Fra­nçois-Hen­ri Pi­nault.

Su pa­dre, Fra­nçois, for­jó un im­pe­rio de la na­da. Él, que cre­ció a su som­bra, lo he­re­dó a los 40 años. Hoy, el Gru­po Ar­té­mis, el con­glo­me­ra­do fa­mi­liar de em­pre­sas, ha aca­ba­do con­vir­tién­do­se en un epí­to­me del lu­jo.

ABC - Codigo Unico - - Sumario - POR VÍC­TOR GODED

Fra­nçois Pi­nault, el pa­dre de es­ta sa­ga de em­pre­sa­rios fran­ce­ses, vino al mun­do en Ren­nes el 21 de agos­to de 1936. Acom­ple­ja­do por ser el ‘pa­le­to’ de la cla­se, aban­do­nó el co­le­gio pa­ra, pri­me­ro, ayu­dar a la fa­mi­lia en el cam­po y, más tar­de, alis­tar­se en el ejér­ci­to. Eso fue an­tes de pe­dir un prés­ta­mo a los su­yos y mon­tar un ne­go­cio ma­de­re­ro en su ciu­dad na­tal. Era 1962.

Ese mis­mo año na­ció su hi­jo Fra­nçois-Hen­ri, quien des­de que tu­vo uso de ra­zón se edu­có pa­ra asu­mir el man­do de las em­pre­sas que iba crean­do su pa­dre. Por eso, a na­die le ex­tra­ñó que de­ci­die­ra es­tu­diar en la Es­cue­la de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Co­mer­cio (HEC) de Pa­rís, una de las más pres­ti­gio­sas del mun­do.

A pe­sar de te­ner el des­tino en­cau­za­do, el jo­ven se de­jó lle­var por sus im­pul­sos y fun­dó lo que hoy de­no­mi­na­ría­mos una star­tup jun­to a sus com­pa­ñe­ros. La bau­ti­za­ron Soft Com­pu­ting y si­gue exis­tien­do.

Mien­tras el con­glo­me­ra­do fa­mi­liar se­guía cre­cien­do y di­ver­si­fi­cán­do­se, el jo­ven de­ci­dió se­guir for­mán­do­se. Su si­guien­te pa­so fue tra­ba­jar co­mo be­ca­rio de de­sa­rro­lla­dor de soft­wa­re de ba­ses de da­tos en la com­pa­ñía Hew­lett-Pac­kard en Pa­rís y, des­pués, com­ple­tó el ser­vi­cio mi­li­tar en el con­su­la­do de su país en Los Án­ge­les. Allí se es­pe­cia­li­zó en mo­da y nue­vos sec­to­res de tec­no­lo­gía.

El ate­rri­za­je de Fra­nçois-Hen­ri en la em­pre­sa fa­mi­liar en 1987 fue el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra la com­pa­ñía. Su ju­ven­tud, co­no­ci­mien­tos y afán de ex­pan­sión fue­ron claves pa­ra que la so­cie­dad anó­ni­ma, que ope­ra­ba en esa épo­ca con el nom­bre de Pi­nault Dis­tri­bu­tion an­tes de pa­sar a lla­mar­se Pi­nault-Prin­temps-Re­dou­te (PPR), die­ra el sal­to a la Li­ga de Cam­peo­nes de los ne­go­cios. El jo­ven Fra­nçois-Hen­ri to­mó los man­dos de la gerencia del de­par­ta­men­to de com­pras el mis­mo año en el que la com­pa­ñía hi­zo su de­but en la Bol­sa de Pa­rís y abrió su ca­pi­tal a in­ver­so­res co­mo Cré­dit Lyon-

nais o AGF. Des­pués fue nom­bra­do di­rec­tor ge­ne­ral de Fran­ce Bois In­dus­tries.

En una ju­ga­da es­tra­té­gi­ca, la fir­ma ad­qui­rió un buen por­cen­ta­je de CFAO, un con­glo­me­ra­do con im­por­tan­tes ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les en Áfri­ca. Y has­ta allí se fue Fra­nçois-Hen­ri en 1993. Pa­ra en­ton­ces, tam­bién se ha­bían he­cho con el con­trol de Con­fo­ra­ma, La Re­dou­te, Fi­na­ref y FNAC, em­pre­sas de las que se eri­gió co­mo má­xi­mo ac­cio­nis­ta en 1997.

En 1999 la com­pa­ñía pu­so sus ojos so­bre el sec­tor del lu­jo. Y ahí aso­mó Guc­ci. En el com­ba­te por ha­cer­se con la ca­sa ita­lia­na ha­bía dos con­ten­dien­tes: por un la­do, Ber­nard Ar­nault, pro­pie­ta­rio de LVMH, que bus­ca­ba se­guir su­man­do clien­tes de re­nom­bre a su car­te­ra; por otro, Fra­nçois Pi­nault, que veía una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra en­trar por la puer­ta gran­de en un mer­ca­do tan ex­clu­si­vo.

El com­ba­te, ba­sa­do en plei­tos le­ga­les y de­man­das por di­fa­ma­ción, se sal­dó con la vic­to­ria de PPR. Con la so­cie­dad ita­lia­na en el bol­si­llo, Pi­nault se aven­tu­ró en el mer­ca­do del lu­jo, un sec­tor has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do pa­ra la fir­ma. Le se­gui­rían Yves Saint Lau­rent, Ser­gio Ros­si, Bot­te­ga Ve­ne­ta, Ba­len­cia­ga, Bou­che­ron o Be­dat & Cie, y fir­mó acuer­dos con di­se­ña­do­res co­mo Ste­lla McCart­ney y Ale­xan­der McQueen.

Un lu­nes de 2005, cuan­do Fra­nçois-Hen­ri lle­gó a su des­pa­cho, vio que to­das sus cosas es­ta­ban en ca­jas. «¿Qué pa­sa aquí?», se pre­gun­tó. «Aho­ra eres el CEO, así que tie­nes que ir a la ofi­ci­na del je­fe», le res­pon­die­ron. «Fue di­ver­ti­do, dra­má­ti­co y su­rrea­lis­ta al mis­mo tiem­po. Sa­bía que es­te mo­men­to lle­ga­ría, pe­ro nun­ca es­pe­ré que su­ce­die­ra tan rá­pi­do –ha con­ta­do en una en­tre­vis­ta a The New York Ti­mes–. Yo te­nía to­da­vía 40 años y mi pa­dre 66. Él es­ta­ba en un ex­ce­len­te es­ta­do de for­ma, lleno de pla­nes pa­ra PPR. Pe­ro ya ha­bía vis­to de­ma­sia­dos pa­dres om­ni­po­ten­tes que aca­ba­ron mal. Com­pro­bé lo du­ro que fue pa­ra él to­mar esa de­ci­sión».

Dos ejer­ci­cios des­pués, en 2007, Pi­nault se em­bar­có en la di­vi­sión co­mer­cial con la com­pra de la mar­ca de­por­ti­va Pu­ma. El fu­tu­ro del im­pe­rio pa­sa­ba por asen­tar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en las áreas del lu­jo y el ma­te­rial de­por­ti­vo. Ven­dió YSL Beau­té a L’Oréal y Be­dat & Cie a Lu­xury Con­cepts. Por el ca­mino se des­hi­zo de Con­fo­ra­ma y en su po­der que­da­ron Brio­ni, Gi­rard-Pe­rre­gaux y Vol­com, es­pe­cia­li­za­da en de­por­tes ex­tre­mos. Y pa­ra dar­le un nue­vo ai­re, en 2013 el em­po­rio pa­só a lla­mar­se Ke­ring.

La exis­ten­cia de Fra­nçois-Hen­ri Pi­nault se re­su­me en una pa­la­bra: for­tu­na. Sin em­bar­go, el em­pre­sa­rio no ol­vi­da las cau­sas so­cia­les. Es miem­bro de la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro The B Team, es un de­fen­sor de las mi­no­rías y de los de­re­chos de las mu­je­res, ha re­ci­bi­do el Pre­mio de Li­de­raz­go In­ter­na­cio­nal ADL y ha fi­nan­cia­do el do­cu­men­tal Ice and the Sky, de Luc Jac­quet, don­de in­ten­ta sen­si­bi­li­zar so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Pi­nault no tie­ne du­das de dón­de vie­ne y adón­de quie­re lle­gar. Y si las tie­ne, siem­pre pue­de con­sul­tar a su pa­dre. 

“Un lu­nes de 2005 lle­gué a mi des­pa­cho y to­do es­ta­ba en ca­jas. Me di­je­ron que era el nue­vo CEO. Fue su­rrea­lis­ta”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.