GOLD­BLATT: EL NA­RRA­DOR DE LA VI­SIÓN

El Pom­pi­dou de París se rinde a la na­tu­ra­le­za de con­ta­dor de his­to­rias de Da­vid Gold­blatt con una re­tros­pec­ti­va im­pres­cin­di­ble

ABC - Cultural - - ARTE | CITA INTERNATIONAL - JO­SÉ JIMÉNEZ

En París, el Cen­tro Pom­pi­dou de­di­ca una mag­ní­fi­ca ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va, ver­da­de­ra­men­te des­lum­bran­te, a la obra del gran fo­tó­gra­fo sud­afri­cano Da­vid Gold­blatt (1930). En 2002, ya pu­di­mos ver en Barcelona, en el MACBA, una mues­tra que se­guía el mis­mo cri­te­rio: un re­co­rri­do, te­má­ti­co y tem­po­ral, a tra­vés de las dis­tin­tas fa­ses de su obra. En es­ta oca­sión, és­te es más am­plio y cuen­ta con la in­ter­ven­ción di­rec­ta del pro­pio Gold­blatt, en los ví­deos que in­tro­du­cen las dis­tin­tas sec­cio­nes y en los nu­me­ro­sos tex­tos es­cri­tos por él que acom­pa­ñan mu­chas de las obras ex­pues­tas.

Se han reuni­do más de dos­cien­tas fo­to­gra­fías y unos cien do­cu­men­tos has­ta aho­ra iné­di­tos, pro­ce­den­tes de los ar­chi­vos del ar­tis­ta. La mues­tra se ar­ti­cu­la en dos par­tes. La pri­me­ra, que cons­ta de sie­te sec­cio­nes, está de­di­ca­da a sus se­ries his­tó­ri­cas. La otra parte, que tie­ne por tí­tu­lo Es­truc­tu­ras, es un ci­clo fo­to­grá­fi­co que se ex­tien­de du­ran­te 35 años. Ca­da se­rie está in­tro­du­ci­da por una ima­gen re­cien­te, con­ce­bi­da co­mo un signo de la fi­de­li­dad del fo­tó­gra­fo a sus te­má­ti­cas.

Cues­tión re­le­van­te

Y la ver­dad es que es­ta úl­ti­ma cues­tión es sin du­da re­le­van­te: hay un hi­lo con­duc­tor y una cohe­ren­cia que se man­tie­nen a lo lar­go del tiem­po, dan­do una pro­fun­da uni­dad a to­da la obra de Gold­blatt. Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia ju­día, que se es­ta­ble­ció en Su­dá­fri­ca hu­yen­do de las per­se­cu­cio­nes an­ti-se­mi­tas en los paí­ses bál­ti­cos, Gold­blatt es, a tra­vés de imá­ge­nes y tex­tos, uno de los tes­ti­gos re­fe­ren­cia­les de la tor­men­to­sa His­to­ria de la na­ción sud­afri­ca­na.

Una His­to­ria tor­men­to­sa ca­rac­te­ri­za­da por un nom­bre: Apart­heid, que en­cie­rra un te- rri­ble pro­ce­so de se­gre­ga­ción ra­cial, un sis­te­ma po­lí­ti­co y so­cial de do­mi­na­ción de los blan­cos so­bre las per­so­nas de co­lor. Las se­ries his­tó­ri­cas se cen­tran en las par­ti­cu­la­ri­da­des, en los de­ta­lles con­cre­tos de la vi­da de los in­di­vi­duos, blan­cos y ne­gros, en sus am­bien­tes do­més­ti­cos, en sus lu­ga­res de tra­ba­jo, y tam­bién en las ca­rac­te­rís­ti­cas de una na­tu­ra­le­za mo­di­fi­ca­da por la ac­ción hu­ma­na.

Y aun­que el Apart­heid aca­bó ofi­cial­men­te en 1992, el ci­clo Es­truc­tu­ras po­ne de re­lie­ve la con­ti­nui­dad de no po­cos fac­to- res de se­gre­ga­ción e in­jus­ti­cia. En pa­la­bras del pro­pio Gold­blatt, las imá­ge­nes de es­te con­jun­to cuen­tan «la do­mi­na­ción blan­ca de la que he­mos sa­li­do. Re­ve­lan tam­bién nues­tra nueva épo­ca, la de una de­mo­cra­cia pre­ca­ria, que re­cuer­da tanto la de la do­mi­na­ción».

«Cuen­tan». El tér­mino es es­pe­cial­men­te re­le­van­te por­que la con­cep­ción del tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co en Gold­blatt está cen­tra­da en la idea de na­rra­ción. Él es an­te to­do un na­rra­dor, un story­te­ller co­mo se di­ce en in­glés, que in­ten­ta trans­mi­tir a tra­vés de las imá­ge­nes los acon­te­ci­mien­tos de las vi­das hu­ma­nas, cons­tru­yen­do es­te­las de memoria. Im­pre­sio­na ver­lo en los ví­deos que in­tro­du­cen las sec­cio­nes, con sus lar­gas ma­nos des­pla­zán­do­se y se­ña­lan­do los mo­ti­vos de fo­to­gra­fías y do­cu­men­tos. El na­rra­dor en ac­ción.

La máximo mí­ni­mo

Sus fo­tos van más allá de la per­fec­ción téc­ni­ca. Po­nien­do co­mo ejem­plo el ca­so del Che Gue­va­ra, cu­ya ima­gen si­gue vi­va mu- cho tiem­po des­pués de su muer­te, Gold­blatt se­ña­la que «la fo­to­gra­fía no es sim­ple­men­te la huella exac­ta del acon­te­ci­mien­to fo­to­gra­fia­do. Es, sin­gu­lar­men­te y ne­ce­sa­ria­men­te, el re­sul­ta­do de ese acon­te­ci­mien­to».

En con­clu­sión, la fo­to­gra­fía co­mo na­rra­ción. Co­mo él mis­mo in­di­ca: «Quie­ro ha­cer lo máximo con lo mí­ni­mo: una fo­to sim­ple que se apro­xi­me a lo que Bor­ges lla­ma­ba, a pro­pó­si­to de los es­cri­to­res y de la es­cri­tu­ra, “una com­ple­ji­dad mo­des­ta y se­cre­ta” » . Lo que él bus­ca es trans­cen­der, ir del acon­te­ci­mien­to al re­la­to. Y, cla­ro, lo que así se des­plie­ga es, an­te to­do, un con­jun­to de na­rra­cio­nes vi­sua­les, con lo que nues­tra comprensión se ilu­mi­na. Más allá del acon­te­ci­mien­to fu­gaz, la luz de la cons­cien­cia bro­ta en­tre las som­bras.

LA FO­TO ES, EN SUS PA­LA­BRAS, «EL RE­SUL­TA­DO DE UN ACON­TE­CI­MIEN­TO, NO SU HUELLA»

Da­vid Gold­blatt Cen­tro Pom­pi­dou. París. Co­mi­sa­ria: Karolina Zie­bins­ka-Le­wan­dows­ka. Has­ta el 13 de mayo

«Un obre­ro, su mu­jer y su hi­jo ma­yor du­ran­te la co­mi­da», fo­to­gra­fía de 1962

«Ni­ño en su cu­na en una re­si­den­cia» (1973)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.