VUEL­VE EL JUAN UR­BANO, DE BENJAMÍN PRA­DO

El es­cri­tor ma­dri­le­ño re­cu­pe­ra a su per­so­na­je más re­co­no­ci­do en la his­to­ria de una sa­ga fa­mi­liar pre­si­di­da por la am­bi­ción y los ne­go­cios su­cios des­de sus ini­cios has­ta hoy mis­mo

ABC - Cultural - - Libros Narrativa - JUAN ÁN­GEL JURISTO

La obra de Benjamín Pra­do (Ma­drid, 1961) es una de las más va­ria­das y su­ge­ren­tes de su ge­ne­ra­ción. A su pri­me­ra con­di­ción de poe­ta, ads­cri­ta en la ór­bi­ta de Vi­cen­te Ga­lle­go, Ama­lia Bau­tis­ta y Au­ro­ra Luque, con obras co­mo Un ca­so sen­ci­llo, El co­ra­zón azul del alum­bra­do, Co­bi­jo de la tor­men­ta, To­dos no­so­tros, Ice­berg, Ma­rea hu­ma­na, Ya no es tar­de... hay que con­si­de­rar su cu­rio­sa pro­duc­ción co­mo en­sa­yis­ta, don­de abun­da en te­mas muy va­ria­dos y de lar­go al­can­ce: des­de Sie­te ma­ne­ras de de­cir man­za­na, que se yer­gue co­mo una de­fen­sa del gé­ne­ro lí­ri­co, lo que es de agra­de­cer, a los be­llos re­tra­tos que reali­zó de Car­son McCu­llers, Ma­ría Teresa León, Ka­ren Bli­xen, Ma­ri­na Ts­ve­tá­ye­va y An­na Aj­má­to­va en Los nom­bres de An­tí­go­na, pa­san­do por una bio­gra­fía de Car­men La­fo­ret, así co­mo una au­to­bio­gra­fía cen­tra­da en la re­la­ción que man­tu­vo con Ra­fael Al­ber­ti, A la som­bra del án­gel. 13 años con Al­ber­ti.

Cró­ni­ca de actualidad

Y, des­de lue­go, de lo más no­ta­ble de su obra pro­sís­ti­ca, los li­bros de afo­ris­mos, Pu­ra Ló­gi­ca, Do­ble fon­do y Más que pa­la­bras, gé­ne­ro que le va muy bien, al mo­do de ani­llo al de­do y don­de si­gue la es­plén­di­da es­te­la de pre­de­ce­so­res su­yos, co­mo Ramón o el Eu­ge­nio d´Ors más lu­mi­no­so y me­nos ba­rro­co. Le­tris­ta de can­cio­nes, co­la­bo­ran­do con mú­si­cos co­mo Joa­quín Sa­bi­na o Co­que Ma­lla, Benjamín Pra­do al­can­zó cier­ta no­to­rie­dad, sin em­bar­go, con la no­ve­la, co­mo por otra par­te es lo ha­bi­tual, con tí­tu­los ta­les co­mo Ra­ro, su pri­me­ra na­rra­ción, que tu­vo cier­to eco en La­ti­noa­mé­ri­ca, Nun­ca le des la mano a un pis­to­le­ro zur­do y la muy in­tere­san­te Dón­de crees que vas y quién te crees que eres, o No só­lo el fue­go, que re­to­ma la muy ac­tual re­vi­sión de cier­tos su­ce­sos os­cu­ros de la His­to­ria más re­cien­te de Es­pa­ña y que pro­se­gui­rá en li­bros co­mo Ma­la gen­te que ca­mi­na, don­de apa­re­ce su per­so­na­je Juan Ur­bano, o La nie­ve es­tá va­cía.

Los trein­ta ape­lli­dos, su úl­ti­ma no­ve­la, vuel­ve a es­te per­so­na­je re­cu­rren­te, que ya se ha­bía pa­sea­do en Ma­la gen­te que ca­mi­na, Ope­ra­ción Gla­dio y Ajus­te de cuen­tas. Juan Ur­bano, un per­so­na­je muy bien tra­za­do, per­mi­te al au­tor mez­clar, en fe­liz re­so­lu­ción, la fic­ción, la do­cu­men­ta­ción pe­rio­dís­ti­ca y la cró­ni­ca de actualidad, gé­ne­ros que in­tere­san a Benjamín Pra­do: es un ha­bi­tual de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pren­sa es­cri­ta, ra­dio y te­le­vi­sión.

Ra­ma per­di­da

Esa de­di­ca­ción de Benjamín Pra­do otor­ga a es­tas no­ve­las cier­ta ca­li­dad y ve­ro­si­mi­li­tud de la que sue­len ca­re­cer otras del mis­mo jaez, pues las na­rra­cio­nes de Pra­do sue­len ajus­tar muy bien la in­for­ma- ción con la tra­ma del th­ri­ller y, a la vez, la lu­mi­no­sa frase que de­be mu­cho a su con­di­ción de poe­ta, pe­ro don­de, el au­tor, sa­bia­men­te, sa­be pres­cin­dir de cual­quier ten­ta­ción lí­ri­ca dan­do prio­ri­dad a aque­llo que desea­ba Paul Va­léry: con­ver­tir la pa­la­bra poé­ti­ca a la pre­ci­sión de la pro­sa.

Los trein­ta ape­lli­dos es, ade­más, una no­ve­la de im­pron­ta don­de la sá­ti­ra es­tá pre­sen­te de ma­ne­ra har­to de­li­ca­da: ima­gi­ne­mos una fa­mi­lia de al­ta al­cur­nia, con su ra­ma per­di­da en ese ma­ra­vi­llo­so y pre­sen­ta­ble ár­bol ge­nea­ló­gi­co, va­le de­cir, su la­do de bas­tar­día, y que ese la­do de bas­tar­día, pre­te­ri­da de an­te­mano, de pron­to ad­quie­re cier­to in­te­rés por par­te de los le­gí­ti­mos. Es de­cir, co­mien­zan a in­tere­sar­se por la hi­ja esa que tu­vo el abue­lo, y que ese in­te­rés por aque­lla ra­ma per­di­da –per­di­da por de­sidia y pre­jui­cios de cla­se–, tie­ne que lle­var a que un per­so­na­je co­mo Juan Ur­bano sea con­tra­ta­do pa­ra in­ves­ti­gar so­bre esa ra­ma per­di­da. Pe­ro, cla­ro, no to­da la fa­mi­lia es­tá de acuer­do con ello, hay una par­te, los más prác­ti­cos, con­ven­cio­na­les e im­pla­ca­bles, que si­guen en sus tre­ce...

Ni que de­cir tie­ne que la tra­ma le ha ser­vi­do a Benjamín Pra­do pa­ra dar cuen­ta, una vez más, co­mo ya hi­cie­ra en tí­tu­los an­te­rio­res, de los as­pec­tos más os­cu­ros, tur­bios y ocul­tos en las su­pues­tas re­ver­be­ra­cio­nes más lu­mi­no­sas de los ilustres ape­lli­dos y es­to lo ha lle­va­do a ca­bo con bue­na pro­sa, con una tra­ma efi­caz y una ve­ro­si­mi­li­tud que tie­ne mu­cho de ver­dad his­tó­ri­ca.

No ol­vi­do es­te con­se­jo de Al­ber­ti: “Nun­ca seas sec­ta­rio, te per­de­rías la mi­tad de ca­da co­sa”»

In­quie­ta que el “noir” es­té tan de mo­da. Se­rá que hay mu­cho ba­jo fon­do que de­nun­ciar»

JUAN MA­NUEL SE­RRANO AR­CE

Los trein­ta ape­lli­dos Benjamín Pra­do Al­fa­gua­ra, 2018 384 pá­gi­nas 18,90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.