MA­GA­LLA­NES, VIO­LEN­CIA, CIEN­CIA Y MO­DER­NI­DAD

ABC - Cultural - - Historia - J. CAÑIZARES-ES­GUE­RRA

En 1520, cien­tos de es­cla­vos indígenas des­ar­ma­ron la flo­ta de An­to­nio Ni­ño en el Ca­ri­be y, usan­do ma­de­ras de ár­bo­les tro­pi­ca­les que no re­que­rían ser tra­ta­dos con brea de pino, la rear­ma­ron en el Pa­cí­fi­co. Des­de que Bal­boa «des­cu­brió» el Mar del Sur, do­ce­nas de bar­cos se cons­tru­ye­ron en nue­vos as­ti­lle­ros con nue­vos ma­te­ria­les bo­tá­ni­cos. En el mis­mo año que la ex­pe­di­ción de Ni­ño se aden­tró en el Pa­cí­fi­co pa­ra per­der­se, Ma­ga­lla­nes mue­re en Fi­li­pi­nas. So­bre­vi­vien­tes a car­go de Se­bas­tian el Cano re­gre­sa­ron a Es­pa­ña en la na­ve Vic­to­ria, otros a car­go de Gon­za­lo Gó­mez de Espinoza en la na­ve Tri­ni­dad to­ma­ron car­ga­men­tos de cla­vo en Pa­na­má. La ma­yo­ría de tri­pu­la­ción de Go­mez mu­rió en el fa­lli­do in­ten­to y Gó­mez vol­vió a In­do­ne­sia a pu­drir­se en cel­das por­tu­gue­sas. La his­to­ria del Pa­cí­fi­co es la his­to­ria de la cien­cia en la glo­ba­li­za­ción Ibé­ri­ca del s. XVI. Des­pués de con­quis­tar Te­noch­titlan, Cor­tés hi­zo cons­truir flo­tas en nue­vos as­ti­lle­ros pa­ra re­co­no­cer las cos­tas en el Pa­cí­fi­co y co­mer­ciar es­pe­cies del sud­es­te asiá­ti­co. Los pla­nes de acli­ma­ta­ción bo­tá­ni­ca no fue­ron del to­do fra­ca­sos por­que lo­gró in­tro­du­cir mo­re­ras, gu­sa­nos de se­da, y ar­te­sa­nos mo­ris­cos en sus te­rri­to­rios Mix­te­ca. En la se­gun­da mi­tad del si­glo XVI, la pro­duc­ción de se­da se hi­zo ma­si­va en co­mu­ni­da­des indígenas en Oa­xa­ca. Es­ta in­dus­tria co­lap­só una vez se abrió el co­mer­cio con Ma­ni­la. El muy bus­ca­do re­gre­so del sud­es­te asiá­ti­co a Amé­ri­ca des­de Ma­ga­lla­nes, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fa­ci­li­tó la des­truc­ción de una in­dus­tria ba­sa­da en la bio­pros­pec­ción. La vio­len­cia de ex­pan­sión Ibé­ri­ca que lle­vó a los es­cla­vos de Ni­ño a ar­mar y des­ar­mar ga­leo­nes es co­no­ci­da. Me­nos co­no­ci­da, sin em­bar­go, es que se hi­zo con nue­vas ma­de­ras. La ex­pan­sión Ibé­ri­ca fue po­si­ble gra­cias a la bo­tá­ni­ca y la fí­si­ca te­rres­tre. Se co­no­ce a Ur­da­ne­ta co­mo el ave­za­do pi­lo­to que lle­vó a las tro­pas me­xi­cas y oto­míes a Fi­li­pi­nas y per­mi­tió a Le­gaz­pi su re­gre­so. No fue so­lo pi­lo­to, fue cos­mó­gra­fo. Ur­da­ne­ta postuló la exis­ten­cia de co­rrien­tes en cir­cu­la­ción per­ma­nen­te en el Pa­cí­fi­co nor­te. No hay que ol­vi­dar que la mo­der­ni­dad Ibé­ri­ca, tan­to co­mo la mo­der­ni­dad An­glo-nor­te eu­ro­pea, fue ar­ma­da tan­to en la vio­len­cia co­mo en la cien­cia. Ur­da­ne­ta fue uno de los pri­me­ros pro­fe­so­res de fí­si­ca en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.