Adiós a Ma­ría João Pi­res

La gran pia­nis­ta se re­ti­ra. Nos que­dan sus gra­ba­cio­nes

ABC - Cultural - - Opinión - AN­DRES AMORÓS

Es­te miér­co­les pen­sá­ba­mos de­lei­tar­nos, una vez más, es­cu­chan­do a Ma­ría João Pi­res: es­ta­ba anun­cia­da en el Au­di­to­rio Na­cio­nal, pa­ra to­car el con­cier­to pa­ra piano de Schu­mann. Nues­tro go­zo en un po­zo: la pia­nis­ta ha anun­cia­do que ya se ha re­ti­ra­do de­fi­ni­ti­va­men­te.

Un ví­deo su­yo ha te­ni­do mi­les de vi­si­tas: to­ca en Vie­na, con la or­ques­ta de la Con­cert­ge­bouw, di­ri­gi­da por Ric­car­do Chailly (co­mo es un con­cier­to in­for­mal, él lle­va una toa­lla al cue­llo). Ini­cia la or­ques­ta los acor­des de un con­cier­to de Mo­zart y la pia­nis­ta, de­ses­pe­ra­da, se cu­bre la ca­ra con las ma­nos: le di­ce al di­rec­tor que ella se ha equi­vo­ca­do, ha pre­pa­ra­do… otro con­cier­to de Mo­zart. Chailly la ani­ma, mien­tras si­gue to­can­do la or­ques­ta: «Pue­des ha­cer­lo. Es­te con­cier­to ya lo has to­ca­do la pa­sa­da tem­po­ra­da». En los tres mi­nu­tos que du­ra la in­tro­duc­ción, ella du­da, es­bo­za un ges­to de an­gus­tia, se aca­ri­cia la bar­bi­lla. Lle­ga, al fin, el mo­men­to de la so­lis­ta… y ella co­mien­za a to­car, tan ma­ra­vi­llo­sa­men­te co­mo siem­pre. Así, has­ta el fi­nal: una in­ter­pre­ta­ción im­pe­ca­ble.

No son los alar­des lo ca­rac­te­rís­ti­co de la Pi­res, to­do lo con­tra­rio. Evi­ta cual­quier atis­bo de tea­tra­li­dad. Bus­ca la sen­ci­llez, la hon­du­ra, un so­ni­do que sea «más adap­ta­do a la na­tu­ra­le­za de la mú­si­ca». Con­si­de­ra que la mú­si­ca es «un len­gua­je es­pi­ri­tual», un ins­tru­men­to pa­ra me­jo­rar el mun­do.

Tie­ne ya 77 años: em­pe­zó a to­car a los 3. Mi­de ape­nas 1’60, sus ma­nos son di­mi­nu­tas. Lo­gró con­ver­tir en best-se­llers los Noc­tur­nos de Cho­pin, los Im­prom­ptus de Schu­bert. Siem­pre ha si­do una re­bel­de. De­jó la Deuts­che, la com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca más im­por­tan­te, por­que, en un dis­co, una ar­tis­ta apa­re­cía en una ac­ti­tud que le pa­re­ció aje­na a la mú­si­ca. Fra­ca­só en su in­ten­to pe­da­gó­gi­co y se fue de Por­tu­gal. Sue­le to­car con una es­pe­cie de tú­ni­ca, co­mo una tí­mi­da hippy que se ha he­cho ma­yor. Pe­ro se acer­ca al piano y lo­gra al­go ad­mi­ra­ble: «En­cien­do lu­ces», ha di­cho. Esas lu­ces nos se­gui­rán ilu­mi­nan­do, en las gra­ba­cio­nes de Ma­ría João Pi­res.

No ha­ce alar­des. Evi­ta cual­quier atis­bo de tea­tra­li­dad. Bus­ca la sen­ci­llez, la hon­du­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.