El des­tino ma­ni­fies­to de Wi­lliam Wal­ker

Pa­trick De­vi­lle tra­za una bio­gra­fía del aven­tu­re­ro que pro­cla­mó la República de So­no­ra

ABC - Cultural - - Libros Ensayo - A. IBÁ­ÑEZ

No ca­be du­da de que Pa­trick De­vi­lle es un gran es­cri­tor. Lo es des­de el pun­to de vis­ta ar­tís­ti­co tan­to co­mo des­de el in­te­lec­tual. Me pre­gun­ta­rán si am­bos la­dos de la se­mi­lla pue­den se­pa­rar­se. La res­pues­ta es que en reali­dad se tra­ta de dos se­mi­llas: la que nos lle­va a las vi­sio­nes de la ima­gi­na­ción, el len­gua­je uni­ver­sal de los se­res hu­ma­nos, y la que nos lle­va a la re­fle­xión y a la in­for­ma­ción «real».

Sin tra­ma

Que la ima­gi­na­ción des­bor­dan­te de Pa­trick De­vi­lle se ali­men­te de sus ex­plo­ra­cio­nes «reales», tan­to las fí­si­cas, por los pai­sa­jes y los per­so­na­jes de Cen­troa­mé­ri­ca, co­mo por los li­bros y la his­to­ria, en na­da des­di­ce. Sus en­tre­vis­tas con Er­nes­to Car­de­nal y con Ser­gio Ra­mí­rez, es cier­to, re­ve­lan po­co, se­gu­ra­men­te por­que en la reali­dad fue­ron más o me­nos co­mo las cuen­ta. ¿No po­día ha­ber men­ti­do un po­co, ha­ber no­ve­li­za­do, en fin? Su es­pe­cia­li­dad es la re­crea­ción de los pai­sa­jes y los am­bien­tes de Cen­troa­mé­ri­ca, lle­nos de de­ta­lles y de esas im­pre­sio­nes sen­so­ria­les que pe­día Con­rad. Eje­cu­ta­das, por cier­to, con un len­gua­je pre­ci­so y aus­te­ro que re­sul­ta muy gra­ti­fi­can­te, ca­si eró­ti­co.

Pa­trick De­vi­lle se pro­po­ne es­cri­bir una bio­gra­fía del aven­tu­re­ro Wi­lliam Wal­ker, que au­to­pro­cla­mó la República de So­no­ra y que lue­go lle­gó a ser el pri­mer pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua. Wal­ker era nor­te­ame­ri­cano y creía en la idea del «Des­tino Ma­ni­fies­to» es de­cir, que el des­tino na­tu­ral de Amé­ri­ca era aca­bar con­ver­ti­da en país blan­co y an­gló­fono, y que los Es­ta­dos Uni­dos de­be­rían, por de­re­cho na­tu­ral e im­pla­ca­ble ló­gi­ca de las co­sas, ocu­par to­do el res­to del con­ti­nen­te. Sin em­bar­go, el lec­tor no sien­te que Wal­ker sea el cen­tro del li­bro, ya que sus an­dan­zas se van en­tre­la­zan­do con las de mu­chos otros. El li­bro no tie­ne «tra­ma» pro­pia­men­te di­cha, y por sus pá­gi­nas des­fi­lan per­so­na­jes co­mo Fer­nán­dez de Oviedo, au­tor de la His­to­ria ge­ne­ral y na­tu­ral de las In­dias; el li­ber­ta­dor Bo­lí­var en sus úl­ti­mos años; Au­gus­to San­dino, hé­roe de la in­de­pen­den­cia nicaragüense; Fi­del Cas­tro y Che Gue­va­ra; el «pe­río­do es­pe­cial» de Cu­ba... pe­ro uno tie­ne la sen­sa­ción de que las pie­zas no aca­ban de en­ca­jar.

Nos­tal­gia

Es cier­to que to­das las his­to­rias que cuen­ta De­vi­lle son in­tere­san­tes, aun­que en oca­sio­nes uno tie­ne la sen­sa­ción de leer sim­ple­men­te un li­bro de His­to­ria, pe­ro hay al­go que fa­lla en la dra­ma­ti­za­ción, en la es­tra­te­gia na­rra­ti­va, que no aca­ba de ser cró­ni­ca de una bús­que­da más o me­nos de­tec­ti­ves­ca ni tam­po­co re­la­to ejem­plar. Pu­ra vi­da es una cró­ni­ca nos­tál­gi­ca del fra­ca­so de las re­vo­lu­cio­nes en una épo­ca en que uno pen­sa­ba que ya no que­da­ban nos­tal­gias de ese ti­po y que el ro­man­ti­cis­mo ab­sur­do y cruel de la re­vo­lu­ción era ya una co­sa del pa­sa­do. La tra­duc­ción de Jo­sé Ma­nuel Fa­jar­do es ver­da­de­ra­men­te es­pec­ta­cu­lar .

Pa­trick De­vi­lle

Pu­ra vi­da. Vi­da & muerte de Wi­lliam Wal­ker

P. De­vi­lle Ana­gra­ma, 2018 288 pá­gi­nas 16,90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.