Ce­cil Bea­ton, al­go más que gla­mur

Una re­tros­pec­ti­va en la Fun­da­ción Ca­nal ex­pli­ca por qué Ce­cil Bea­ton es, pro­ba­ble­men­te, el gran re­tra­tis­ta (del lu­jo) del si­glo XX

ABC - Cultural - - ARTE - FRAN­CIS­CO CAR­PIO

Es­ta es la ima­gen: unos pe­ne­tran­tes e in­qui­si­ti­vos ojos di­vi­nos, con ce­jas in­ter­mi­na­bles, co­mo ace­ra­dos ar­cos de or­gu­llo y po­der; ga­sas, tu­les; tea­tra­li­dad, lu­jo y gla­mur des­bor­dán­do­se so­bre cue­ro o ter­cio­pe­lo igual que un ca­ro cham­pán…

Pe­ro és­ta tam­bién pue­de ser­lo: la frá­gil be­lle­za de un ros­tro de­ma­sia­do vi­vi­do pa­ra tan po­ca vi­da; otros ojos hip­nó­ti­cos en los que per­der­se o na­cer; una bo­ca tris­te y a la vez san­gran­te, co­mo he­ri­da de luz. El re­tra­to de una mu­jer ni­ña; un án­gel fie­ra­men­te hu­mano…

Dos imá­ge­nes se­pa­ra­das por una dé­ca­da (1946-1956), to­ma­das en dos ho­te­les de Nue­va York (Pla­za y Am­bas­sa­dor), de dos cria­tu­ras sal­va­je­men­te ico­no­grá­fi­cas: Gre­ta Gar­bo y Ma­rilyn Mon­roe. Am­bas son obra de un mis­mo hom­bre, pro­yec­cio­nes de una mis­ma mi­ra­da. La mi­ra­da de quien co­mo Ce­cil Bea­ton (1904-1980), muy po­si­ble­men­te, de­be ser con­si­de­ra­do el re­tra­tis­ta del si­glo XX. Y am­bas vi­sio­nes son par­te de su per­so­nal ca­pa­ci­dad de acer­car­se a los di­fe­ren­tes ros­tros que com­po­nen el ros­tro hu­mano.

De­ma­sia­do hu­mano

Aun­que en gran me­di­da es con­si­de­ra­do re­tra­tis­ta de una so­cie­dad gla­mu­ro­sa, ex­qui­si­ta, com­pues­ta por ru­ti­lan­tes per­so­na­li­da­des mun­dia­les, en­vuel­ta en un halo de so­fis­ti­ca­ción, lu­jo, fa­ma, po­der y be­lle­za, lo cier­to es que po­se­yó igual­men­te el di­fí­cil ta­len­to de cap­tu­rar tam­bién el la­do más hu­mano, y el más frá­gil, de sus mo­de­los. Pien­so que es­te es su prin­ci­pal ha­ber, el que le man­tie­ne co­mo una de las gran­des fi­gu­ras de la fo­to­gra­fía mun­dial.

Ce­cil Bea­ton: Mi­tos del si­glo XX es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad de com­pro­bar­lo a tra­vés de más de 100 re­tra­tos de al­gu­nos de los nom­bres más destacados del pa­sa­do si­glo: de Pi­cas­so a la Gar­bo, de Da­lí a Ma­rilyn, de Or­son We­lles a Ma­ria Callas, de Sar­tre a Isa­bel II, de Au­drey Hep­burn a Mick Jag­ger… Bea­ton fue siem­pre due­ño de un es­pí­ri­tu plu­ral, po­li­sé­mi­co, cu­rio­so, in­quie­to y crea­ti­vo, pro­pio de un au­tén­ti­co este­ta de la vi­da. Sus in­tere­ses ex­pre­si­vos lle­ga­rían a abar­car áreas tan di­ver­sas co­mo la mo­da, el re­tra­to fo­to­grá­fi­co, el di­se­ño de ves­tua­rio y es­ce­no­gra­fías, la pin­tu­ra, la ilus­tra­ción, el in­terio­ris­mo, los die­ta­rios y el mun­do editorial. So­bre to­dos ellos arro­ja­rá una ori­gi­na­lí­si­ma im­pron­ta, y en to­dos ellos des­ta­ca­rá por su sen­si­ble crea­ti­vi­dad.

Na­ci­do en el seno de una aco­mo­da­da fa­mi­lia, muy pron­to em­pe­zó a in­tere­sar­se por la fo­to, de­mos­tran­do des­de el prin­ci­pio una ca­rac­te­rís­ti­ca vo­lun­tad de cap­tu­rar at­mós­fe­ras muy tea­tra­li­za­das, em­plean­do es­pe­jos y otros re­cur­sos es­ce­no­grá­fi­cos. A me­dia­dos de los años vein­te co­mien­za a co­la­bo­rar en re­vis­tas tan pres­ti­gio­sas co­mo Vo­gue o Va­nity Fair, fo­to­gra­fian­do a gran­des ico­nos de la mo­da, co­mo Co­co Cha­nel o Ba­len­cia­ga. Una vez asen­ta­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les fo­tó­gra­fos de mo­da y re­tra­to, ne­ce­si­ta­ba nue­vos re­tos, lo que le lle­vó a tras­la­dar­se a Nue­va York, y muy pron­to, en 1929, a Holly­wood, que ya era el cen­tro de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Allí ter­mi­na­ría por con­ver­tir­se de­fi­ni­ti­va­men­te en una gran fi­gu­ra in­ter­na­cio­nal.

La II Gue­rra Mun­dial le brin­da­ría otra opor­tu­ni­dad más de arro­jar luz hu­ma­na so­bre sus imá­ge­nes: fotos de sol­da­dos, mu­je­res de las fuer­zas au­xi­lia­res, so­bre­co­ge­do­ras es­ce­nas de un Londres de­vas­ta­do por los bom­bar­deos ale­ma­nes… Un as­pec­to qui­zás me­nos co­no­ci­do de su tra­yec­to­ria. Es una pe­na que nin­gu­na de ellas pue­da con­tem­plar­se aho­ra.

To­da­vía ten­dría tiem­po y ener­gía de re­tra­tar en los se­sen­ta a los ico­nos del na­cien­te Pop, de War­hol a Mick Jag­ger. Sin du­da, una mi­ra­da úni­ca y sin­gu­lar, ca­paz de ac­tuar co­mo no­ta­rio vi­sual de al­gu­nos de los mo­men­tos fun­da­men­ta­les del si­glo XX y de los per­so­na­jes que los pro­ta­go­ni­za­ron.

Ce­cil Bea­ton Mi­tos del si­glo XX Fun­da­ción Ca­nal. Madrid. C/ Ma­teo Inu­rria, 2. Co­mi­sa­rias: Joan­na Ling y Oli­va Ma­ría Ru­bio. Http:// www.fun­da­cion­ca­nal.com/. Has­ta el 19 de agos­to

Ba­con y Bar­bra Strei­sand, ba­jo el ob­je­ti­vo de Ce­cil Bea­ton en la Fun­da­ción Ca­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.