Se­gun­das par­tes... ya se sa­be

No to­das las se­ries so­por­tan una con­ti­nua­ción. Tam­po­co los crea­do­res, eje­cu­ti­vos y ca­de­nas re­sis­ten cuan­do de­ben la ten­ta­ción

ABC - Cultural - - Libros Entrevista - FE­DE­RI­CO MA­RÍN BELLÓN

Un gran éxi­to no se can­ce­la, aun­que al fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da mue­ran to­dos los pro­ta­go­nis­tas. Exis­te in­clu­so la fór­mu­la AHS, que con­sis­te en re­su­ci­tar a los actores, dar­les nue­vos pa­pe­les y con­tar una his­to­ria dis­tin­ta. Cuan­do sa­le bien (Ame­ri­can Crime), el re­sul­ta­do es de im­pac­to, pe­ro lo ha­bi­tual es que la con­ti­nua­ción sea un me­ro re­cla­mo. Far­go es otro buen ejem­plo de pá­ja­ros que re­sur­gen de sus ce­ni­zas, cuan­do más cha­mus­ca­dos me­jor.

LA ETER­NA EVA­SIÓN. Pue­de que el pa­ra­dig­ma sea Pri­son break, aque­lla se­rie en la que el pro­ta­go­nis­ta en­tra­ba vo­lun­ta­ria­men­te en una cár­cel de se­gu­ri­dad pa­ra res­ca­tar a su her­mano, víc­ti­ma de una cons­pi­ra­ción. Went­worth Mi­ller in­gre­sa­ba en pri­sión to­do su cuer­po ta­tua­do con un en­jam­bre de pla­nos. Por su­pues­to, los her­ma­nos lo­gra­ban es­ca­par, con al­gún acom­pa­ñan­te de más, pe­ro una vez en li­ber­tad al es­pec­ta­dor se le amo­do­rra­ba el in­te­rés. Tu­vie­ron que atra­par­los va­rias ve­ces pa­ra que los fu­gi­ti­vos pu­die­ran se­guir es­ca­pán­do­se en las seis tem­po­ra­das que du­ró la se­rie, la úl­ti­ma en Ye­men.

AL­MAS DE ME­TAL. Vie­ne to­do es­to a cuen­to por­que se si­guen es­tre­nan­do se­gun­das tem­po­ra­das y no siem­pre cum­plen las ex­pec­ta­ti­vas. El ca­so más «in­ne­ce­sa­rio» es el de West­world, ca­rí­si­ma pro­duc­ción de HBO que ya era el «re­ma­ke» de una pe­lí­cu­la de los años se­ten­ta. Al­mas de me­tal con­ta­ba la re­be­lión de los ro­bots de un par­que te­má­ti­co, don­de los vi­si­tan­tes pue­den jugar a cow­boys, acos­tar­se con pros­ti­tu­tas sin co­ra­zón y pe­car a sus an­chas sin te­mor a las con­se­cuen­cias. La se­rie su­po ac­tua­li­zar la idea, dar­le un tras­fon­do fi­lo­só­fi­co más pro­fun­do (y a ve­ces cur­si) y, pe­se al te­dio de los ca­pí­tu­los cen­tra­les, mi­ti­ga­do por la mú­si­ca, aca­bar en to­do lo al­to con un fi­nal bri­llan­te, a la al­tu­ra de la pre­mi­sa ini­cial. Una vez des­con­tro­la­dos los an­droi­des, sin em­bar­go, lo que ocu­rre en el se­gun­do cur­so no so­por­ta de­ma­sia­dos aná­li­sis, aun­que el lu­jo y el re­par­to com­pen­san las de­fi­cien­cias.

PA­QUI­TA SA­LAS. Des­pués de ver el re­gre­so de Pa­qui­ta Sa­las, la sen­sa­ción es pa­re­ci­da, aun­que en es­te ca­so la his­to­ria no es­ta­ba tan en­ro­ca­da y to­da­vía pue­de re­mon­tar el vue­lo. La fres­cu­ra del des­cu­bri­mien­to se ha per­di­do, sin em­bar­go. Si­gue ha­bien­do gran­des mo­men­tos y ra­ma­la­zos de bri­llan­tez, mal en­vuel­tos por unos guio­nes com­pla­cien­tes. El re­sul­ta­do to­da­vía es dis­fru­ta­ble, aho­ra en Net­flix, pe­ro la sor­pre­sa ini­cial ha da­do pa­so a cier­ta ru­ti­na. Ya no hay enamo­ra­mien­to. Glow, en la mis­ma pla­ta­for­ma, lle­va si­mi­lar ca­mino. Son dos se­ries muy fe­me­ni­nas y reivin­di­ca­ti­vas. Qui­zá les pa­se co­mo a los par­ti­dos o po­lí­ti­cos cuan­do se de­jan al­go en el ca­mino, por lo ge­ne­ral pro­me­sas, en el trán­si­to de la opo­si­ción al po­der.

Brays Efe y Be­lén Cues­ta en «Pa­qui­ta Sa­las»

Evan Ra­chel Wood y Jef­frey Wright en «West­world»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.