Gior­gio Ar­ma­ni.

Tie­ne 84 años re­cién cum­pli­dos y un pa­tri­mo­nio per­so­nal que su­pera los sie­te mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro el que es­tá con­si­de­ra­do co­mo el di­se­ña­dor ita­liano de ma­yor éxi­to co­mer­cial si­gue al pie del ca­ñón. Y tra­ba­jan­do a un rit­mo fre­né­ti­co. En es­ta en­tre­vis­ta

ABC - Codigo Unico - - Sumario - El crea­dor

“¿Qué es la ele­gan­cia pa­ra mí? Na­tu­ra­li­dad y sim­pli­ci­dad”

Gior­gio Ar­ma­ni es una fuer­za de la na­tu­ra­le­za. Cum­plió 84 años el pa­sa­do 11 de ju­lio y a esa edad, en la que otros es­ta­rían es­cri­bien­do sus me­mo­rias o con­tem­plan­do des­de su re­ti­ro do­ra­do có­mo cre­ce su im­pe­rio, él se man­tie­ne im­pa­ra­ble. Y no se con­ten­ta con di­ri­gir un em­po­rio que in­clu­ye des­de sus crea­cio­nes de mo­da has­ta mue­bles, ho­te­les, res­tau­ran­tes, un club noc­turno, lí­neas de ma­qui­lla­je, re­lo­jes e, in­clu­so, de dul­ces y cho­co­la­tes, sino que si­gue tra­ba­jan­do pa­ra ex­pan­dir­lo.

Así lo co­rro­bo­ra su úl­ti­mo año y me­dio, en el que no ha pa­ra­do. Ha­ce 18 me­ses, en abril de 2017, dio a su mar­ca un nue­vo em­pu­jón con la apertura, du­ran­te la Fe­ria del Mo­bi­le de Milán, de la flags­hip sto­re de Ar­ma­ni/

Ca­sa en Cor­so Ve­ne­cia de Milán. Un mes des­pués, en ma­yo, inau­gu­ró en Bo­lo­nia un nue­vo ca­fé y res­tau­ran­te

Em­po­rio Ar­ma­ni. A prin­ci­pios de ve­rano pre­sen­tó dos nue­vas fra­gan­cias: Be­cau­se It’s You, pa­ra mu­je­res, y

Stron­ger With You, pa­ra hom­bres. En sep­tiem­bre abrió sus puer­tas la re­no­va­da tien­da de Em­po­rio Ar­ma­ni en

Bond Street (Lon­dres) y, pa­ra ce­le­brar­lo, la pre­sen­ta­ción de su co­lec­ción de mo­da pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 tu­vo lu­gar en la Lon­don Fas­hion Week de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. Ha re­cu­pe­ra­do la lí­nea de mo­da Ar­ma­ni Ex­chan­ge y tie­ne gran­des pla­nes pa­ra su ex­pan­sión. Es­tá aco­me­tien­do las re­no­va­cio­nes de sus tien­das en To­kio, Du­bai y Ca­tar. Es­tá di­se­ñan­do dos re­si­den­cias pri­va­das en Lon­dres. Y to­do eso sin de­jar de tra­ba­jar en sus co­lec­cio­nes pa­ra hom­bre y mu­jer, pa­ra­dig­ma de es­ti­lo, del buen gus­to, de la ele­gan­cia con­te­ni­da… Con es­te hom­bre pro­di­gio­so, crea­dor de un im­pe­rio for­ja­do gra­cias a su ta­len­to y su for­ta­le­za, char­la­mos de su obra, vi­da y mi­la­gros.

Us­ted es fa­mo­so por vi­gi­lar ca­da pa­so del pro­ce­so crea­ti­vo. Con tan­tos fren­tes abier­tos, ¿có­mo ges­tio­na el es­trés?

Soy res­pon­sa­ble de una gran em­pre­sa, por lo que una cier­ta do­sis de es­trés es inevi­ta­ble. Pe­ro ge­ne­ral­men­te lo vi­vo de una ma­ne­ra po­si­ti­va, co­mo al­go es­ti­mu­lan­te. El es­trés es­tá es­tric­ta­men­te re­la­cio­na­do con el desafío y se vuel­ve negativo so­lo cuan­do se pier­de el con­trol de la si­tua­ción, por eso me gus­ta su­per­vi­sar ca­da as­pec­to de mi tra­ba­jo.

Aho­ra mis­mo, ¿quié­nes son su bra­zos de­re­chos en las co­lec­cio­nes de mo­da?

Soy un per­fec­cio­nis­ta y tra­to de no des­cui­dar nin­gún de­ta­lle. Las de­ci­sio­nes fi­na­les con­ti­núo to­mán­do­las yo, pe­ro me ro­deo de per­so­nas en quie­nes con­fío ple­na­men­te. Leo Dell’Or­co tra­ba­ja jun­to a mí en las co­lec­cio­nes mas­cu­li­nas y en las co­lec­cio­nes fe­me­ni­nas mi so­bri­na Sil­va­na.

Ha de­cla­ra­do que odia la mo­da cuan­do se con­vier­te en un dis­fraz. ¿Qué sig­ni­fi­ca la ele­gan­cia pa­ra Gior­gio Ar­ma­ni?

La ele­gan­cia, pa­ra mí, es si­nó­ni­mo de sim­pli­ci­dad y na­tu­ra­li­dad. Siem­pre tra­to de fa­vo­re­cer es­tos dos as­pec­tos en mis co­lec­cio­nes, crean­do pren­das so­fis­ti­ca­das pe­ro agra­da­bles de lle­var, nun­ca ex­ce­si­vas.

¿A quién ele­gi­ría co­mo ejem­plo de ele­gan­cia, del es­ti­lo Ar­ma­ni?

Es di­fí­cil ele­gir. Ade­más de las ce­le­bri­da- des con las que ten­go una re­la­ción es­pe­cial, di­ría que to­dos los que eligen mi mar­ca pa­ra ves­tir­se con con­cien­cia y sen­ci­llez.

Uno de los pi­la­res de su co­lec­ción oto­ño/ in­vierno pa­ra hom­bre es el tra­je ur­bano. ¿Si­gue sien­do el tra­je un si­nó­ni­mo de ele­gan­cia o hay có­di­gos más mo­der­nos?

El tra­je mas­cu­lino no pa­sa de mo­da. Cuan­do es­tá rea­li­za­do a me­di­da es per­fec­to in­clu­so pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les, bas­ta in­ter­pre­tar­lo con in­te­li­gen­cia y buen gus­to. Lle­van­do por se­pa­ra­do la cha­que­ta y los pan­ta­lo­nes, por ejem­plo, y tra­ba­jan­do en los pe­que­ños detalles y en los ma­te­ria­les que mar­can la di­fe­ren­cia, el tra­je se vuel­ve có­mo­do y prác­ti­co sin per­der en­can­to. Es­to es lo que siem­pre he he­cho, sin pre­jui­cios.

¿En es­te mun­do glo­ba­li­za­do si­guen te- nien­do va­lor los pro­duc­tos ‘ma­de in Italy’?

El se­llo fat­to in Italia tie­ne un va­lor in­du­da­ble por­que es si­nó­ni­mo de ar­te­sa­nía, cui­da­do y ca­li­dad. Es un pa­tri­mo­nio que de­be pro­te­ger­se por­que es una pers­pec­ti­va au­tén­ti­ca en los ne­go­cios, he­cha de ex­ce­len­tes pro­duc­tos, ser­vi­cio y con­cre­ción.

Mu­chas de sus co­lec­cio­nes tie­nen un ai­re orien­tal. ¿Qué le atrae de Orien­te?

En Orien­te en­cuen­tro at­mós­fe­ras y es­té­ti­cas ba­sa­das en ele­men­tos que sim­pli­fi­can en vez de aña­dir. Uno de los as­pec­tos que más me fas­ci­na de las cul­tu­ras orien­ta­les es su acer­ca­mien­to al ves­tir de una for­ma pu­ra y esen­cial, su gus­to por el co­lor y su es­pi­ri­tua-

“El tra­je a me­di­da es, in­clu­so pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, una pren­da per­fec­ta. Bas­ta in­ter­pre­tar­lo con buen gus­to e in­te­li­gen­cia”

li­dad y sen­sua­li­dad en las lí­neas.

Ca­mi­se­ta y pan­ta­lón azu­les y za­pa­ti­llas blan­cas. Des­de ha­ce 30 años ese es su uni­for­me pa­ra los des­fi­les. Pe­ro, ¿qué más se es­con­de en el ar­ma­rio del hom­bre que vis­te a mi­les de hom­bres en el mun­do?

Ca­da look que eli­jo de­fi­ne mi ima­gen: es el ‘có­di­go Ar­ma­ni’. La ca­mi­se­ta azul es una es­pe­cie de uni­for­me que va con mi per­so­na­li­dad prag­má­ti­ca y no ex­hi­bi­cio­nis­ta. Y las za­pa­ti­llas blan­cas apor­tan di­na­mis­mo y ele­gan­cia. Por lo de­más, en mi ar­ma­rio es­tán to­dos los ele­men­tos que no de­ben fal­tar en el ar­ma­rio de un hom­bre, in­clui­do un es­mo­quin ne­gro pa­ra las no­ches im­por­tan­tes.

¿Hay un co­lor que nun­ca fal­ta en sus co­lec­cio­nes? ¿Y en su ca­sa?

El ne­gro, que nun­ca can­sa, y el azul, muy ele­gan­te en to­dos sus to­nos, pre­fe­ri­ble­men­te em­pol­va­dos. Pa­ra mis ca­sas eli­jo una pa­le­ta neu­tra, con to­nos sua­ves y cá­li­dos.

¿Le in­tere­san las re­des so­cia­les?

El po­der de las re­des so­cia­les y las nue­vas for­mas de pu­bli­ci­dad re­pre­sen­ta una es­pe­cie de aceleración que, en mi opi­nión, no siem­pre es po­si­ti­va. Pre­fie­ro un uso más dis­cre­to de la tec­no­lo­gía y creo que, en el cam­po de la mo­da, el con­tac­to di­rec­to en­tre el clien­te y el pro­duc­to es fun­da­men­tal.

¿Pa­pel im­pre­so o con­te­ni­do ‘on li­ne’?

Amo el pa­pel im­pre­so. Su su­til im­per­fec­ción acen­túa el en­can­to de las imá­ge­nes.

¿Qué hay en la ofi­ci­na de Gior­gio Ar­ma­ni?

Es un lu­gar or­de­na­do, que se ha ido crean­do, sin for­zar, a lo lar­go de los años, y don­de tam­bién hay re­cuer­dos. La ins­pi­ra­ción na­ce en to­das par­tes, pe­ro en mi ofi­ci­na, le­jos de los rui­dos y las dis­trac­cio­nes, pa­ra mí es fá­cil crear. Hay li­bros y al­gu­nos ar­tícu­los re­co­pi­la­dos du­ran­te mis via­jes a paí­ses le­ja­nos. El es­pa­cio se ha de­fi­ni­do con el uso a tra­vés de los años, sin for­zar, con na­tu­ra­li­dad. Y es por eso que me gus­ta.

La ar­qui­tec­tu­ra es una de sus pa­sio­nes. ¿Qué crea­do­res in­flu­yen en su tra­ba­jo?

De Ta­dao An­do apre­cio su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar ma­te­ria­les pe­sa­dos co­mo el ace­ro y el hor­mi­gón en al­go emo­cio­nan­te. De Da­niel Li­bes­kind ad­mi­ro su en­can­to y ele­gan­cia. De Frank Lloyd Wrig­ht, sus edificios sim­ples que en­ca­jan per­fec­ta­men­te en el pai­sa­je, y de Le Cor­bu­sier, su ar­qui­tec­tu­ra pu­ris­ta y el po­der sim­bó­li­co de sus edificios. En­tre los edificios que pre­fie­ro es­tán la Es­ta­ción Cen­tral de Milán, im­pre­sio­nan­te y ma­ra­vi­llo­sa­men­te só­li­da, el Qui­ri­na­le en Ro­ma, los her­mo­sos pa­la­cios que dan a la Pla­ce Ven­dô­me de Pa­rís, el Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum de Lon­dres y el Chrys­ler Buil­ding de Nue­va York. 

“La ins­pi­ra­ción na­ce en cual­quier par­te, pe­ro en mi ofi­ci­na, le­jos de rui­dos y dis­trac­cio­nes, es don­de me re­sul­ta más fá­cil crear”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.