Un ca­dá­ver sin ma­nos

Brad­ford Mo­rrow am­bien­ta su his­to­ria en el mun­do de los bi­blió­fi­los neo­yor­qui­nos. Li­te­ra­tu­ra y cri­men

ABC - Cultural - - Libros Narrativa - POR MA­RI­NA SAN­MAR­TÍN

Los fal­si­fi­ca­do­res Brad­ford Mo­rrow Trad.: Julia Osu­na Si­rue­la, 2018 224 pá­gi­nas 19,95 eu­ros

La úl­ti­ma pe­lí­cu­la que Or­son We­lles ro­dó com­ple­ta, a me­dia­dos de los años 70, fue el do­cu­men­tal F for Fa­ke [Frau­de], un es­tu­dio de mon­ta­je tre­pi­dan­te so­bre la bio­gra­fía de uno de los más im­por­tan­tes fal­si­fi­ca­do­res de cua­dros de to­dos los tiem­pos, Elmyr de Hory. Con es­ta pro­pues­ta, We­lles, que ha­bía co­men­za­do su pro­pia ca­rre­ra con una far­sa, la emi­sión ra­dio­fó­ni­ca de la in­va­sión ex­tra­te­rres­tre de La Gue­rra de los mun­dos, re­fle­xio­na­ba acer­ca del va­lor de la fal­si­fi­ca­ción, de la crea­ti­vi­dad que en­cie­rra y de has­ta qué pun­to el Ar­te, es­cri­to con ma­yús­cu­la, pue­de en­con­trar oxí­geno en la imi­ta­ción; una se­rie de cues­tio­nes que, adap­ta­das al mun­di­llo li­te­ra­rio, re­to­ma el es­ta­dou­ni­den­se Brad­ford Mo­rrow en su ex­ce­len­te no­ve­la Los fal­si­fi­ca­do­res.

La tra­ma cri­mi­nal

Una mañana de fe­bre­ro, el jo­ven Adam Diehl es ha­lla­do muer­to en su ca­sa de Mon­tauk. Al ca­dá­ver le fal­tan las ma­nos y pron­to el lec­tor des­cu­bre que es­to no es ca­sual, sino un gui­ño cruel del ase­sino al ver­da­de­ro ofi­cio de la víc­ti­ma, el de fal­si­fi­ca­dor de edi­cio­nes ori­gi­na­les. Am­bien­ta­da en el en­torno pro­fe­sio­nal de los bi­blió­fi­los neo­yor­qui­nos y con una su­ges­ti­va voz pro­ta­go­nis­ta, la de un com­pe­ti­dor de Diehl ex­per­to en co­piar la ca­li­gra­fía de sir Art­hur Co­nan Doy­le, Los fal­si­fi­ca­do­res mez­cla a par­tes igua­les li­te­ra­tu­ra y cri­men; una com­bi­na­ción que, ta­mi­za­da por el so­fis­ti­ca­do es­ti­lo na­rra­ti­vo de Mo­rrow, nos de­vuel­ve al Nue­va York pla­ga­do de in­te­lec­tua­les de Cuan­do cae la no­che, uno de los tí­tu­los más in­tere­san­tes de Mi­chael Cun­ning­ham, y, al mis­mo tiem­po, al Man­hat­tan más si­nies­tro y co­rro­si­vo de Las dos se­ño­ras Gren­vi­lle, de Do­mi­nick Dun­ne. A me­dio ca­mino en­tre la no­ve­la po­li­cia­ca de sa­lón y la re­fle­xión más se­ria so­bre có­mo la in­for­ma­ción fal­sa pue­de lle­gar a mi­me­ti­zar­se con la au­tén­ti­ca e in­fluir en el de­ve­nir de los acon­te­ci­mien­tos, el hi­lo ar­gu­men­tal de Los fal­si­fi­ca­do­res gi­ra en torno a cuál es el lí­mi­te del en­ga­ño en­tre el crea­dor y su pú­bli­co.

En es­ta pre­gun­ta se con­cen­tra to­da la fuer­za de la no­ve­la, por­que el pa­so si­guien­te a cues­tio­nar la ve­ra­ci­dad de la obra de ar­te, de la edi­ción in­cu­na­ble, es in­te­rro­gar­nos so­bre su au­to­ría, so­bre la iden­ti­dad de su ha­ce­dor, un te­rreno po­co tri­lla­do don­de la maes­tría de Mo­rrow, que con­si­gue ge­ne­rar in­quie­tud al­re­de­dor de la su­pues­ta «ver­dad» de ca­da uno de sus per­so­na­jes, re­sul­ta irre­pro­cha­ble. De la pri­me­ra a la úl­ti­ma pá­gi­na, apar­te de la ne­ce­si­dad de descubrir quién es el ase­sino, Mo­rrow ali­men­ta la des­con­fian­za ha­cia el na­rra­dor y lo con­vier­te en un enig­ma has­ta el fi­nal in­des­ci­fra­ble, res­pon­sa­ble de que nos man­ten­ga­mos en vi­lo.

El no­ve­lis­ta, edi­tor y poe­ta nor­te­ame­ri­cano B. Mo­rrow

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.