CUAN­DO TO­DO CAM­BIA PA­RA SE­GUIR IGUAL

«El Ga­to­par­do» de Lam­pe­du­sa es no só­lo una pro­di­gio­sa no­ve­la his­tó­ri­ca sino ade­más una re­fle­xión so­bre el efec­to de­vas­ta­dor del tiem­po

ABC - Cultural - - Libros Opinión - POR PE­DRO G. CUARTANGO

Re­sul­ta di­fí­cil apor­tar al­go nue­vo al es­cri­bir so­bre El Ga­to­par­do, la no­ve­la de Giu­sep­pe To­ma­si di Lam­pe­du­sa, lle­va­da al ci­ne de for­ma ma­gis­tral por Lu­chino Vis­con­ti, que su­po cap­tar la at­mós­fe­ra de una Si­ci­lia an­cla­da en el tiem­po que evo­ca al au­tor.

Di­ga­mos de en­tra­da que es una obra maes­tra, una de las crea­cio­nes li­te­ra­rias más im­por­tan­tes del si­glo XX. Fue pu­bli­ca­da por la edi­to­rial Fel­tri­ne­lli en 1958, un año des­pués de la muerte de Lam­pe­du­sa a cau­sa de un tu­mor pul­mo­nar. Su­frió el re­cha­zo de Mon­da­do­ri y Ei­nau­di, que con­si­de­ra­ron que ja­más po­dría te­ner pú­bli­co, da­da la sub­je­ti­vi­dad de su es­cri­tu­ra. Fue Gior­gio Bas­sa­ni quien que­dó des­lum­bra­do al leer el bo­rra­dor, que de­ci­dió edi­tar de for­ma in­me­dia­ta. Ha­bía co­no­ci­do a Lam­pe­du­sa tres años an­tes en un cón­cla­ve de au­to­res, al que acu­dió pa­ra acom­pa­ñar a su pri­mo. Le re­cor­da­ba co­mo un hom­bre al­to, aris­to­crá­ti­co y si­len­cio­so. Fue un éxi­to ful­mi­nan­te, que sor­pren­dió al pro­pio Bas­sa­ni.

GA­RI­BAL­DI Y SUS TRO­PAS. Lam­pe­du­sa co­men­zó a es­cri­bir El Ga­to­par­do en torno a 1955 y su re­dac­ción le lle­vó ca­si dos años. Prác­ti­ca­men­te fa­lle­ció na­da más ter­mi­nar la ter­ce­ra y de­fi­ni­ti­va ver­sión, que es la que aho­ra po­de­mos disfrutar. Des­gra­cia­da­men­te, ja­más pu­do in­tuir que su tra­ba­jo se con­ver­ti­ría en un clá­si­co. El Ga­to­par­do ha si­do ana­li­za­da por mu­chos crí­ti­cos co­mo una no­ve­la his­tó­ri­ca. Y cier­ta­men­te lo es por­que Lam­pe­du­sa na­rra el des­em­bar­co de las tro­pas de Ga­ri­bal­di en Si­ci­lia, acae­ci­do en 1860, pa­ra po­ner fin a la di­nas­tía de los Bor­bo­nes. El acon­te­ci­mien­to aca­bó con la ane­xión de la is­la al reino de Cer­de­ña en uno de los epi­so­dios cla­ve que desem­bo­ca­ría en la uni­fi­ca­ción de Ita­lia. El pro­ta­go­nis­ta de la ac­ción es el prín­ci­pe Sa­li­na, en cu­yo es­cu­do fi­gu­ra un ga­to­par­do, he­re­de­ro de una de las más vie­jas fa­mi­lias de Si­ci­lia y ri­co te­rra­te­nien­te que vi­ve si­guien­do las tra­di­cio­nes de un pa­sa­do feu­dal. Su con­tra­fi­gu­ra es su so­brino Tan­cre­di, un jo­ven au­daz e in­te­li­gen­te, que apues­ta por su­mar­se a la cau­sa de la re­vo­lu­ción que en­car­na Ga­ri­bal­di. Sa­li­na se da cuen­ta que los cam­bios son inevi­ta­bles y per­mi­te que el hi­jo de su her­ma­na se con­vier­ta en alia­do de quie­nes pre­ten­den aca­bar con to­do lo que él re­pre­sen­ta.

Es Tan­cre­di, y no Sa­li­na co­mo se acos­tum­bra a ci­tar, el au­tor de la cé­le­bre frase que con­den­sa el es­pí­ri­tu de la no­ve­la: «Es pre­ci­so que to­do cam­bie pa­ra que to­do si­ga igual». Y eso es pre­ci­sa­men­te lo que su­ce­de, ya que los ven­ce­do­res no só­lo res­pe­tan y rin­den plei­te­sía a Sa­li­na sino que ade­más le ofre­cen ser se­na­dor por de­sig­na­ción del rey Víc­tor Ma­nuel. En un ges­to de dig­ni­dad, el aris­tó­cra­ta re­cha­za el car­go tras ar­gu­men­tar que es de­ma­sia­do tar­de pa­ra mu­dar de ideas. Sa­li­na le di­ce al em­ba­ja­dor real que cual­quier in­ten­to de trans­for­ma­ción de la is­la va a fra­ca­sar ya que la esen­cia de aque­llas tie­rras, cas­ti­ga­das por el sol y la mi­se­ria, es in­mu­ta­ble.

VI­CIOS DE LA NO­BLE­ZA SI­CI­LIA­NA. Es pre­ci­sa­men­te es­te pe­si­mis­mo el que lle­vó a Elio Vit­to­ri­ni y a Leo­nar­do Scias­cia a cri­ti­car la obra des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, ya que ob­ser­va­ban en las te­sis de Lam­pe­du­sa una jus­ti­fi­ca­ción del in­mo­vi­lis­mo. Un pun­to de vis­ta muy dis­cu­ti­ble en la me­di­da en que la di­sec­ción de los vi­cios de la no­ble­za si­ci­lia­na es im­pla­ca­ble. No en vano Lam­pe­du­sa, na­ci­do en Pa­ler­mo, era tam­bién prín­ci­pe y duque de Mon­te­chia­ro y se ha­bía edu­ca­do en ese mun­do que des­cri­be con tan­to co­no­ci­mien­to. Lam­pe­du­sa es­tu­dió de­re­cho y lue­go se alis­tó en el Ejér­ci­to. Fue he­cho pri­sio­ne­ro en la gue­rra de 1914, don­de per­ma­ne­ció en un cam­po de con­cen­tra­ción en Hun­gría has­ta que lo­gró fu­gar­se. Re­tor­nó a Si­ci­lia y ya no vol­vió a sa­lir nun­ca de sus po­se­sio­nes. Se ca­só en Ri­ga con una psicoanalista le­to­na, lo que le im­pul­só a apren­der el ru­so. Era un in­fa­ti­ga­ble lec­tor y un hom­bre de vas­ta cul­tu­ra, pe­ro su ca­rác­ter le em­pu­ja­ba al ais­la­mien­to. Te­nía una for­ma de ser es­qui­va y re­traí­da. Y sen­tía aver­sión por unos cam­bios a los que ja­más se ter­mi­nó de adap­tar. Hay mu­cho de su per­so­na­li­dad en la fi­gu­ra de Sa­li­na. Por ello, El Ga­to­par­do es tam­bién una re­fle­xión so­bre el tiem­po. La­te una pro­fun­da nos­tal­gia en su mi­ra­da al pa­sa­do y la año­ran­za de un mun­do des­apa­re­ci­do que no vol­ve­rá. Pe­ro tam­bién hay en la obra una crí­ti­ca ha­cia una aris­to­cra­cia pa­ra­si­ta­ria y en­ve­je­ci­da que se nie­ga a per­der sus pri­vi­le­gios. Sa­li­na es cons­cien­te de esa con­tra­dic­ción y se adap­ta a la ame­na­za que re­pre­sen­ta el nue­vo ré­gi­men por­que sa­be que esa es la úni­ca ma­ne­ra de man­te­ner sus pri­vi­le­gios. Una no­ve­la, en su­ma, que po­dría ser muy útil pa­ra quie­nes han he­cho de la po­lí­ti­ca un ar­te de su­per­vi­ven­cia.

Lam­pe­du­sa (Pa­ler­mo, 1896-Ro­ma, 1957)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.