«LA MÚ­SI­CA CLÁ­SI­CA YA NO NE­CE­SI­TA DI­REC­TO­RES DICTATORIALES»

El di­rec­tor de or­ques­ta gra­na­dino, gra­na­dino el más pro­me­te­dor hoy de en­tre las ba­tu­tas es­pa­ño­las, ha­bla de su vi­sión de la mú­si­ca co­mo un tra­ba­jo en equi­po al ser­vi­cio de la so­cie­dad

ABC - Cultural - - Portada - STE­FANO RUSSOMANNO

Pa­blo He­ras-Ca­sa­do es­tá acos­tum­bra­do a que­mar eta­pas. Ti­tu­lar de la Or­ques­ta de St. Lu­ke y Prin­ci­pal Di­rec­tor In­vi­ta­do del Tea­tro Real, es­te año se es­tre­na co­mo di­rec­tor del Fes­ti­val de Gra­na­da. Su com­pro­mi­so más in­me­dia­to es el ora­to­rio Elías, de Men­dels­sohn, que di­ri­gi­rá el pró­xi­mo 8 de abril en Ma­drid den­tro de una gi­ra eu­ro­pea al man­do de la Or­ques­ta Ba­rro­ca de Fri­bur­go. Aún re­cien­te es la pu­bli­ca­ción de sus úl­ti­mos dis­cos pa­ra el se­llo Har­mo­nia Mun­di, el pri­me­ro de­di­ca­do a Bar­tók y el otro a Mon­te­ver­di, co­mo mues­tra de su eclec­ti­cis­mo. –Es­te es su pri­mer año co­mo di­rec­tor del Fes­ti­val de Gra­na­da. Pa­ra un gra­na­dino co­mo us­ted de­be te­ner unos sig­ni­fi­ca­dos aña­di­dos. –Des­de lue­go. Gra­na­da es mi ho­gar, la tie­rra don­de ten­go mis raí­ces y a la que siem­pre vuel­vo. Tu­ve la suer­te de cre­cer con la re­fe­ren­cia de un fes­ti­val por el que pa­sa­ban los gran­des ar­tis­tas y que era una gran ce­le­bra­ción de mú­si­ca cuan­do en Gra­na­da ca­si ni ha­bía or­ques­ta, tem­po­ra­da de ópera o de con­cier­tos. –¿Sus prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos al fren­te del cer­ta­men?

– No ca­be du­da de que por el Fes­ti­val de Gra­na­da han pa­sa­do los gran­des ar­tis­tas de los úl­ti­mos se­ten­ta años y que van a se­guir ha­cién­do­lo. Mi ob­se­sión es que el nom­bre del fes­ti­val ten­ga ma­yor di­fu­sión in­ter­na­cio­nal. Ten­go con­tac­tos con ar­tis­tas de mu­chos paí­ses y aún hay co­le­gas que no lo co- no­cen. Hay mu­cho tra­ba­jo que ha­cer pa­ra con­ver­tir el fes­ti­val en un si­tio al que to­do el mun­do quie­ra ir. –La pro­gra­ma­ción de es­te año con­ce­de un lu­gar pre­fe­ren­te a De­bussy en el cen­te­na­rio de su muer­te. – De­bussy tu­vo una re­la­ción muy especial con es­ta ciu­dad, le de­di­có al­gu­nas com­po­si­cio­nes­nes ppe­se a que no la vi­si­tó nun­ca. nunc Gra­na­da era pa­ra él un cru­cecr en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te, cide una mez­cla de fol­clo­re folcl y orien­ta­lis­mo, en­sue­ño sue y so­fis­ti­ca­ción. –¿QuéQ re­pre­sen­ta pa­ra us­ted De­bussy? –UnoU de los pri­me­ros mú­si­cos­sic de la mo­der­ni­dad. De­buss­yDe en­san­cha las fron­te­ras­fro de la mú­si­ca co­mo­co na­die lo ha­bía he­cho;ch con­si­gue unos efec­tos­to de or­ques­ta­ción y una­su tex­tu­ras que no se co­no­cían.c He di­ri­gi­do prác­ti­ca­men­tep to­da su mú­si­cam or­ques­tal y aún mem doy cuen­ta de que no es una mú­si­ca có­mo­da: po­ne en aprie­to in­clu­so a las gran­des or­ques­tas. –¿Por qué hoy en día no hay fi­gu­ras com­pa­ra­bles con las de un Tos­ca­ni­ni, un Furt­wän­gler o un Ka­ra­jan? In­clu­so di­rec­to­res con­sa­gra­dos co­mo Si­mon Rattle pa­re­cen más «te­rre­na­les». ¿Fal­tan las gran­des per­so­na­li­da­des o es un signo de los tiem­pos? –Creo que la mú­si­ca ya no ne­ce­si­ta es­te ti­po de fi­gu­ra. An­tes, el di­rec­tor era vis­to co­mo una pro­lon­ga­ción del ar­tis­ta ro­mán­ti­co, una mez­cla de hé­roe y mís­ti­co co­nec­ta­do con otro ti­po de di­men­sión. El mi­to del di­rec­tor a lo lar­go del si­glo XX re­fle­ja­ba, ade­más, una ma­ne­ra muy je­rar­qui­za­da de en­ten­der la so­cie­dad, a ve­ces en un sen­ti­do ca­si dic­ta­to­rial. Es­to hoy no es po­si­ble. Si la mú­si­ca clá­si­ca tra­ta­se de re­cu­pe­rar es­ta fi­gu­ra fren­te a los mú­si­cos y al pú­bli­co, iría en con­tra de los tiem­pos. Lo que hay que ha­cer es to­do lo con­tra­rio. Co­mo di­rec­to­res de­be­mos co­rres­pon­der a nues­tro pre­sen­te. –Pe­ro, ¿no le ha ocu­rri­do al­gu­na vez de te­ner que do­mar una or­ques­ta y de­cir: «Se­ño­res, aquí de­ci­do yo»? – Cla­ro que sí. Es ob­vio que co­mo di­rec­tor tie­nes que asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des y co­ger las rien­das. Hay que ser de­ci­di­do y te­ner au­to­ri­dad, pe­ro es­to no en­tra en con­flic­to con el he­cho de en­ten­der tu la­bor con la or­ques­ta co­mo un tra­ba­jo en equi­po, en so­cie­dad, con un tra­to de igual a igual. –No le veo muy ami­go de las gran­des tra­di­cio­nes in­ter­pre­ta­ti­vas. –Exis­ten tra­di­cio­nes fal­sas y erró­neas por mu­cho que es­tén en los oí­dos del pú­bli­co o en las cos­tum­bres de los in­tér­pre­tes. An­te cual­quier par­ti­tu­ra, tra­to de co­men­zar des­de el tex­to co­mo si par­tie­ra de ce­ro. Pa­ra mí, el tex­to es la esen­cia de la obra. Des­de lue­go hay que es­tar in­for­ma­do del con­tex­to, del es­ti­lo y de la épo­ca de ca­da au­tor, pe­ro la fuen­te pri­ma­ria siem­pre es el tex­to. –Su Men­dels­sohn y su Schu­bert, por po­ner unos ejem­plos, sue­nan muy ale­ja­dos del en­fo­que tra­di­cio­nal. Tie­nen con­tras­tes muy acu­sa­dos, enér­gi­cos, in­clu­so vio­len­tos. –El ar­te que nos ha lle­ga­do es el ar­te de los ge­nios, de los in­con­for­mis­tas, de los que han ro­to re­glas. Ca­da gran au­tor ha in­ten­ta­do abrir nue­vos ho­ri­zon­tes, ha­cer una mú­si­ca sor­pren­den­te que fue­ra de su tiem­po y que a la vez apor­ta­ra otras ideas. Es im­por­tan­te que el pú­bli­co res­pi­re en ca­da obra es­ta di­men­sión de no­ve­dad, de mo­der­ni­dad, de lí­mi­te. –Le gus­tan los ex­tre­mos. –Creo en los ex­tre­mos. Pa­ra mí, el pun­to me­dio só­lo es una pre­pa­ra­ción pa­ra un ex­tre­mo, en un sen­ti­do o en otro. La mú­si­ca es, en mi opinión, una di­ná­mi­ca de ten­sión y dis­ten­sión, un pro­ce­so dra­má­ti­co, emo­cio­nal. Creo en los con­tras­tes de es­te ti­po y me gus­ta que la mú­si­ca lle­gue al oyen­te de esa ma­ne­ra. –Pa­ra obras ex­tre­mas, la que di­ri­gi­rá en ma­yo en el Tea­tro Real: « Die Sol­da­ten » , de Bernd-Alois Zim­mer­mann. – Die Sol­da­ten es una par­ti­tu­ra cum­bre de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Es muy im­por­tan­te que el Tea­tro Real ha­ya de­ci­di­do es­tre­nar­la en Es­pa­ña por­que es una obra ne­ce­sa­ria pa­ra dar una vi­sión del ar­te y de la so­cie­dad que nos ha lle­ga­do has­ta aho­ra. Su mú­si­ca es muy di­rec­ta, con­tun­den­te, vio­len­ta. Pa­ra mí, hay un pa­ra­le­lis­mo cla­ro con el Woz­zeck de Berg: las dos obras re­pre­sen­tan al ser hu­mano en sus as­pec­tos más ba­jos, con una atro­ci­dad y un tono des­car­na­do úni­cos. –¿No te­me el re­cha­zo del pú­bli­co del Real a las pro­pues­tas con­tem­po­rá­neas? –Es­toy con­ven­ci­do de que, si pre­sen­tas la obra en las me­jo­res con­di­cio­nes, se ge­ne­ra una ten­sión que, aun­que no se en­tien­da, lle­ga al oyen­te y pro­du­ce un re­sul­ta­do es­té­ti­co. Ocu­rre con to­do el buen ar­te con­tem­po­rá­neo: los con­cep­tos que hay de­trás pue­de que no se com­pren­dan in­te­lec­tual­men­te, pe­ro lle­gan. –¿Sus di­rec­to­res pre­fe­ri­dos? –He te­ni­do siem­pre la ten­den­cia a fi­jar­me en mu­chas fi­gu­ras y en mu­chas op­cio­nes pa­ra cons­truir mi cri­te­rio. Nun­ca he te­ni­do un pro­fe­sor que me ha­ya guia­do du­ran­te mu­chos años ni un re­fe­ren­te úni­co. He com­bi­na­do las apor­ta­cio­nes de mu­chos ar­tis­tas a los que ad­mi­ro. Mi pri­mer pro­fe­sor, Harry Ch­ris­top­hers, y el úl­ti­mo, Pie­rre Bou­lez, han te­ni­do una gran im­por­tan­cia pa­ra mí. Pe­ro tam­bién di­rec­to­res co­mo Da­niel Ba­ren­boim, Si­mon Rattle, Clau­dio Ab­ba­do, John Eliot Gar­di­ner o Ni­ko­laus Har­non­court. –¿Qué do­tes se re­quie­ren pa­ra lle­var ade­lan­te una ca­rre­ra co­mo la su­ya? –Aun­que sue­ne muy ob­vio, tie­nes que amar pro­fun­da­men­te lo que ha­ces. No pue­des ol­vi­dar en nin­gún mo­men­to por qué es­tás ha­cien­do es­to, tu gra­do de com­pro­mi­so con la mú­si­ca y con la so­cie­dad, qué es lo que quie­res co­mu­ni­car. De otra ma­ne­ra, se te ha­ce di­fí­cil lle­var un rit­mo y una vi­da así. –Pe­ro con la pa­sión no bas­ta. –Tie­nes que ser una per­so­na dis­ci­pli­na­da, te­ner re­si­lien­cia, fle­xi­bi­li­dad y ge­ne­ro­si­dad. No pue­des pen­sar que to­do va en una so­la di­rec­ción –de ti ha­cia los de­más–, tie­nes que es­tar abier­to a ne­go­ciar y a apren­der, so­bre to­do cuan­do tra­ba­jas con ar­tis­tas y con­jun­tos de pri­me­ra fi­la. Creo que en es­te sen­ti­do ten­go una ac­ti­tud sa­lu­da­ble. Y tam­bién es im­pres­cin­di­ble una au­to­exi­gen­cia sin lí­mi­tes: es la úni­ca ma­ne­ra de me­jo­rar. –¿Cuá­les son los pro­ble­mas de la mú­si­ca en Es­pa­ña? – El pro­ble­ma prin­ci­pal es la edu­ca­ción. La edu­ca­ción mu­si­cal aquí es­tá per­dien­do pre­sen­cia. Y no se tra­ta sim­ple­men­te de edu­car en el gus­to mu­si­cal o de apren­der no­cio­nes de his­to­ria de la mú­si­ca. Hay mu­chas más co­sas. La mú­si­ca es una edu­ca­ción en sen­si­bi­li­dad, en va­lo­res, en cul­tu­ra de la es­cu­cha, del diá­lo­go y de la dis­ci­pli­na. Por eso el ar­te de­be­ría es­tar pre­sen­te en to­das las es­cue­las y en to­dos los gra­dos de en­se­ñan­za. Pien­so que des­de las ins­ti­tu­cio­nes no se es­tá dan­do un apo­yo en es­te sen­ti­do.

An­te cual­quier par­ti­tu­ra, sea an­ti­gua o con­tem­po­rá­nea, co­mien­zo des­de el tex­to co­mo si par­tie­ra de ce­ro» Me gus­ta que la mú­si­ca, que es un fe­nó­meno dra­má­ti­co, lle­gue al pú­bli­co de una ma­ne­ra emo­cio­nal» El pro­ble­ma prin­ci­pal en Es­pa­ña con la mú­si­ca es la edu­ca­ción, que es­tá per­dien­do pre­sen­cia» Con­ci­bo mi la­bor de di­rec­tor de or­ques­ta co­mo un tra­ba­jo en equi­po, en so­cie­dad, con un tra­to de igual a igual»

Pa­blo He­ra­sCa­sa­do (1977), ac­tual di­rec­tor del Fes­ti­val de Mú­si­ca de Gra­na­da CARLOS ÁÁLVAREZ

AL­FRE­DO AGUI­LAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.