SIM­PLE­MEN­TE UN MAES­TRO DEL TEA­TRO ES­PA­ÑOL

ABC Cul­tu­ral reivin­di­ca al úni­co ac­tor que, a sus 89 años, ha crea­do un es­ti­lo tea­tral uni­per­so­nal

ABC - Cultural - - Portada - JUAN IG­NA­CIO GARCÍA GAR­ZÓN

Creo que ten­go el in­men­so pri­vi­le­gio de con­tar con el fa­vor del pú­bli­co y eso es muy gra­ti­fi­can­te. Es mi ga­so­li­na» Ge­né­ti­ca y bue­na sa­lud son bá­si­cas, pe­ro tam­bién man­te­ner­se ac­ti­vo y no dar­se de ba­ja de na­da mien­tras el cuer­po aguan­te»

Ar­tu­ro Fernández (Gi­jón, 1929) ce­le­bró su 89 cum­plea­ños tra­ba­jan­do. Co­mo ha­ce ca­da día desde ha­ce ya un mon­tón de me­ses en el ma­dri­le­ño Tea­tro Ama­ya, don­de pro­ta­go­ni­za la co­me­dia de Ma­ría Manuela Rei­na Al­ta se­duc­ción jun­to a la actriz Car­men del Va­lle. Un ca­so úni­co en nues­tros es­ce­na­rios. Los años pa­re­cen no ro­zar al eterno se­duc­tor que desde ha­ce tiem­po ha in­cor­po­ra­do con in­te­li­gen­cia la au­to­iro­nía a la com­po­si­ción de sus per­so­na­jes. No re­ci­be sub­ven­ción al­gu­na y arriesga su pro­pio di­ne­ro en sus pro­duc­cio­nes, que él mis­mo di­ri­ge, in­ter­pre­ta y hasta asu­me la dis­po­si­ción de de­co­ra­dos y otros ele­men­tos. ¿ Cuál es su se­cre­to? En es­ta entrevista ha­bla de su ca­rre­ra, su pro­fe­sión, la fi­de­li­dad de su pú­bli­co, de có­mo con­ci­be el tea­tro y de sus ideas po­lí­ti­cas. – Aca­ba de cum­plir 89 años so­bre el es­ce­na­rio. ¿Cuál es su se­cre­to pa­ra man­te­ner­se al pie del ca­ñón y tan bien fí­si­ca­men­te? ¿De qué es­tán he­chos sus ge­nes? –A ver si es que ten­go esa neu­ro­na… ¿Von Eco­no­mo?, de la que ha­blan aho­ra, que al pa­re­cer no tie­nen to­dos los hu­ma­nos y que creen que es la res­pon­sa­ble de que las per­so­nas ma­yo­res de 75 u 80 años ten­gan ca­pa­ci­dad pa­ra des­ple­gar una gran ac­ti­vi­dad. El pro­ble­ma es que no se pue­de sa­ber si la tie­nes o no más que de­ján­do­te di­sec­cio­nar el ce­re­bro… Así que me­jor me que­do sin sa­ber­lo. ¡ Ja, ja! En se­rio, te­ner bue­na sa­lud y una bue­na car­ga ge­né­ti­ca es bá­si­co sin du­da, pe­ro no es me­nos im­por­tan­te man­te­ner­se ac­ti­vo, te­ner ilu­sión por lo que se ha­ce y me­tas por cum­plir… Y no que­rer dar­se de ba­ja de na­da mien­tras el cuer­po no lo im­pi­da. – El pú­bli­co es­tá en­can­ta­do con que us­ted si­ga ac­tuan­do, pe­ro ¿por qué con­ti­núa tra­ba­jan­do?, ¿es un vi­cio?, ¿ lo ne­ce­si­ta pa­ra lle­gar a fin de mes?, ¿es la ga­so­li­na que ali­men­ta su mo­tor? – En efec­to, es mi ga­so­li­na… Creo que ten­go el in­men­so pri­vi­le­gio de con­tar con el fa­vor del pú­bli­co y eso es muy gra­ti­fi­can­te. Hasta el pun­to de que cuan­do ten­go al­gún acha­que, ca­ta­rro, lum­ba­go, lo que sea, y es­toy he­cho pol­vo en ca­sa, lle­go al tea­tro, co­mien­zo la re­pre­sen­ta­ción y du­ran­te esas dos ho­ras ni una tos, ni una mo­les­tia… No sé si les pa­sa­rá a to­dos los ac­to­res pe­ro a mí sí, se lo ase­gu­ro. – Us­ted pro­ce­de de una fa­mi­lia hu­mil­de, en al­gún si­tio he leí­do que fue mi­ne­ro, fut­bo­lis­ta y bo­xea­dor, ¿es ver­dad? –Mi­ne­ro, no. Apun­ta­ba ma­ne­ras de fut­bo­lis­ta, mi pa­dre sí lo fue y muy bueno… Bo­xea­dor, sí, y fal­si­fi­can­do mi car­net de iden­ti­dad por­que no te­nía edad pa­ra ello. Pe­ro es que mi pa­dre es­ta­ba exi­lia­do por ce­ne­tis­ta des­ta­ca­do tras una cruen­ta gue­rra ci­vil que so­lo de­be­mos re­cor­dar pa­ra sa­ber ol­vi­dar­la… Y mi ma­dre, pa­ra sub­sis­tir, tra­ba­ja­ba la­van­do bo­te­llas a la in­tem­pe­rie en bi­do­nes de agua fría, ga­nan­do 4 pe­se­tas al día… Y yo ga­na­ba por com­ba­te lo que ella en un mes. ¡Ha­bría he­cho lo que fue­ra por qui­tar­la de ese tra­ba­jo! – ¿Có­mo y cuán­do de­ci­de ser ac­tor? –Cuan­do yo te­nía 18 años mi ma­dre se mar­chó a Fran­cia pa­ra es­tar con mi pa­dre. Mi que­ri­do Gi­jón, mi que­ri­da As­tu­rias te­nía muy po­cas opor­tu­ni­da­des que ofre­cer a un jo-

ven co­mo yo, sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio, que ape­nas ha­bía aca­ba­do sus es­tu­dios ele­men­ta­les. Yo que­ría ser «al­go» pe­ro cier­ta­men­te no sa­bía qué. La ver­dad es que me vi­ne a Ma­drid con 19 años y de­trás de una mu­jer, con 300 pe­se­tas que me ha­bían po­di­do dar en­tre mi ma­dre y mi tía Ilu­mi­na­da… Y la vo­ca­ción me en­con­tró a mí: un as­tu­riano, ayu­dan­te de di­rec­ción, que co­no­cía las pe­nu­rias eco­nó­mi­cas que pa­sa­ba me ofre­ció in­ter­ve­nir co­mo ex­tra en una pe­lí­cu­la, des­pués en otra y lue­go en otra, pe­ro ya con frase: «Pe­ro has di­cho en ca­sa que te alis­tas hoy » … Te­nía buen por­te y me em­pe­za­ron a lla­mar… En­se­gui­da com­pren­dí que ha­bía en­con­tra­do mi ca­mino. – Cuén­te­me sus co­mien­zos en el Tea­tro de Cá­ma­ra de Mo­des­to Hi­gue­ras y en la com­pa­ñía de Con­chi­ta Mon­tes. – Evi­den­te­men­te la bue­na plan­ta era in­su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir­me en ac­tor, así que me de­di­qué a apren­der. ¿ Có­mo? Pa­san­do ho­ras es­cu­chan­do a los gran­des en el Ca­fé Gi­jón y en cuan­tas ter­tu­lias de ac­to­res y es­cri­to­res se ce­le­bra­ban. Acu­dien­do a cuan­tas lec­tu­ras de pa­pe­les se con­vo­ca­ban. En­tré en el Tea­tro de Cá­ma­ra de Mo­des­to Hi­gue­ras, se re­pre­sen­ta­ba a au­to­res prohi­bi­dos de en­ton­ces, en el Tea­tro Ma­ría Guerrero. De en­tre los mu­chos re­cuer­dos de aque­lla eta­pa, siem­pre me vie­ne uno a la ca­be­za: in­ten­tan­do in­ter­pre­tar un pa­pel en El en­fer­mo ima

gi­na­rio, oí un jus­tí­si­mo «¡Ve­te!» en­tre el pú­bli­co… !Y me fui!, no se po­día de­cir el ver­so peor... Desde en­ton­ces siem­pre tu­ve una gran aver­sión al ver­so hasta que Boa­de­lla me la qui­tó no ha­ce mu­chos años. Con Con­chi­ta Mon­tes em­pe­cé a tra­ba­jar por­que me la pre­sen­tó el des­apa­re­ci­do y que­ri­do Jesús Puen­te pa­ra que le sus­ti­tu­ye­ra a él, que se iba a la mi­li. Era un pa­pel muy cor­to, pe­ro apren­dí mu­chí­si­mo, na­die pre­sen­ta­ba la al­ta co­me­dia co­mo ella… Y des­cu­brí que eso es lo que que­ría ha­cer. Des­pués me con­tra­tó otro gran­de, don Ra-

Que­ría ser ‘‘al­go’’, pe­ro no sa­bía qué. Me vi­ne a Ma­drid con 19 años tras una mu­jer, con 300 pe­se­tas que me dio mi ma­dre» En es­ta pro­fe­sión nun­ca se ter­mi­na de lle­gar. Siem­pre ten­go nue­vas me­tas, nue­vas ilu­sio­nes en to­dos los ám­bi­tos»

fael Ri­ve­lles… Te­nía ya muy cla­ro que que­ría ha­cer tea­tro por en­ci­ma de to­do. – De to­das las pe­lí­cu­las que ha he­cho, ¿cuál le ha de­ja­do más sa­tis­fe­cho? –Di­fí­cil ele­gir… He in­ter­pre­ta­do no sé cuán­tas pe­lí­cu­las… 80 o más, unas muy comerciales, otras pre­mia­das… Pe­ro si ten­go que ele­gir, pues Un va­so

de whisky (1957) de Ju­lio Coll, y, có­mo no, Truha­nes (1983) de Mi­guel Her­mo­so. – ¿ De cuál de los di­rec­to­res con los que ha tra­ba­ja­do apren­dió más? – Ju­lio Coll fue mi pri­mer maes­tro ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Pe­ro de to­dos se apren­de. So­bre to­do cuan­do, co­mo es mi ca­so, ca­re­ces de for­ma­ción aca­dé­mi­ca… Tu fuen­te de co­no­ci­mien­to es ver y es­cu­char… En tea­tro tu­ve dos gran­des maes­tros: don Rafael Ri­ve­lles y don Juan Ig­na­cio Lu­ca de Te­na, un gran hombre al que ja­más ol­vi­da­ré… Le qui­se co­mo a un se­gun­do pa­dre y me dio la ma­ra­vi- llo­sa opor­tu­ni­dad de ha­cer ese per­so­na­je –do­ble pe­ro úni­co– de Bran­del en ¿Quién soy yo? y Yo soy Bran­del. – Ya sa­be que en su pro­fe­sión hay ac­to­res que uti­li­zan di­ver­sas téc­ni­cas pa­ra pre­pa­rar sus pa­pe­les. ¿ Es us­ted más de mé­to­do o de in­tui­ción? –Creo que de in­tui­ción. Si ten­go mé­to­do no soy cons­cien­te de ello. Los pa­pe­les los pre­pa­ro a ba­se a tra­ba­jar la me­mo­ri­za­ción del tex­to hasta ha­cer­lo ab­so­lu­ta­men­te mío, de tal for­ma que ya nun­ca ten­ga que usar la me­mo­ria pa­ra de­cir­lo. – Al­gu­na vez he es­cri­to que es us­ted el úl­ti­mo mohi­cano de su ofi­cio, de una for­ma de ser y es­tar so­bre el es­ce­na­rio, con com­pa­ñía pro­pia y con un pú­bli­co fiel que acu­de al re­cla­mo de su nom­bre in­de­pen­dien­te­men­te de la obra que in­ter­pre­te. ¿Se ve us­ted así? – Y no sa­be có­mo le agra­dez­co que lo pien­se y que lo ha­ya es­cri­to… ¡ No sa­be có­mo me gus­ta que ha­blen bien de mí! No sé si soy el ul­ti­mo mohi­cano, pe­ro sí soy un ac­tor ro­tun­da­men­te vo­ca­cio­nal que no sa­be vi­vir sin el tea­tro y que tie­ne la in­men­sa for­tu­na de con­tar con el fa­vor del pú­bli­co, por­que creo que el pú­bli­co per­ci­be to­do el es­fuer­zo, to­da la de­di­ca­ción que pon­go, mon­ta­je tras mon­ta­je, en dar­les lo me­jor de mí mis­mo, en su­pe­rar­me en ca­da es­pec­tácu­lo pa­ra que dis­fru­ten lo máximo po­si­ble du­ran­te dos ho­ras. – Lo de re­ci­bir ayu­das pú­bli­cas pa­ra mon­tar sus obras no pa­re­ce ser lo su­yo, ¿me equi­vo­co? –No se equi­vo­ca en ab­so­lu­to. Las ayu­das pú­bli­cas só­lo de­ben es­tar pa­ra gran­des pro­yec­tos de in­du­da­ble in­te­rés ge­ne­ral cu­yo cos­te los ha­ga in­via­bles pa­ra la ini­cia­ti­va pri­va­da. Me sien­to muy or­gu­llo­so de no ha­ber pedido ni re­ci­bi­do sub­ven­ción al­gu­na ja­más. Creo que lle­vo siem­pre los me­jo­res de­co­ra­dos, ves­tua­rios, et­cé­te­ra… que se pue­den ver en tea­tro no mu­si­cal, y le pue­do ase­gu­rar que los he amor­ti­za­do to­dos. ¿ Son ca­ros? Sí,

pe­ro cuan­do veo los pre­su­pues­tos que pre­sen­tan pa­ra ob­te­ner sub­ven­cio­nes al­gu­nos mon­ta­jes tea­tra­les que tri­pli­can el cos­te real me pa­re­ce in­dig­nan­te. Co­mo me pa­re­ce in­dig­nan­te que los es­pec­tácu­los sub­ven­cio­na­dos ten­gan pre­fe­ren­cia pa­ra en­trar en tea­tros que pa­ga­mos to­dos, lo que es de he­cho una se­gun­da sub­ven­ción, y ade­más re­ci­ban una ter­ce­ra, por­que no van a ta­qui­lla… Y por si fue­ra po­co, cie­rran el pa­so a quie­nes se jue­gan su pro­pio di­ne­ro y sí dan be­ne­fi­cio a los tea­tros. Siem­pre he creí­do que la li­bre com­pe­ten­cia es la me­jor ma­ne­ra de es­po­lear la crea­ti­vi­dad. – ¿Có­mo con­ci­be el tea­tro? –Pa­ra mí el tea­tro es una pa­sión. Es un he­cho úni­co, un mo­men­to irre­pe­ti­ble, ajeno a to­do fil­tro que me­jo­re o dis­tor­sio­ne el re­sul­ta­do. Por eso el tea­tro si­gue vi­gen­te aun cuan­do im­pli­ca un es­fuer­zo mu­cho ma­yor pa­ra el es­pec­ta­dor que un click en el man­do a dis­tan­cia o en el or­de­na­dor… –Hi­zo un Don Juan con Boa­de­lla, que apro­ve­chó sus re­gis­tros desde otras pers­pec­ti­vas. ¿Có­mo re­cuer­da esa ex­pe­rien­cia? –Fan­tás­ti­ca. Fue muy en­ri­que­ce­dor tra­ba­jar con él. Es un ge- nio crea­ti­vo, un mag­ní­fi­co di­rec­tor y tie­ne muy cla­ro el re­sul­ta­do que quie­re ob­te­ner. A fuer­za de ser sin­ce­ro, he de re­co­no­cer que me sor­pren­dió, no el éxi­to del es­pec­tácu­lo que fir­ma­do por Al­bert es­ta­ba ase­gu­ra­do, sino que se apre­cia­ra tan­to mi ac­tua­ción. Pa­ra mí es mu­cho más sen­ci­llo in­ter­pre­tar con tin­tes dra­má­ti­cos que ha­cer co­me­dia. – ¿ No se ha plan­tea­do o, di­cho de otra for­ma, no echa de me­nos ha­ber in­ter­pre­ta­do al­gu­na de esas obras uni­ver­sa­les de pres­ti­gio, un Sha­kes­pea­re, por ejem­plo? –Pues, sin­ce­ra­men­te, no. Creo que des­pués de tan­tos años con mi pro­pia com­pa­ñía si hu­bie­ra echa­do de me­nos in­ter­pre­tar un dra­ma clá­si­co, lo ha­bría he­cho. – La co­me­dia tie­ne me­nos pres­ti­gio cul­tu­ral que el dra­ma. ¿Qué es más di­fí­cil? – Coin­ci­do con Grou­cho Marx en que un ac­tor de co­me­dia tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer dra­ma, a la in­ver­sa es más di­fí­cil. La co­me­dia re­quie­re una fle­xi­bi­li­dad, una na­tu­ra­li­dad que el dra­ma no pre­ci­sa. Ha­blo de co­me­dia, no de far­sa o es­per­pen­to. Creo que la al­ta co­me­dia es el gé­ne­ro más di­fí­cil de in­ter­pre­tar. –Us­ted se­pa­ra es­cru­pu­lo­sa­men­te la vi­da pro­fe­sio­nal de la pri­va­da. ¿Ha te­ni­do al­gu­na vez di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer­lo? –No, nun­ca. Es una cues­tión de dis­cre­ción, de edu­ca­ción y de res­pe­to. Siem­pre he res­pe­ta­do mu­cho a los pe­rio­dis­tas, he si­do cons­cien­te de que en una pro­fe­sión co­mo la mía, su tra­ba­jo nos ayu­da… Y he te­ni­do la suer­te de que ellos me han res­pe­ta­do a mí. Tam­bién es cier­to que he te­ni­do una vi­da per­so­nal muy po­co da­da a es­cán­da­los. – Ha re­ci­bi­do crí­ti­cas por sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas con­ser­va­do­ras, ¿le im­por­ta? –Lo que me im­por­ta es el sec­ta­ris­mo que de­ma­sia­do a me­nu­do im­preg­na es­ta pro­fe­sión. El ar­te no de­be te­ner ideo­lo­gía; el ac­tor sí pue­de te­ner­la y es li­bre de ma­ni­fes­tar­la, pe­ro no de des­pre­ciar la la­bor de los que no pien­san co­mo él. Yo soy con­ser­va­dor y tan li­bre de ex­pre­sar­lo co­mo el que se de­cla­ra « pro­gre­sis­ta » (que, di­cho sea de pa­so, es un tér­mino que nun­ca en­ten­de­ré por qué se lo ha apro­pia­do la iz­quier­da), pe­ro eso no me ha­ce ni me­jor ni peor ac­tor. –¿Qué le que­da por ha­cer? – En es­ta pro­fe­sión nun­ca se ter­mi­na de lle­gar… Siem­pre ten­go nue­vas me­tas, nue­vas ilu­sio­nes en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da. Es la me­jor ma­ne­ra de no en­ve­je­cer, so­bre to­do de men­te y de alma.

Me in­dig­na que los es­pec­tácu­los sub­ven­cio­na­dos ten­gan pre­fe­ren­cia pa­ra en­trar en tea­tros que pa­ga­mos to­dos» El sec­ta­ris­mo im­preg­na es­ta pro­fe­sión.

Soy con­ser­va­dor y tan li­bre de ex­pre­sar­lo co­mo el que se de­cla­ra pro­gre­sis­ta»

JOSÉ RAMÓN LA­DRA

Ar­tu­ro Fer­nán­dez re­pre­sen­ta es­tos días la co­me­dia «Al­ta seducción» en el Tea­tro Ama­ya de Ma­drid JOSÉ RAMÓN LA­DRA

AYER Y HOY. So­bre es­tas lí­neas, con Mary Fran­cis (nom­bre ar­tís­ti­co de Pa­ca Ga­bal­dón), con quien com­par­tió car­tel en «No de­sea­rás la mu­jer de tu pró­ji­mo» (1968) y «La ton­ta del bo­te» (1970). Arri­ba, una ima­gen ac­tual en el Tea­tro Ama­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.