti­vas.

Bowy-So­fa es la úl­ti­ma pro­pues­ta de Pa­tri­cia Ur­quio­la pa­ra Cas­si­na: un so­fá de mó­du­los con­ce­bi­dos ca­si co­mo es­cul­tu­ras que al­ter­na lí­neas rec­tas y re­don­dea­das y per­mi­te múl­ti­ples com­bi­na­cio­nes.

Vico Ma­gis­tret­ti creó la si­lla 905 en 1964 y Cas­si­na la pro­du­jo has­ta el año 2000. Aho­ra, la fir­ma mi­la­ne­sa res­ca­ta es­ta jo­ya en ma­de­ra y piel y vuel­ve a edi­tar­la en mul­ti­tud de aca­ba­dos.

La lí­nea Co­to­ne, de los her­ma­nos Er­wan y Ro­nan Bou­rou­llec, es otra de las novedades de Cas­si­na pa­ra 2018. La co­lec­ción, for­ma­da por dos si­llas y una me­sa, em­plea el alu­mi­nio ex­truí­do co­mo ma­te­rial prin­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.