El «Got Ta­lent» de la poe­sía

De un con­cur­so de TV sa­le el úl­ti­mo fe­nó­meno en ven­tas

ABC - Cultural - - Opinión - LAU­RA RE­VUEL­TA

El pa­sa­do Día de la Poe­sía a mí me pi­lló en Se­vi­lla re­cor­dan­do a Vi­cen­te Alei­xan­dre, por ser poe­ta de allí, por­que ha­cía unos me­ses se ha­bía ce­le­bra­do el cua­ren­ta aniver­sa­rio de su pre­mio No­bel y por­que nos ha­bían in­vi­ta­do a re­ci­tar sus poe­mas en el Con­ven­to de San­ta Cla­ra. Tam­bién evo­ca­mos su fi­gu­ra abier­ta, y tan ce­rra­da a un tiem­po, en su ca­sa de Ve­lin­to­nia, aho­ra en rui­nas, por don­de pa­sa­ron los as­pi­ran­tes a poe­ta de aque­llos años pos­te­rio­res al 27 y a la gue­rra y a la pos­gue­rra. To­dos hom­bres de va­ria­da con­di­ción social, po­lí­ti­ca o hu­ma­na. Sin dis­tin­gos. Si se ha­bló de al­gu­na mu­jer, fue de su her­ma­na Con­chi­ta: poe­ta de la ca­sa (si me acep­tan el eu­fe­mis­mo). Pe­ro yo no ve­nía has­ta es­tas lí­neas pa­ra ha­blar de la po­lé­mi­ca so­bre la inexis­ten­cia de las mu­je­res poe­tas pa­ra los hom­bres poe­tas des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos. La idea me asal­tó en al­gún mo­men­to del ac­to, pe­ro se me fue el san­to al cie­lo del re­ci­ta­do. Lo me­jor vino lue­go.

Ya en el ho­tel, pu­se la te­le­vi­sión pa­ra ba­jar a la tie­rra de los mor­ta­les. Apa­re­ció en pan­ta­lla un pro­gra­ma de nom­bre Got Ta­lent que va, di­cen, de des­cu­brir ta­len­tos. En es­ce­na un mu­cha­cho jo­ven lla­ma­do Cé­sar Brandon, por el que to­dos be­ben los vien­tos, a te­nor de las ca­ras, en­tre emocionadas y de sor­pre­sa. Ca­si se atis­ba una fur­ti­va lá­gri­ma en al­gún miem­bro del ju­ra­do, que lo mis­mo sen­ten­cia en OT que en Mas­ter­Chef. Cé­sar Brandon re­ci­ta sus poe­mas, aun­que yo ape­nas en­tien­do lo que cuen­ta. Se­rán los ner­vios de tan di­fí­cil prue­ba en pla­tó y por­que le van a dar una sor­pre­sa de ór­da­go a la gran­de: su pri­mer li­bro aca­ba de ser pu­bli­ca­do por una gran edi­to­rial y la gran editora tam­bién es­tá en el pla­tó, Ana Ro­sa Sem­prún, emo­cio­na­da y con­ten­ta. No es pa­ra me­nos, va a ha­cer mu­cha ca­ja y lo sa­be. Sa­be pes­car en las re­des en­re­de­das. El li­bro ca­len­ti­to apa­re­ce en pan­ta­lla. Los poe­mas sue­nan a tuits de lar­go re­co­rri­do y el chi­co ya ha co­lo­ca­do sus ver­sos de ju­ven­tud ator­men­ta­da en­tre los más ven­di­dos. Y yo apa­go la tele. Y Ve­lin­to­nia si­gue en rui­nas, y lo que le que­da.

Los poe­mas sue­nan a lar­gos tuits. Yo ape­nas los en­tien­do. Y Ve­lin­to­nia si­gue en rui­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.