De­cá­lo­go del es­pa­ñol en el si­glo XXI

La glo­ba­li­za­ción ha traí­do un in­te­rés cre­cien­te por el es­pa­ñol y el pe­so del idio ma com­par­ti­do por cer­ca de 600 mi­llo­nes de per­so­nas pron­to ten­drá con­se­cuen­cias di­plo­má­ti­cas, eco­nó­mi­cas y tec­no­ló­gi­cas. Se aca­ba de lan­zar un plan de Es­ta­do pa­ra el apo­yo

ABC - Cultural - - Portada | Una Lengua Global - FER­NAN­DO R. LAFUENTE

1 EL IDIO­MA ES­PA­ÑOL ES UN HE­CHO UNI­VER­SAL. Hay un pa­sa­je de Mons­tes­quieu ad­mi­ra­ble res­pec­to a lo que im­por­ta y a lo que no, a lo esen­cial: Si hay al­go que pue­de fa­vo­re­cer­me a mí pe­ro que crea­rá un pro­ble­ma a mi fa­mi­lia, lo de­jo de la­do. Si hay al­go que pue­de fa­vo­re­cer a mi fa­mi­lia pe­ro va con­tra mi pa­tria, lo de­jo de la­do. Si hay que fa­vo­re­ce a mi pa­tria pe­ro va con­tra Eu­ro­pa, lo de­jo de la­do. Si hay al­go que fa­vo­re­ce a Eu­ro­pa y va con­tra la hu­ma­ni­dad lo de­jo de la­do » . El idio­ma es­pa­ñol es un he­cho uni­ver­sal. Ya no es de una nación o de otra. Es pos­na­cio­nal. Sin cen­tros, ni pe­ri­fe­rias. Li­gar un idio­ma de más de 500 mi­llo­nes de ha­blan­tes ( na­ti­vos o no) a una de­ter­mi­na­da nación es la gra­tui­ta ge­ne­ra­ción de un con­flic­to im­pre­vi­si­ble con to­das las de­más. A na­die, ni si­quie­ra en el Reino Uni­do del pos­tB­re­xit, se le ocu­rre ha­blar y pro­gra­mar el in­glés co­mo al­go pro­pio, por­que dón­de se que­da­ría la po­ten­cia de Ir­lan­da, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Aus­tra­lia, Nue- va Ze­lan­da, Hong-Kong y de­más. 2 DEMOGRAFÍA EN AU­MEN­TO. Has­ta hoy, la demografía del es­pa­ñol ha ido en au­men­to con­si­de­ra­ble, pe­ro tie­ne un te­cho. El ejem­plo es lu­mi­no­so. Ciu­dad de Mé­xi­co (y Mé­xi­co es la ma­yor nación de ha­blan­tes de es­pa­ñol) en 1960 te­nía 46 na­ci­mien­tos por ca­da mil ha­bi­tan­tes; en 2000, ya eran 21 y la ex­pec­ta­ti­va es que pa­ra 2050 sean 11. Es de­cir, ha­cia don­de hay que en­fo­car la pro­gre­sión del es­pa­ñol es a su di­men­sión co­mo se­gun­da len­gua. 3 FO­COS ESEN­CIA­LES. Co­mo se­gun­da len­gua internacional, in­me­dia­ta­men­te des­pués del in­glés, el es­pa­ñol es­tá só­li­da­men­te asen­ta­do, muy por de­lan­te del fran­cés. En el Reino Uni­do es la pri­me­ra len­gua ex­tran­je­ra; en Fran­cia, sin du­da. Bra­sil, uno de los te­rri­to­rios cla­ves pa­ra es­ta ex­pan­sión, gra­cias a la Ley Fe­de­ral n. 11.1615 de 5 de agos­to de 2005, se de­cla­ra el es­pa­ñol co­mo len­gua ex­tran­je­ra en la en­se­ñan­za me­dia. Por tan­to, los es­fuer­zos han de di­ri­gir­se a dos fo­cos esen­cia­les: Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil. 4 LEN­GUA DE PRES­TI­GIO. La asig­na­tu­ra de es­tos pró­xi­mos años más ca­ra a la ex­pan­sión y con­so­li­da­ción del es­pa­ñol co­mo len­gua internacional, que es aho­ra lo que im­por­ta, es su asun­ción co­mo len­gua de pres­ti­gio

en to­do el mun­do. De acuer­do al ex­ce­len­te, por bien do­cu­men­ta­do, in­for­me del Anua­rio del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes, cer­ca del 80% de las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras es­pa­ño­las cree que «el he­cho de que en el mer­ca­do de des­tino se ha­ble en es­pa­ñol pue­de fa­ci­li­tar su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca».

5 ES­PA­ÑOL, AME­RI­CANO. La in­no­va­ción em­pre­sa­rial –la gran deu­da del sec­tor pri­va­do es­pa­ñol e ibe­roa­me­ri­cano con su idio­ma es la po­ca ac­ción, pa­tro­ci­nio y com­pro­mi­so con las di­ver­sas políticas que se han lle­va­do a ca­bo des­de el sec­tor público–, el ca­pi­tal so­cial, los nue­vos so­por­tes tec­no­ló­gi­cos y el apo­yo eco­nó­mi­co de­ci­di­do y ro­tun­do a tal ex­pan­sión se­rá uno de los ca­pí­tu­los de­ci­si­vos de es­te idio­ma es­pa­ñol, ame­ri­cano, del si­glo XXI.

6 FAL­SAS DI­CO­TO­MÍAS. Per­ma­ne­cer, des­de Es­pa­ña, ac­ti­vos a las aler­tas que exi­gen, y ad­vier­ten, que es­te es un ne­go­cio cul­tu­ral, y, por tan­to, po­lí­ti­co, de mu­chas aris­tas y pro­fun­dos abis­mos. La re­cien­te pug­na, que ya se pro­du­ce en de­ter­mi­na­das uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas en­tre lo que lla­man «el es­pa­ñol de Es­pa­ña», co­mo al­go an­ti­guo y con un tin­te co­lo­nial, y «el es­pa­ñol la­tino», más cer­cano al pre­sen­te, es una fal­sa di­co­to­mía que se de­be co­rre­gir. La Real Academia ya lo en­men­dó, pe­ro que­da el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio, el de los ne­go­cios y, so­bre to­do, el po­lí­ti­co y di­plo­má­ti­co. Cla­ro que el es­pa­ñol es una len­gua ame­ri­ca­na. Nue­ve de ca­da diez ha­blan­tes es­tán al otro la­do del Atlán­ti­co. Ig­no­rar es­to des­de aquí se­ría un suicidio, pe­ro eso no ex­clu­ye tra­ba­jar en pro­gra­mas co­mu­nes, in­tere­ses co­mu­nes y di­dác­ti­cas co­mu­nes. Mu­cho de es­to se­ría una ta­rea for­mi­da­ble que de­be­ría eje­cu­tar, al más al­to ni­vel po­lí­ti­co, la Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral Ibe­roa­me­ri­ca­na que or­ga­ni­za las Cum­bres Ibe­roa­me­ri­ca­nas. To­das las na­cio­nes his­pa­noha­blan­tes se jue­gan mu­cho en el em­pe­ño.

7 IN­DUS­TRIAS EDU­CA­TI­VAS Y CUL­TU­RA­LES. Es ne­ce­sa­rio pa­ra que se con­so­li­de el es­pa­ñol co­mo se­gun­da len­gua internacional que se apli­quen políticas di­ri­gi­das a com­pro­me­ter al ma­yor número de ám­bi­tos so­cia­les, eco­nó­mi­cos, edu­ca­ti­vos y cul­tu­ra­les de las na­cio­nes his­pa­noha­blan­tes. Es­ta no es po­lí­ti­ca de un solo país. Hay que mo­vi­li­zar a las cla­ses me­dias emer­gen­tes ibe­roa­me­ri­ca­nas, ha­cer hin­ca­pié en los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les del pe­so de las na­cio­nes que se ex­pre­san en es­pa­ñol, fa­ci­li­tar la ex­pan­sión de las in­dus­trias edu­ca­ti­vas y cul­tu­ra­les, co­mo el li­bro, el au­dio­vi­sual, el arte o la mú­si­ca, ade­más de to­do el en­tra­ma­do de in­dus­trias del en­tre­te­ni­mien­to en es­pa­ñol.

8 UN AC­TI­VO LA­BO­RAL. Al­can­zar una ima­gen an­te el mun­do que mues­tre có­mo el co­no­ci­mien­to del es­pa­ñol, pa­ra los no na­ti­vos, es un ac­ti­vo for­mi­da­ble en la fa­ci­li­dad pa­ra en­con­trar em­pleo, en la rea­li­za­ción de ne­go­cios, en la pro­mo­ción y re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal, en el in­ter­cam­bio de bie­nes.

9 SIN RE­MIL­GOS NI COM­PLE­JOS. Com­ba­tir con el pe­so in­sos­la­ya­ble de los he­chos his­tó­ri­cos y el le­ga­do cul­tu­ral co­mún la des­ca­li­fi­ca­ción de tal he­ren­cia. Po­cas na­cio­nes eu­ro­peas pue­den ex­hi­bir tal le­ga­do, tal vez só­lo el Reino Uni­do. La pro­yec­ción atlántica es el ca­pí­tu­lo esen­cial. Y el mo­men­to cla­ve es el mo­men­to his­tó­ri­co en que las jó­ve­nes re­pú­bli­cas ame­ri­ca­nas, ya li­bres de la pre­sen­cia es­pa­ño­la, deciden de ma­ne­ra uná­ni­me que el es­pa­ñol sea la len­gua ofi­cial de sus re­cién na­ci­das na­cio­nes. Es­te es un le­ga­do al que se de­be ha­cer ho­nor, aquí y allí, sin te­mo­res, ni re­mil­gos, ni fal­sa cul­pa­bi­li­da­des. El es­pe­jo, de nue­vo, es el Reino Uni­do, or­gu­llo­so de ha­ber ex­pan­di­do su idio­ma a otros con­ti­nen­tes y, al tiem­po, sa­bio al no tra­tar de mo­no­po­li­zar­lo. Ejem­plar.

10 EL TE­RRI­TO­RIO DE LA MAN­CHA. El es­pa­ñol del si­glo XXI es un idio­ma glo­bal. En­tre 2000 y 2016 cre­ció un 1.424% en In­ter­net, es la se­gun­da len­gua en Fa­ce­book y Twit­ter (en es­te so­por­te es se­gun­da len­gua en ciu­da­des co­mo Lon­dres y Nue­va York, en fin), re­pre­sen­ta el 7,8% de la po­bla­ción mun­dial; en 2050 al­can­za­rá la ci­fra de 754 mi­llo­nes de ha­blan­tes; cer­ca de 43 mi­llo­nes lo ha­blan en Es­ta­dos Uni­dos y en su­ma con­cien­zu­da (ela­bo­ra­da por el ci­ta­do y re­cien­te Anua­rio del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes) son 572 mi­llo­nes de ha­blan­tes, al su­mar los 477 na­ti­vos ac­tua­les y los usua­rios po­ten­cia­les co­mo se­gun­da o len­gua ex­tran­je­ra. Cla­ro que es­tas ci­fras, es­te po­ten­cial, es­te te­rri­to­rio, lla­ma­do por Car­los Fuen­tes « el te­rri­to­rio de La Man­cha», que se ex­pan­de y se mul­ti­pli­ca, ge­ne­ra una cier­to «mie­do es­cé­ni­co» en­tre di­ver­sos, dis­tin­tos y dis­tan­tes sec­to­res de la Ad­mi­nis­tra­ción ( sub­ra­ye­mos el tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio, y en so­li­ta­rio, del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes des­de ha­ce más de un cuar­to de si­glo), el sec­tor pri­va­do y to­dos los po­si­bles es­ce­na­rios que po­drían co­la­bo­rar en es­ta in­men­sa em­pre­sa co­mún. Es­te es el re­to. Ya es­tán to­dos re­tra­ta­dos y no ha­brá lu­gar pa­ra ex­cu­sas.

LA ASIG­NA­TU­RA DE ES­TOS PRÓ­XI­MOS AÑOS ES SU ASUN­CIÓN CO­MO LEN­GUA DE PRES­TI­GIO EN TO­DO EL MUN­DO

Fe­ria de Gua­da­la­ja­ra en Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.