Etro cum­ple 50 años.

La fa­mi­lia Etro lle­va me­dio si­glo sien­do una re­fe­ren­cia mun­dial de los es­tam­pa­dos. Con Kean y Ve­ro­ni­ca –los hi­jos del fun­da­dor– a la ca­be­za de las lí­neas de hom­bre y mu­jer, los Etro es­tán en la éli­te de la mo­da ita­lia­na.

ABC - Codigo Unico - - SUMARIO - Po­rDU AR­TE NA­VA­RRO Fo­to­gra­fía: DA NI ELHOF FER/ LAIF / COR DON PRESS

Son po­cos los ne­go­cios ver­da­de­ra­men­te fa­mi­lia­res que que­dan en la mo­da de pri­me­ra di­vi­sión. El de Etro, fun­da­da en 1968 por el pa­triar­ca Ge­ro­la­mo

Gim­mo Etro, es uno de los me­jo­res ejem­plos que po­de­mos en­con­trar en la ac­tua­li­dad, con una fa­mi­lia com­ple­ta­men­te vol­ca­da con la com­pa­ñía y que dis­fru­ta co­mien­do jun­ta prác­ti­ca­men­te a dia­rio en el co­me­dor de la se­de de su em­pre­sa. Su unión es tal que de los cua­tro hi­jos de Gim­mo –Ip­po­li­to, Kean, Ja­co­po y Ve­ro­ni­ca–, los dos úl­ti­mos vi­ven en el mis­mo edi­fi­cio, al ha­ber di­vi­di­do en dos el apar­ta­men­to pa­terno con vis­tas a Vi­lla Rea­le, en Mi­lán.

Pe­ro la his­to­ria de la fir­ma no se re­mon­ta al ins­tan­te de su fun­da­ción. Vie­ne de atrás. De cuan­do en Eu­ro­pa se pu­sie­ron de mo­da los co­lo­res y los te­ji­dos orien­ta­les; de cuan­do For­tuny triun­fa­ba en Ve­ne­cia y Poi­ret, en Pa­rís. Cuen­tan que Gim­mo que em­pe­zó a tras­tear con las te­las fas­ci­na­do por la ba­ta de su abue­la, que des­per­tó en él la pasión por el es­tam­pa­do Pais­ley, el di­bu­jo bo­tá­ni­co per­sa que en­can­di­ló a la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal en los al­bo­res del si­glo XX y que en Etro han sa­bi­do in­ter­pre­tar co­mo na­die des­de que en 1984 se con­vir­tie­ra en el signo más re­co­no­ci­ble de la ca­sa.

A par­tir de las fan­ta­sías y la sen­sua­li­dad que des­pren­dían esos di­bu­jos y co­lo­res orien­ta­les se em­pe­zó a crear la com­pa­ñía. En un prin­ci­pio es­ta­ba en­fo­ca­da prin­ci­pal­men­te a su­mi­nis­trar te­ji­dos de ca­li­dad a ca­sas co­mo Ós­car de la Ren­ta o Perry Ellis,

«PUE­DE QUE AL­GÚN DÍA NUES­TRO TRA­BA­JO DE­JE DE INTERESAR A LA GEN­TE, PE­RO HA­CE­MOS LO QUE QUE­RE­MOS»

que se fa­bri­ca­ban en Lyon o Ita­lia con di­se­ños he­chos a mano, tal co­mo se si­gue ha­cien­do hoy. La ins­pi­ra­ción pa­ra esas te­las ve­nía en gran par­te de la mag­ní­fi­ca co­lec­ción de cha­les an­ti­guos que Gim­mo y su mu­jer, Ro­ber­ta, an­ti­cua­ria, po­seía. Con más de 300 pie­zas, to­da­vía hoy si­gue sien­do con­si­de­ra­da una de las más im­por­tan­tes del mun­do.

No fue has­ta la lle­ga­da de la se­gun­da ge­ne­ra­ción cuan­do se em­pe­za­ron a am­pliar las lí­neas de ne­go­cio de la ca­sa ita­lia­na Pri­me­ro lle­ga­ron a la de­co­ra­ción y los ac­ce­so­rios en la dé­ca­da de los 80 pa­ra, en 1990, lan­zar la co­lec­ción mas­cu­li­na ba­jo la di­rec­ción de Kean Etro, que des­de en­ton­ces se ha con­ver­ti­do en el di­rec­tor crea­ti­vo de una de las ca­sas más apre­cia­das den­tro y fue­ra de Ita­lia. Ve­ro­ni­ca, la úni­ca de la fa­mi­lia con for­ma­ción aca­dé­mi­ca en mo­da (es­tu­dió en la pres­ti­gio­sa es­cue­la de di­se­ño lon­di­nen­se Cen­tral Saint Mar­tins) lle­gó pa­ra ha­cer­se car­go de la lí­nea fe­me­ni­na, con la que se pre­sen­tó en el año 2000 so­bre la pa­sa­re­la. Ja­co­po e Ip­po­li­to, por su par­te, se cen­tran en la lí­nea de ho­gar, ac­ce­so­rios y tex­ti­les, y la di­rec­ción ge­ne­ral, res­pec­ti­va­men­te. Co­mo re­co­no­cía Ip­po­li­to en una en­tre­vis­ta a The New York Ti­mes, su pa­dre des­de siem­pre les di­jo: «Podéis ha­cer lo que que­ráis en la vi­da, pe­ro si tra­ba­jáis aquí empezaréis garabateando», lo que da una idea de có­mo es el fun­cio­na­mien­to de es­ta par­ti­cu­lar com­pa­ñía. Has­ta ha­ce na­da, la fir­ma no con­ta­ba con con­sul­to­res ex­ter­nos pa­ra desa­rro­llar sus es­tra­te­gias de ne­go­cio, con­fian­do gran par­te de ella a la pro­pia in­tui­ción. Fue Ip­po­li­to tam­bién quien, tras un año sa­bá­ti­co en Asia, re­gre­só con una idea: «Pen­san­do en mi vi­da y en la de la com­pa­ñía, me di cuen­ta que ne­ce­si­tá­ba­mos a al­guien ex­terno que nos ayu­da­ra a cam­biar las co­sas en las que es­tá­ba­mos re­tra­sa­dos, por­que es­tu­vi­mos quie­tos du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po». Kean lo con­fir­ma: «En el cam­po de las fra­gan­cias, por ejem­plo, que no­so­tros ha­bía­mos tra­ba­ja­do por nues­tras cuen­ta du­ran­te mu­cho tiem­po, al fi­nal con­tra­ta­mos a un pro­fe­sor que vino y nos en­se­ñó có­mo te­nía­mos que oler­las. A mí me lle­vó un año y tu­ve que de­jar de fu­mar».

Así se en­tien­de que cam­pos co­mo la tec­no­lo­gía no sa­lie­ran de for­ma na­tu­ral en Etro. Les cos­tó en­trar se­gu­ra­men­te por su gran tra­di­ción de ate­so­rar ver­da­de­ras obras de ar­te en pa­pel. Así se pue­de con­si­de­rar la co­lec­ción de li­bros que con­ser­van en sus ar­chi­vos, con to­do ti­po de di­bu­jos, ya sean de ori­gen orien­tal o de es­ti­lo vic­to­riano. Ese archivo con­for­ma un ma­re­mág­num de co­lo­res y for­mas del que

«HAY QUE IN­NO­VAR, PE­RO SIEM­PRE TIE­NES QUE SER FIEL A LO QUE ERES Y A LO QUE AMAS»

to­man la ins­pi­ra­ción (al­go si­mi­lar ha­ce Her­mès con su ga­bi­ne­te de cu­rio­si­da­des en ple­na Rue du Fau­bourg Sain­tHo­no­ré, en Pa­rís).

Ese es el gran te­so­ro que po­see la fir­ma: en un mo­men­to en el que mu­chas ca­sas pe­lean por cons­truir­se una his­to­ria to­man­do –o in­ven­tán­do­se– ele­men­tos de aquí y allá, Etro pue­de pre­su­mir de te­ner una cor­ta vi­da pe­ro bien fun­da­men­ta­da en ele­men­tos con dé­ca­das de an­ti­güe­dad y, so­bre to­do, una imagen tan po­ten­te co­mo ser los maes­tros del Pais­ley.

Su­mé­mos­le a es­to las afi­cio­nes de los he­re­de­ros de Gim­mo y en­ten­de­re­mos to­do: Ve­ro­ni­ca co­lec­cio­na ar­te asiá­ti­co y pop; Ja­co­po, an­ti­güe­da­des y con­tem­po­rá­neo; Kean ama los li­bros an­ti­guos, y a Ip­po­li­to le fas­ci­na el mun­do na­tu­ral. Y to­do eso tie­ne su re­fle­jo en el al­ma de to­do lo que ha­cen. «Pue­de que en al­gún mo­men­to de­je­mos de es­tar de mo­da por­que la gen­te no sien­ta in­te­rés por los es­tam­pa­dos, las re­fe­ren­cias ét­ni­cas o los co­lo­res bri­llan­tes –ase­gu­ra­ba Ja­co­po a W–, pe­ro ha­ce­mos lo que que­re­mos. Hay que ex­pe­ri­men­tar, in­no­var y apo­yar nue­vas ideas, pe­ro siem­pre tie­nes que ser fiel a lo que eres y a lo que amas».

«Nos en­se­ña­ron a ser cu­rio­sos. A to­dos nos cria­ron pa­ra bus­car la be­lle­za, pa­ra bus­car la no­ve­dad», co­rro­bo­ra Ve­ro­ni­ca. De ahí que no ten­gan re­pa­ros ni en bus­car ins­pi­ra­cio­nes en pa­raí­sos le­ja­nos o en in­vi­tar a un cha­mán a ben­de­cir su des­fi­le. «El mun­do de Etro -leía­mos en la edi­ción bri­tá­ni­ca de Vo­gue tras el pa­sa­do des­fi­le fe­me­nino de oto­ño in­vierno- tra­ta so­bre co­lor, tex­tu­ra y es­tam­pa­dos. La fir­ma tie­ne un al­ma ri­ca y bohe­mia, y ca­da tem­po­ra­da Ve­ro­ni­ca Etro nos ofre­ce nue­vos as­pec­tos de ese ADN».

«Cuan­do nues­tro vo­lu­men no era tan gran­de –ase­gu­ra­ba Kean en The Wall Street Jour­nal–, ha­cía­mos de to­do. Co­mo co­no­cía a to­dos nues­tros clien­tes, cuan­do em­pa­que­ta­ba sus pe­di­dos les es­cri­bía una no­ta per­so­nal di­cién­do­les ‘Aquí es­tán tus cor­ba­tas, re­cién hor­nea­das des­de Mi­lán. Con amor, Kean’. Esa era la ac­ti­tud y he­mos in­ten­ta­do con­ser­var­la». Y se no­ta por lo pri­va­da, di­ver­ti­da y re­la­ja­da que si­gue sien­do la fir­ma, un gi­gan­te a ni­vel mun­dial que nun­ca ha­ce el rui­do de otras mar­cas. «Te­ne­mos que man­te­ner a la ima­gi­na­ción go­ber­nán­do­nos –ase­gu­ra Kean–. ¡Por­que lo que ima­gi­nas es reali­dad!». Y la his­to­ria de Etro es muy real…

Los her­ma­nos Kean y Ve­ro­ni­ca Etro (en la imagen) di­ri­gen las lí­neas mas­cu­li­na y fe­me­ni­na de la ca­sa. Ja­co­po lle­va ho­gar, ac­ce­so­rios y tex­ti­les, e Ip­po­li­to, la di­rec­ción ge­ne­ral de la mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.