RE­CO­RRI­DOS

ABC - Cultural - - ARTE | GALERÍAS PINTURA - Por F. Gó­mez de la Cues­ta (Pal­ma de Ma­llor­ca)

PIN­TU­RA DES­DE LA EMO­CIÓN. Co­mo si de una per­for­man­ce se tra­ta­ra, la ex­pre­si­va pin­tu­ra de Eli­sa­beth Frie­berg (Sue­cia, 1977) nos na­rra des­de las emo­cio­nes más pu­ras e in­de­ter­mi­na­das la his­to­ria de Da­vid y Bet­sa­bé. De­seo, men­ti­ra, trai­ción, vio­len­cia, amor y per­dón se en­cuen­tran en unas obras abs­trac­tas don­de los rit­mos se al­ter­nan a la ma­ne­ra de una gran y he­te­ro­gé­nea par­ti­tu­ra mu­si­cal en la que la geo­me­tría, el cro­ma­tis­mo, el ges­to, el tra­zo, la lí­nea, el so­por­te y la pro­pia pin­tu­ra se trans­for­man en las uni­da­des mí­ni­mas de sig­ni­fi­ca­ción de es­ta na­rra­ción vi­sual, más es­pi­ri­tual y sen­so­rial que ex­pli­ca­ti­va. A par­tir de un tex­to don­de el es­cri­tor Tor­gny Lind­gren re­vi­si­ta es­te co­no­ci­do mi­to, la ar­tis­ta in­ter­pre­ta su re­la­to de amor me­dian­te una se­rie de imá­ge­nes me­ta­fí­si­cas que dan for­ma a un en­cuen­tro mís­ti­co a tres bandas en­tre un ser di­vino, un hom­bre y una mu­jer po­de­ro­sa cu­yo re­tra­to, no fi­gu­ra­ti­vo, do­mi­na el al­tar que pre­si­de es­te pe­cu­liar es­pa­cio de ex­po­si­cio­nes. Eli

sa­beth Frie­berg «Bat Se­ba» GA­LE­RÍA KEWENIG (PAL­MA). C/ SANT FE­LIU, S/N. HAS­TA EL 2 DE JU­NIO

EL ES­PA­CIO CO­MO ME­DIO. Era una reivin­di­ca­ción desea­da que el pro­yec­to di­ri­gi­do por To­meu Si­mo­net des­de Ala­ró tu­vie­ra una ba­se de ope­ra­cio­nes en la ca­pi­tal ba­lear. Ad­da­ya-Pal­ma es el nue­vo es­pa­cio que vie­ne a cu­brir esas ex­pec­ta­ti­vas gra­cias a una ga­le­ría po­li­va­len­te y con­tem­po­rá­nea em­pla­za­da en el cen­tro de la ciu­dad. Pa­ra su inau­gu­ra­ción ha con­ta­do con la in­di­vi­dual de una ar­tis­ta de la ca­sa, Ma­ria­na Sa­rrau­te (Bue­nos Ai­res, 1971), que ar­ti­cu­la un in­tere­san­te pro­yec­to en el que el pro­pio dis­play al­can­za la au­to­no­mía de obra. Así, la sa­la de ex­po­si­cio­nes se con­for­ma co­mo un cam­po abier­to don­de las su­ce­si­vas in­ter­ven­cio­nes van dan­do lu­gar a un es­pa­cio de diá­lo­go que, co­mo bien an­ti­ci­pa el tí­tu­lo, de­be­rá ser desa­rro­lla­do por un pú­bli­co ac­ti­vo e in­tere­sa­do que tra­ta­rá de (re)co­no­cer, re­la­cio­nar­se y com­ple­tar los di­fe­ren­tes sig­nos, lí­neas, cur­vas, tra­zos, co­lo­res, va­cíos, ele­men­tos y so­por­tes que la com­po­nen, que se con­tra­di­cen y que se in­te­gran con la pro­pia ar­qui­tec­tu­ra del lu­gar. Ma­ria­na Sa­rrau­te «Open Sour­ce» GA­LE­RÍA AD­DA­YA (PAL­MA). C/ CAPUTXINES, 4. HAS­TA EL 26 DE MAYO

EL SER PO­LÍ­TI­CO. Sa­bi­re Su­suz (Turquía, 1967) ini­cia el pro­yec­to Dua­li­dad des­de la de­nun­cia evi­den­te de la dis­cri­mi­na­ción que su­fren las mu­je­res en los paí­ses mu­sul­ma­nes, pa­ra ir ex­ten­dien­do el al­can­ce de su crí­ti­ca ha­cia las si­tua­cio­nes in­jus­tas que pa­de­cen en to­do el mun­do. La trans­for­ma­ción so­cial de los úl­ti­mos se­sen­ta años ha pro­vo­ca­do que se ha­ya ido tras­la­dan­do el es­ce­na­rio del de­ba­te po­lí­ti­co, de la lu­cha y de la reivin­di­ca­ción, des­de lo co­lec­ti­vo a lo in­di­vi­dual e, in­clu­so, a lo ín­ti­mo. Es por ello que Su­suz se sir­ve de su pro­pia ima­gen pa­ra plan­tear es­ta dua­li­dad, en con­ti­nua fric­ción, que pa­de­ce en el seno de su pro­pio ser, en su en­torno más cer­cano y en el ám­bi­to glo­bal. Es­to lo ha­ce re­cu­rrien­do a la fron­ta­li­dad de la dia­léc­ti­ca mu­jer/hom­bre y al «tra­ba­jo ex­tre­mo» que com­por­ta la pro­duc­ción de mu­chas de sus pie­zas y que de­ja cla­ro el so­me­ti­mien­to de la mu­jer a un sis­te­ma que no cuen­ta con ella. Sa­bi­re Su­suz Dua­li­dad GA­LE­RÍA XA­VIER FIOL. (PAL­MA). C/ SANT JAU­ME, 23A. HAS­TA EL 21 DE ABRIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.