SER­GE GRUZINSKI

An­te la quie­bra de las his­to­rias na­cio­na­les, es la ho­ra de una his­to­ria glo­bal. El his­to­ria­dor fran­cés Ser­ge Gruzinski, que inau­gu­ró en Va­lla­do­lid el Con­gre­so so­bre el via­je de Ma­ga­lla­nes y El­cano, de­fien­de la im­por­tan­cia de la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca en el é

ABC - Cultural - - Portada - JE­SÚS G. CALERO

El emi­nen­te in­ves­ti­ga­dor fran­cés ani­ma a los his­to­ria­do­res es­pa­ño­les a reivin­di­car el pa­sa­do de nues­tra na­ción

Ser­ge Gruzinski (Tour­coing, Fran­cia, 1949) es, tal vez, el his­to­ria­dor que me­jor ha for­mu­la­do, des­de la pers­pec­ti­va glo­bal, la apor­ta­ción es­pa­ño­la y por­tu­gue­sa al mun­do mo­derno. Sus obras Las cua­tro par­tes del mun­do. His­to­ria de una mun­dia­li­za­ción y La gue­rra de las imá­ge­nes. De Cris­tó­bal Co­lón a Bla­de Run­ner, am­bas edi­ta­das por el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, po­nen en su lu­gar las fa­ke news de la le­yen­da ne­gra y per­mi­ten com­pren­der el pa­pel esen­cial de la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca en la his­to­ria del pro­gre­so y la en­tra­da en el mun­do mo­derno. Dic­tó la lec­ción inau­gu­ral del Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de­di­ca­do al via­je de Ma­ga­lla­nes y El­cano en Va­lla­do­lid. Son­rien­te y afa­ble, po­ne a los es­pa­ño­les fren­te a la pa­ra­do­ja de un pa­sa­do gran­dio­so que no de­fen­de­mos, en­ca­de­na­dos co­mo es­ta­mos a las fal­se­da­des de la le­yen­da ne­gra. – ¿Cuá­les son las cau­sas de que no se ha­ya da­do la im­por­tan­cia que de­bía dar­se a la con­tri­bu­ción de Es­pa­ña y Por­tu­gal a la his­to­ria del pro­gre­so? –No quie­ro ha­blar con­tra Es­pa­ña, pe­ro hay va­rias ex­pli­ca­cio­nes. Por una par­te, du­ran­te el fran­quis­mo us­te­des vi­vie­ron una exal­ta­ción de la gran­de­za es­pa­ño­la y aún aso­cian la ex­pan­sión y los des­cu­bri­mien­tos con el fran­quis­mo. En 1975 yo es­ta­ba en Se­vi­lla y sé que aque­llo aca­bó con la muer­te de Fran­co, pe­ro lo que le su­ce­dió fue un va­cío. De­ci­die­ron us­te­des que era me­jor no ha­blar de to­do aque­llo. Ade­más, hay un gra­ve pro­ble­ma en su país, que es el re­plie­gue so­bre de las pro­vin- cias. En vez de ver Es­pa­ña co­mo la puer­ta de Amé­ri­ca La­ti­na y un país que ha­bla un idio­ma uni­ver­sal –ese ya no es el ca­so de mi idio­ma, el fran­cés–, pa­san a con­si­de­rar que el cen­tro del mun­do es An­da­lu­cía, Ca­ta­lu­ña o el País Vas­co… Una frag­men­ta­ción in­creí­ble. Con esa si­tua­ción ¿có­mo pen­sar el pa­pel de Es­pa­ña en el mun­do? – So­mos úni­cos des­tru­yen­do lo me­jor que te­ne­mos… –Ha­ce 20 años, en un cur­so en Barcelona, me di­je­ron: «Te­ne­mos tra­duc­to­res, aquí pue­de ha­blar en fran­cés». In­sis­tí en ha­blar en cas­te­llano y se in­dig­na­ban: «¿Por qué?» Y lo mis­mo me pa­só en Va­len­cia. Y les di­je: «Es que yo ha­blo es­pa­ñol, pe­ro no de aquí, de Mé­xi­co» (ri­sas). De­be­ría ser un or­gu­llo, yo en­se­ño en Nue­va York y allí el 35% de la gen­te ha­bla es­pa­ñol. – Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en nues­tro la­be­rin­to. –Pa­sa igual en Ita­lia, don­de la se­pa­ra­ción en­tre nor­te y sur es ca­da vez ma­yor. En Bél­gi­ca tam­bién. Y es­to nos lle­va a una ter­ce­ra ex­pli­ca­ción: la re­sis­ten­cia a la mun­dia­li­za­ción des­de ba­ses lo­ca­les, Barcelona, Am­be­res, Mi­lán o Lom­bar­día. – ¿He­mos su­pe­ra­do las fron­te­ras de la na­ción pa­ra na­da? –El pro­ble­ma es que los ca­ta­la­nes no se dan cuen­ta de que el po­der ya no es­tá en Ma­drid. Pa­ra mí, fran­cés, co­mo pa­ra ellos o us­te­des, es­tá en Bru­se­las. No ayu­da na­da se­pa­rar­se. – Eu­ro­pa ha mo­der­ni­za­do Es­pa­ña pe­ro no ha ayu­da­do a re­sol­ver es­te con­flic­to. –Es que pa­ra mos­trar su ad­he­sión a Eu­ro­pa los es­pa­ño­les asu­mie­ron en par­te la le­yen­da ne- gra. Una in­ca­pa­ci­dad de de­cir, «co­mo ibé­ri­cos, nues­tra con­tri­bu­ción a la his­to­ria eu­ro­pea ha si­do fun­da­men­tal: Amé­ri­ca, la cir­cun­na­ve­ga­ción glo­bal…» Creo que vie­ron que la le­yen­da ne­gra se­guía con fuer­za en Eu­ro­pa y no tu­vie­ron la ener­gía pa­ra vol­ver a en­fren­tar­se a la idea del ge­no­ci­dio in­dí­ge­na. – De­bo dar­le la ra­zón. Y ahí si­gue, vi­gen­te, ca­da 12 de oc­tu­bre, in­clu­so en­tre nues­tros po­lí­ti­cos, so­bre to­do de iz­quier­da. Lo cu­rio­so es que so­lo que­dan in­dios en Amé­ri­ca don­de hu­bo es­pa­ño­les, Nor­tea­mé­ri­ca in­clui­da. Es un he­cho, pe­ro no se acep­ta. Es más fá­cil cul­par­nos del ge­no­ci­dio. –To­tal­men­te de acuer­do. Vi­vo en Nue­va York. Hay no­ches en las que vuel­vo del tea­tro y en el me­tro es­cu­cho indígenas que ha­blan en nauatl, que yo he es-

tu­dia­do y tam­bién en­tien­do. Van a tra­ba­jar a esas ho­ras, no so­lo son me­xi­ca­nos, pe­ro en­tre ellos no ha­blan es­pa­ñol, ha­blan nauatl. Así que es exac­ta­men­te co­mo us­ted di­ce. Pe­ro es pro­ble­ma de us­te­des, no lo va a re­sol­ver un fran­cés. – ¿No cree que en es­to Eu­ro­pa pue­da ayu­dar­nos? –So­mos to­dos adul­tos. Si us­te­des no son ca­pa­ces de de­cir: «no­so­tros so­mos es­to, hi­ci­mos eso y eso», si los es­pa­ño­les no lu­chan por dar a co­no­cer su his­to­ria, ni Eu­ro­pa ni na­die va a ayu­dar­les. Eu­ro­pa es una he­ge­mo­nía fran­co-ger­ma­na. Así fun­cio­na­ba y con­ti­núa fun­cio­nan­do, aun­que a ve­ces fun­cio­ne mal. Pen­sar en una igual­dad es ilu­so. Lo la­men­to mu­cho. Les pa­sa igual a Ita­lia y a los de­más. So­lo el tra­ba­jo de us­te­des les per­mi­ti­rá ser re­co­no­ci­dos. No es­pe­ren que cam­bien los eu­ro- peos, es una re­la­ción de per­sua­sión, o me­jor de fuer­za, aun­que pa­cí­fi­ca. – El con­flic­to ca­ta­lán ha des­per­ta­do al es­pa­ñol de su per­fil ba­jo. Las ban­de­ras en los bal­co­nes, el himno en un con­cier­to pop… Ya no es­ta­mos de acuer­do con que se aso­cie la reivin­di­ca­ción de nues­tra his­to­ria con el dic­ta­dor. –El pa­sa­do es al­go que tie­ne que ser cons­trui­do. Los his­to­ria­do­res de su país tie­nen que ayu­dar a cons­truir el pa­sa­do co­mún, pen­sar­lo. Tie­nen po­bla- ción in­mi­gran­te de Amé­ri­ca y del Ma­greb y to­do eso de­ben te­ner­lo en cuen­ta. – So­lo ese de­ta­lle anu­la la gas­ta­da re­tó­ri­ca del fran­quis­mo. –Un pro­fe­sor de Mur­cia me de­cía que tie­ne en su cla­se un ter­cio de cris­tia­nos viejos, un ter­cio de in­mi­gran­tes ecua­to­ria­nos y otro ter­cio de in­mi­gran­tes ma­gre­bíes. El desafío es qué his­to­ria po­de­mos en­se­ñar­les, có­mo les ha­bla­mos de la re­con­quis­ta y la caí­da de Gra­na­da, o de la con­quis­ta de Amé­ri­ca. Es una si­tua­ción que exis­te ya en to­dos los paí­ses eu­ro­peos. – En­ton­ces, ¿la res­pues­ta es la his­to­ria glo­bal? –De­be­mos re­pen­sar la his­to­ria de Fran­cia, de Es­pa­ña, en fun­ción de es­tos gru­pos. Si los ecua­to­ria­nos son par­te de la his­to­ria de tu país, y los mu­sul­ma­nes tam­bién du­ran­te ocho si­glos, ve­re­mos la di­fi­cul­tad de pen­sar una me­mo­ria en la que ha­ya lu­gar pa­ra los cris­tia­nos viejos y pa­ra es­tos gru­pos que vie­nen a tra­ba­jar. Es to­tal­men­te fac­ti­ble pe­ro re­quie­re mu­cho tra­ba­jo del his­to­ria­dor. – ¿Có­mo es en Fran­cia? –Soy fla­men­co, de la fron­te­ra nor­te. Allí te­ne­mos un 70% de mu­sul­ma­nes en las cla­ses. Es im­po­si­ble ha­blar de la co­lo­ni­za­ción fran­ce­sa, se en­fa­da­rían y des­tro­za­rían el mo­bi­lia­rio. ¿Có­mo cons­truir una me­mo­ria fran­ce­sa y eu­ro­pea en la que pue­da en­trar es­ta gen­te? – Pa­ra mí el ti­tu­lar de su con­fe­ren­cia fue: «O cons­trui­mos la me­mo­ria eu­ro­pea o lle­ga­mos al fi­nal de nues­tra épo­ca». –Los me­xi­ca­nos di­rían: «O nos chin­ga­mos» (ri­sas). – Efec­ti­va­men­te. –Es­toy con­ven­ci­do por­que lo veo en mi so­cie­dad. Vie­nen de Asia, del Ca­ri­be, de Áfri­ca. Es res­pon­sa­bi­li­dad de los his­to­ria­do­res otro ti­po de dis­cur­so. – ¿Cuál es la ba­se de esa nue­va his­to­ria eu­ro­pea pa­ra que no aca­be sien­do una me­mo­ria cen­su­ra­da pa­ra evi­tar que los gru­pos se mo­les­ten? –La ex­pe­rien­cia en Fran­cia me di­ce que de­be­mos par­tir de la reali­dad lo­cal. No po­de­mos crear de ba­se una me­mo­ria na­cio­nal vá­li­da pa­ra to­do el te­rri­to­rio. Mi tie­rra del nor­te per­te­ne­cía a Carlos V y has­ta el XVII Li­lle es una ciu­dad es­pa­ño­la. Hoy es fran­ce­sa, pe­ro has­ta la con­quis­ta de Luis XIV era es­pa­ño­la. De­be­mos asu­mir la mul­ti­pli­ci­dad de es­tas me­mo­rias. Es la di­fi­cul­tad. So­mos fran­ce­ses, pe­ro an­tes fui­mos es­pa­ño­les, y en la épo­ca de Carlos V, la de la Vuel­ta al Mun­do, éra­mos del mis­mo im­pe­rio que Mé­xi­co, Ná­po­les y Va­lla­do­lid. De­be­mos re­co­nec­tar pa­sa­dos. – ¿La cons­truc­ción de una his­to­ria glo­bal nos exi­ge glo­ba­li­zar­nos per­so­nal­men­te? –Sí. Y el me­jor ar­gu­men­to es la ur­gen­cia ab­so­lu­ta. La úni­ca op­ción que nos que­da es Eu­ro­pa. Y edu­car pa­ra la mo­vi­li­dad de una ge­ne­ra­ción que ten­drá que bus­car tra­ba­jo en otros paíes. ¡No te­ne­mos po­si­bi­li­dad de es­co­ger si ha­cer his­to­ria glo­bal o no! Ima­gi­ne que a us­ted le di­cen que de­be de­jar de cu­brir his­to­rias de via­jes y nau­fra­gios y va a in­for­mar de Chi­na... – Me­nos mal que los jun­cos tam­bién se hun­dían (ri­sas). La cu­rio­si­dad es lo que nos sal­va­rá en­ton­ces… –Sí, for­zo­sa­men­te, fren­te a la di­fi­cul­tad del em­pleo, de­be­mos de edu­car pa­ra la mo­vi­li­dad, fí­si­ca, in­te­lec­tual. – ¿Es una ma­ne­ra nue­va de en­ten­der la ciu­da­da­nía? –Nue­va o an­ti­gua. Pa­ra vol­ver al si­glo XVI, al mun­do ibé­ri­co, la mo­vi­li­dad de es­ta gen­te es in­creí­ble. Los es­pa­ño­les mo­der­nos son los del si­glo XVI, mu­cho más que los de hoy. No les da­ba mie­do ir­se a otra par­te del mun­do. Los es­pa­ño­les tie­nen mu­cha suer­te por­que la glo­ba­li­za­ción em­pe­zó jus­ta­men­te en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca. Fue pen­sa­da aquí. Tie­nen un ac­ce­so pri­vi­le­gia­do a los ini­cios.

Es­pa­ño­les mo­der­nos eran los del XVI, mu­cho más que los de hoy. No les da­ba mie­do ir­se a otra par­te del mun­do»

Los his­to­ria­do­res de su país tie­nen que ayu­dar a cons­truir el pa­sa­do co­mún, pen­sar­lo, in­cluir a los in­mi­gran­tes»

FRAN­CIS­CO JA­VIER DE LAS HE­RAS

Fer­nan­do de Ma­ga­lla­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.