«LA HIS­PA­NI­BUN­DIA», TAL CO­MO SO­MOS

Mau­ri­cio Wie­sent­hal es un es­cri­tor –es­pa­ñol de ori­gen ale­mán– a la an­ti­gua usan­za que sa­be bien de nues­tra cul­tu­ra y su ca­rác­ter cos­mo­po­li­ta; de su ima­gen real y la in­ven­ta­da en fal­sos tó­pi­cos

ABC - Cultural - - Libros Ensayo - MA­NUEL LU­CE­NA GI­RAL­DO

Con el es­ti­lo y la sua­vi­dad que ca­rac­te­ri­za a un mag­ní­fi­co es­cri­tor co­mo es Mau­ri­cio Wie­sent­hal (Bar­ce­lo­na, 1943), la pri­me­ra la re­ci­be el lec­tor, si me per­mi­ten, muy a la es­pa­ño­la, en la fren­te. ¿Quién po­día sa­ber que el ale­mán (ade­más) Go­lo Mann, hi­jo del gran no­ve­lis­ta Tho­mas Mann, ado­ra­ba Es­pa­ña por mo­ti­vos tan fun­da­dos co­mo que aquí ha­bía sal­va­do la vi­da hu­yen­do del na­zis­mo? No mu­chos, pe­ro –ahí es­tá lo in­tere­san­te–, bas­tan­tes más de los que ca­bría su­po­ner. Pues la his­pa­no­fi­lia –no con­fun­dir con el his­pa­nis­mo y sus ín­fu­las co­lo­nia­les, por fa­vor– cons­ti­tu­ye ha­ce mu­chos si­glos una tra­di­ción con­so­li­da­da. In­clu­so en es­tos tiem­pos, cuan­do odiar a Es­pa­ña pa­ra al­gu­nos tris­tes pun­túa, la pre­sen­cia de los que vie­nen de fue­ra y lle­gan a amar­la en­tra­ña­ble­men­te re­sul­ta ex­traor­di­na­ria. Por no ha­blar de los ex­tran­je­ros que re­si­den en ella, e igual­men­te la con­si­de­ran su pa­tria.

Es­pa­ña es, sin du­da, una na­ción de ex­tre­mos, al­ter­na­ti­vas, os­ci­la­cio­nes, sú­bi­tos cam­bios de pers­pec­ti­va. De ahí que la pri­me­ra gran apor­ta­ción de es­te li­bro má­gi­co, que cons­ta de 38 en­sa­yos en que se mez­clan sen­sa­tez, ex­tra­va­gan­cia, da­tos bi­za­rros y ver­da­des co­mo pu­ños, to­do en do­sis ma­gis­tra­les, sea re­cor­dar­nos que los asun­tos es­pa­ño­les tie­nen que ver con la fron­te­ra, la zo­na in­ter­me­dia, el ex­pe­ri­men­ta­lis­mo hu­mano.

Ca­pi­tal sim­bó­li­co

Des­de el neo­lí­ti­co aquí pasa de to­do, por­que to­dos pa­san por aquí. La se­gun­da cues­tión fun­da­men­tal alu­de a la im­por­tan­cia de la cul­tu­ra es­pa­ño­la –así, en el con­jun­to de sus in­ter­ac­cio­nes, que es cuan­do tras­cien­de co­mo mo­tor de fu­tu­ro y no se que­da en pa­té­ti­co lo­ca­lis­mo sub­ven­cio­na­do–. Es­pa­ña es cul­tu­ra, ca­pi­tal sim­bó­li­co com­par­ti­do, con re­so­nan­cia glo­bal. La ter­ce­ra apor­ta­ción se vin­cu­la al aná­li­sis de la ima­gen es­pa­ño­la, cen­tra­da con enor­me acier­to en los ras­gos ba­rro­cos, que quié­ra­se o no, en es­tos tiem­pos glo­ba­les re­sul­tan los más po­ten­tes.

Mi­ra­da cu­rio­sa

Si «His­pa­ni­bun­dia», el neo­lo­gis­mo del tí­tu­lo, es «una mi­ra­da in­te­rro­gan­te y cu­rio­sa de lo que que­da de aque­lla na­ción que lla­ma­ban Es­pa­ña, una con­fu­sión, un la­be­rin­to, una rui­na, una pro­me­sa», y es tam­bién una «vehe­men­cia del co­ra­zón», es na­tu­ral que los tiem­pos del im­pe­rio de­fi­nan el ar­gu­men­to cen­tral. Los asun­tos del ho­nor; el rea­lis­mo que al­gu­nos di­rían su­cio, de li­sia­dos, viu­das que fríen hue­vos y huér­fa­nos sin dien­tes; eso que los crí­ti­cos de ar­te lla­man con tan­to acier­to «la ve­ta bra­va»; los cris­tia­nos vie­jos que no se la­va­ban ja­más, por si aca­so pa­re­cían ju­díos o mo­ros; la dig­ni­dad idén­ti­ca en la vic­to­ria y la de­rro­ta; la pro­fun­di­dad sim­bó­li­ca y vi­tal de la fies­ta y el ri­to tau­rino; la ac­ti­tud an­ti­he­roi­ca y la la­bor del san­to ofi­cio de la in­qui­si­ción, «ni por sus crí­me­nes, ni por su fe­ro­ci­dad, más in­jus­ta que otros tri­bu­na­les eu­ro­peos»; to­do, en fin, «apun­ta al des­cré­di­to de la cul­tu­ra y a la vic­to­ria de una cas­ta de nue­vos ri­cos anal­fa­be­tos so­bre la gen­te le­tra­da y bue­na par­te del cle­ro».

Ilus­tra­ción

En ese pá­ra­mo apa­ren­te que fue el im­pe­rio glo­rio­so y atas­ca­do, Mau­ri­cio Wie­sent­hal en­cuen­tra la ex­pli­ca­ción, con in­du­da­bles re­so­nan­cias de la obra de Amé­ri­co Cas­tro, en lo que con­si­de­ra fra­ca­so en la for­ma­ción de la bur­gue­sía. Con los con­ver­sos em­pren­de­do­res ca­mu­fla­dos de na­za­re­nos, por si aca­so, pa­re­cía una con­se­cuen­cia na­tu­ral que el ca­pi­ta­lis­mo vo­raz no triun­fa­ra. Pe­ro la ilus­tra­ción his­pa­na me­re­cía ma­yor aná­li­sis, pues tu­vo mu­cha luz. Vi­vi­mos en bue­na par­te de ella. Las pá­gi­nas de­di­ca­das a los dos úl­ti­mos si­glos tie­nen que li­diar con las su­cias ca­pas del ro­man­ti­cis­mo y el ex­cep­cio­na­lis­mo, con­ver­ti­do en re­li­gión po­lí­ti­ca, pa­ra con­su­mo de pro­pios y ex­tra­ños. Esa Es­pa­ña que se cree que es di­fe­ren­te y no tie­ne re­me­dio, acom­ple­ja­da por las es­tam­pas fol­cló­ri­cas que le ad­ju­di­ca­ron en el si­glo XIX, cuan­do «nos con­ver­ti­mos en actores de tea­tro com­pro­me­ti­dos con el pa­pel que nos asig­na­ban los es­cri­to­res tu­ris­tas», es hoy la de los na­cio­na­lis­mos pe­ri­fé­ri­cos, su­pre­ma­cis­tas, ra­cis­tas y ven­ga­ti­vos. Por eso, la pro­cla­ma fi­nal de Mau­ri­cio Wie­sent­hal, «Es­pa­ña tie­ne mu­cho que de­cir en Eu­ro­pa y yo, por en­ci­ma de to­do, me sien­to eu­ro­peo», mul­ti­pli­ca la es­pe­ran­za y el go­zo de leer­lo.

La his­pa­ni­bun­dia... M. Wie­sent­hal Acan­ti­la­do, 2018 320 pá­gi­nas 20 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.