Un Va­que­ro Pa­la­cios mo­nu­men­tal

El Mu­seo ICO re­co­ge la in­no­va­do­ra obra de pa­tri­mo­nio in­dus­trial que Va­que­ro Pa­la­cios eje­cu­tó en Es­pa­ña

ABC - Cultural - - Arte - CARLOS DEL­GA­DO MA­YOR­DO­MO

En­tre 1954 y 1980, el ar­qui­tec­to, pin­tor y es­cul­tor Joa­quín Va­que­ro Pa­la­cios (1900-1998) desa­rro­lló una es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con la em­pre­sa Hi­droe­léc­tri­ca del Can­tá­bri­co. En­ton­ces se im­pli­có –des­de la or­na­men­ta­ción has­ta el con­trol glo­bal del pro­yec­to– en la cons­truc­ción de las cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas de Sa­li­me, Mi­ran­da, Proa­za y Ta­nes, así co­mo de la cen­tral tér­mi­ca de Abo­ño. Es­tas edi­fi­ca­cio­nes con­fi­gu­ran un con­jun­to que po­si­ble­men­te sea el pa­tri­mo­nio in­dus­trial más des­ta­ca­do de la Es­pa­ña del si­glo XX. La ex­po­si­ción del Mu­seo ICO su­po­ne una ne­ce­sa­ria reivin­di­ca­ción de es­tos des­co­no­ci­dos cas­ti­llos de la in­dus­tria, po­co ci­ta­dos por la his­to­rio­gra­fía que tra­za el ac­ce­so a nues­tra mo­der­ni­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca y, sin em­bar­go, in­no­va­do­res en su ca­pa­ci­dad de anu­dar la in­ge­nie­ría y las ar­tes.

Su pri­mer ca­pí­tu­lo ya re­ve­la uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas a los que se en­fren­tó: la es­ca­la. El diá­lo­go con el pai­sa­je, las po­si­bi­li­da­des plás­ti­cas del hor­mi­gón y la com­pren­sión de las re­la­cio­nes óp­ti­cas con el ojo hu­mano se­rán he­rra­mien­tas cla­ves en su de­fi­ni­ción de una mo­nu­men­ta­li­dad que nun­ca se­rá en­ten­di­da co­mo me­ra cues­tión de ta­ma­ño.

TAM­BIÉN LA GEO­ME­TRÍA se­rá una de sus prin­ci­pa­les ba­zas estéticas, tal y co­mo con­tem­pla­mos en la de­co­ra­ción ex­te­rior de Abo­ño o en los mu­ra­les de Mi­ran­da y Proa­za, don­de las for­mas nos re­mi­ten tan­to a la tra­di­ción abs­trac­ta de las pri­me­ras van­guar­dias co­mo a las co­rrien­tes for­ma­lis­tas de los se­sen­ta, del op art al mi­ni­ma­lis­mo. Sin em­bar­go, en su pin­tu­ra –sus cua­dros abren los dis­tin­tos apar­ta­dos de es­ta ci­ta– Va­que­ro Pa­la­cios se man­ten­drá ape­ga­do al pai­sa­je as­tu­riano co­mo es­pa­cio de ex­plo­ra­ción.

Ade­más de pin­tu­ras, imá­ge­nes de épo­ca, li­bros, ele­men­tos de di­se­ño in­dus­trial, pla­nos, bo­ce­tos y ma­que­tas, la mues­tra tam­bién in­cor­po­ra dos nú­cleos de in­ves­ti­ga­ción y de re­gis­tro do­cu­men­tal rea­li­za­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra es­te pro­yec­to: ca­si un cen­te­nar de fo­tos de las cen­tra­les, to­ma­das por Luis Asín, y un am­plio tra­ba­jo au­dio­vi­sual a car­go de Juan Va­que­ro. El pro­ble­ma sur­ge a la ho­ra de trans­for­mar to­da es­ta in­for­ma­ción en dis­cur­so ex­po­si­ti­vo; por un la­do, la idea de mos­trar se im­po­ne a la de se­lec­cio­nar y cla­ri­fi­car, lo que lle­va al co­mi­sa­rio a sa­tu­rar el es­pa­cio e in­clu­so a ubi­car pie­zas en lu­ga­res in­sos­pe­cha­dos. Ade­más, el am­bi­guo cri­te­rio acer­ca de cuándo y dón­de co­lo­car las car­te­las no ayu­da a ha­cer más tran­si­ta­ble el re­co­rri­do. Con to­do, la ci­ta trans­mi­te con ni­ti­dez la mo­der­ni­dad de Va­que­ro Pa­la­cios a la ho­ra de en­ten­der lo in­dus­trial co­mo un es­pa­cio de en­cuen­tro en­tre lo es­té­ti­co y lo uti­li­ta­rio.

In­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca en la Cen­tral tér­mi­ca de Abo­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.