CUAN­DO RU­BENS ASOMBRÓ A LA COR­TE ES­PA­ÑO­LA

El Mu­seo del Pra­do se ocu­pa de la la­bor nun­ca me­nor de Ru­bens co­mo «bo­ce­tis­ta». No en vano, fue el más pro­li­jo en­tre los eu­ro­peos

ABC - Cultural - - ARTE | GALERÍAS PINTURA - JO­SÉ MA­RÍA HE­RRE­RA

FE­LI­PE IV Y VE­LÁZ­QUEZ LO AD­MI­RA­RON. SU PERSONALIDAD PRO­VO­CÓ EN AM­BOS UN FUER­TE IM­PAC­TO

Ru­bens es­tu­vo en Es­pa­ña dos ve­ces, am­bas en mi­sión di­plo­má­ti­ca; la pri­me­ra en 1603, la se­gun­da en 1628. Sus ac­ti­vi­da­des –re­pre­sen­ta­ba en un ca­so al du­que de Man­tua y en el otro a la go­ber­na­do­ra de los Paí­ses Ba­jos– lo pu­sie­ron en con­tac­to con la Cor­te, don­de de­jó una im­pre­sión de hom­bre ex­traor­di­na­rio, ca­paz de pin­tar un cua­dro a la vez que ne­go­cia­ba los tér­mi­nos de un tra­ta­do o dic­ta­ba car­tas en va­rios idio­mas.

In­te­li­gen­te y pro­lí­fi­co –con­ser­va­mos 1.400 pie­zas su­yas, un ter­cio de las cua­les son bo­ce­tos eje­cu­ta­dos con mu­cho detalle y a to­do co­lor–, apro­ve­chó sus es­tan­cias pa­ra rea­li­zar al­gu­nas obras y ga­ran­ti­zar­se en­car­gos. A la pri­me­ra per­te­ne­ce el fa­mo­so re­tra­to ecues­tre del du­que de Ler­ma, va­li­do de Fe­li­pe III, quien que­dó tan im­pre­sio­na­do con la fa­ci­li­dad del ar­tis­ta que le en­car­gó una se­rie de bustos de los após­to­les, hoy en El Pra­do.

Más lar­ga y pro­duc­ti­va fue la se­gun­da vi­si­ta. Ru­bens re­si­dió en Ma­drid des­de agos­to de 1628 a abril de 1629, alo­ján­do­se en el Al­cá­zar, don­de dis­pu­so de un es­tu­dio pa­ra pin­tar. De­bía in­for­mar al nue­vo rey de las ges­tio­nes rea­li­za­das con va­rios me­ce­nas in­gle­ses a fin de al­can­zar la paz en­tre am­bos reinos, pe­ro co­mo la prin­ci­pal fuente de in­for­ma­ción acer­ca de sus ac­ti­vi­da­des es El ar­te de la pin­tu­ra de Pa­che­co, el sue­gro de Ve­láz­quez, sa­be­mos más de su la­bor ar­tís­ti­ca que de la di­plo­má­ti­ca.

Fe­li­pe IV y Ve­láz­quez ad­mi­ra­ron a Ru­bens. Su arro­lla­do­ra personalidad pro­vo­có en am­bos, en­ton­ces vein­tea­ñe­ros, un fuer­te im­pac­to. El rey, que ya po­seía al­gu­nas obras su­yas –en­tre ellas, La ado­ra­ción de los ma­gos, pie­za que re­to­có du­ran­te su es­tan­cia ma­dri­le­ña–, se con-

vir­tió a par­tir de en­ton­ces, com­pi­tien­do con el Mar­qués de Le­ga­nés, en su prin­ci­pal co­lec­cio­nis­ta. Le gus­ta­ba el co­lo­ri­do des­lum­bran­te de sus pin­tu­ras, la per­fec­ción de sus com­po­si­cio­nes, su car­nal sen­sua­li­dad.

En cuan­to a Ve­láz­quez, el en­cuen­tro con aquel ar­tis­ta mun­dano y cos­mo­po­li­ta no pu­do ser más po­si­ti­vo. Aun­que su pro­pio ge­nio le ha­bía he­cho to­mar dis­tan­cia del es­ti­lo de sus pre­de­ce­so­res, Car­du­cho o Ca­jés, la in­fluen­cia de Ru­bens, a quien dio a co­no­cer las Co­lec­cio­nes Rea­les, le im­pul­só a ir mu­cho más le­jos: Que tres me­ses des­pués de su mar­cha, em­pren­die­ra via­je a Italia pa­ra es­tu­diar, por con­se­jo su­yo, las obras maes­tras del ar­te ita­liano, no fue ca­sua­li­dad.

Obli­ga­cio­nes de un rey

¿Ha­bría acom­pa­ña­do Fe­li­pe IV a sus dos ami­gos pin­to­res en el via­je a Italia que pla­nea­ron jun­tos en Ma­drid? Sin du­da. Tris­te­men­te pa­ra él, un rey no po­día aban­do­nar sus obli­ga­cio­nes, y eso que ha­bía puesto el go­bierno en ma­nos del conde-du­que de Oli­va­res pa­ra de­di­car­se so­lo a em­pre­sas ar­tís­ti­cas y ar­qui­tec­tó­ni­cas que le pro­por­cio­na- ban tanto pla­cer co­mo las ama­to­rias y ci­ne­gé­ti­cas. Quevedo, poe­ta na­cio­nal, afeó aque­lla afi­ción, ma­te­ria­li­za­da en la cons­truc­ción del pa­la­cio del Buen Re­ti­ro, la­men­tan­do que se hi­cie­ran «bro­tar fuen­tes de agua cuan­do co­rrían ríos de san­gre». La cri­sis del reino y su de­ca­den­cia pos­te­rior arrui­na­ron sus proyectos, no su fa­ma de gran me­ce­nas y con­nois­seur.

Al­ti­vez y lu­ju­ria

El de­cli­ve del im­pe­rio tu­vo un im­pre­me­di­ta­do re­fle­jo en los re­tra­tos de Fe­li­pe IV. Si en la épo­ca en que lo pin­tó Vi­llan­dran­do, sien­do to­da­vía Prín­ci­pe de As­tu­rias, era un mu­cha­cho digno y pe­tu­lan­te; ocho años más tar­de, re­tra­ta­do por Ru­bens, pa­re­ce que la se­re­ni­dad se ha con­ver­ti­do en al­ti­vez y la pe­tu­lan­cia en lu­ju­ria. Ve­láz­quez no se atre­vió a ser tan in­dis­cre­to. Sus re­tra­tos, des­de que es nom­bra­do en 1623 pin­tor de cámara, sub­ra­yan la gra­ve­dad del mo­nar­ca, una gra­ve­dad de es­ta­tua que se vol­vió de­pri­men­te con los años por­que to­do iba a peor.

El rey, un don­juán con las car­tas mar­ca­das, se ha­bía trans­for­ma­do en un an­ciano ca­paz de per­ma­ne­cer ho­ras en el pan­teón de El Es­co­rial oran­do an­te la se­pul­tu­ra don­de se­ría en­te­rra­do. Era el des­tino del reino en­car­na­do en un mo­nar­ca a quien Pie­tro Tacca, con la ayu­da téc­ni­ca de Ga­li­leo, es­cul­pió por pri­me­ra vez en la His­to­ria cor­ve­tean­do en un ca­ba­llo que se sos­te­nía so­lo so­bre sus pa­tas tra­se­ras.

Hoy evo­ca­mos a Fe­li­pe IV por sus em­pre­sas ar­qui­tec­tó­ni­cas y de­co­ra­ti­vas: el pa­la­cio del Re­ti­ro, cu­yo Sa­lón de Reinos quie­re re­cons­truir­se, y la To­rre de la Pa­ra­da, pa­be­llón de ca­za en las afue­ras de Ma­drid don­de se ex­hi­bie­ron has­ta la muer­te de Car­los II 176 pin­tu­ras, de las cua­les 52 eran cua­dros de Ru­bens ins­pi­ra­dos en las Me­ta­mor­fo­sis de Ovi­dio. De nin­guno de es­tos edi­fi­cios que­da ya ca­si na­da, pe­ro mu­chas de las obras (o de los bo­ce­tos que sir­vie­ron pa­ra pre­pa­rar­las) que el mo­nar­ca en­car­gó al pin­tor de Am­be­res pa­ra ellos pue­den con­tem­plar­se en El Pra­do co­mo jo­yas pre­cio­sas sal­va­das de un nau­fra­gio.

«La vic­to­ria de la Ver­dad so­bre la He­re­jía», ta­bla de ha­cia 1625

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.