LAS MIL Y UNA GA­LAS

El MNAC reivin­di­ca el pa­pel de Ga­la co­mo coau­to­ra de la obra de Sal­va­dor Da­lí y apor­ta nue­vas lec­tu­ras del per­so­na­je más allá de las de es­po­sa y mu­sa del ar­tis­ta

ABC - Cultural - - Arte - JAVIER DÍAZ-GUAR­DIO­LA

No es és­ta, ni mu­cho me­nos, la pri­me­ra ex­po­si­ción de­di­ca­da a Ga­la. Es el su­yo un fru­to de­ma­sia­do ape­te­ci­ble co­mo pa­ra de­jar­lo de la­do. De he­cho, no pa­só ni un mes des­de su muerte en 1982 cuan­do se ce­le­bra­ba en el Mu­seo Da­lí de Flo­ri­da el pri­mer ho­me­na­je. Tam­bién es ver­dad que la som­bra de Da­lí, su com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal du­ran­te bue­na par­te de su vi­da, es alar­ga­da, y que ha ter­mi­na­do por «ocul­tar», tam­bién por de­for­mar, la po­ten­te ima­gen de la ru­sa (re­cor­de­mos que na­ció co­mo Ele­na Dmí­triev­na Diá­ko­no­va en Ka­zán, en 1894).

Re­pa­ren en la frase que aca­bo de es­cri­bir, fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der la ori­gi­na­li­dad de es­ta mues­tra en Es­pa­ña: En ella me re­fie­ro a «Da­lí co­mo pa­re­ja de Ga­la» y no al re­vés. La mu­jer, si no por de­lan­te del hom­bre, al me­nos al la­do, ju­gan­do en el ring su­rrea­lis­ta en igual­dad.

Ex­po­si­cio­nes so­bre Da­lí tam­bién se han he­cho mu­chas. Aún re­cor­da­mos la que el Mu­seo Rei­na So­fía le de­di­có ha­rá unos ve­ra­nos. De for­ma que, en ese de­seo del MNAC de lle­var a ca­bo pro­yec­tos con­jun­tos con otras gran­des ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas (y ahí que­da la mues­tra que To­do­lí co­mi­sa­rió pa­ra re­cor­dar a Tà­pies en su fun­da­ción), a la ho­ra de aliar­se con la Ga­la-Sal­va­dor Da­lí de Fi­gue­ras, lo fá­cil (y has­ta abu­rri­do) era vol­ver a apos­tar por él.

No es por el #MeToo

Me di­rán: «Cla­ro, pe­ro en ple­na era del #MeToo, de cier­ta sen­si­bi­li­za­ción ha­cia la vi­si­bi­li­dad de la mu­jer, es­ta­ba can­ta­do que ha­bía que vol­ver a Ga­la». Sin em­bar­go, qui­zás po­cas ve­ces ha­ya es­ta­do tan jus­ti­fi­ca­do de­vol­ver­le la voz a una mu­jer, aca­bar con el tó­pi­co de la es­po­sa­mu­sa, su­je­to pa­si­vo, en pos de una ima­gen mu­cho más ac­ti­va (tam­bién crea­ti­va) de nues­tra pro­ta­go­nis­ta. Bas­ta una de­cla­ra­ción de las Con­fe­sio­nes in­con­fe­sa­bles de Da­lí pa­ra di­si­par de pleno cual­quier sos­pe­cha: «El mé­to­do pa­ra­noi­co-crí­ti­co es, an­te to­do, Ga­la». Ga­la es Da­lí co­mo Da­lí es Ga­la. Tan­to mon­ta. No se ha­ble más.

Con esa in­ten­ción cons­tru­ye co­mo co­mi­sa­ria Estrella de Die­go Ga­la Sal­va­dor Da­lí. Unaha­bi­ta­ción pro­pia en Pú­bol. Y me vuel­vo a de­te­ner an­tes de en­trar en ha­ri­na. Pri­me­ro, pa­ra ha­blar de De Die­go, en ab­so­lu­to una re­cién lle­ga­da al uni­ver­so «ga­li­niano». A la ru­sa la lle­va es­tu­dian­do des­de fi­na­les de los no­ven­ta, y en 2003 pu­bli­có en Es­pa­sa Las vi­das ocul­tas de Ga­la Da­lí; un tex­to, por otro la­do, uti­li­za­do por Mo­ni­ka Zgus­to­va co­mo fuen­te bi­blio­grá­fi­ca pa­ra La in­tru­sa. Re­tra­to ín­ti­mo de Ga­la Da­lí, que es­tos días co­lo­ca en li­bre­rías Galaxia Gu­ten­berg (la mis­ma fir­ma que dio a la im­pren­ta el dia­rio iné­di­to de Ga­la en 2011, una vez des­cu­bier­to que se en­con­tra­ba mez­cla­do con los pa­pe­lo­tes de Da­lí... Co­mo tan­tas otras co­sas).

Se­gun­do, pa­ra ha­cer re­fe­ren­cia al sub­tí­tu­lo. El de «la ha­bi­ta­ción pro­pia» (muy a lo Vir­gi­nia Woolf). Pú­bol co­mo es­pa­cio pri­va­do, cas­ti­llo que Da­lí entregó a su ama­da co­mo prue­ba de «amor cortés» y en el que su­pues­ta­men­te (y só­lo su­pues­ta­men­te) Da­lí po­día en­trar con in­vi­ta­ción ex­pre­sa de su es­po­sa (que él mis­mo di­se­ña­ba). En él, Ga­la, la inex­pug­na­ble (una fo­to en el re­co­rri­do, in­ter­ve­ni­da por el ar­tis­ta, la plas­ma co­mo la mu­jer con un cas­ti­llo en la ca­be­za –Tê­te à Cha­teau– o una mu­jer cas­ti­llo en sí), po­día ser ella mis­ma: cu­rio­sa a ve­ces; ra­tón de bi­blio­te­ca; de al­ma ru­sa; re­li­gio­sa, ca­ma­leó­ni­ca... És­te es el ca­pí­tu­lo con el que arran­ca la ex­po. Tam­bién el que más atrae­rá a los fetichistas (no fal­tan los ju­gue­tes de in­fan­cia, jo­yas, dis­cos, los ves­ti­dos de Dior, de El­sa Schia­pa­re­lli...). De­ta­lles de los cor­ti­na­jes sal­món de sus so­brias es­tan­cias, así co­mo gran­des es­pe­jos (Ga­la co­mo re­fle­jo de Da­lí; Da­lí co­mo ima­gen pro­yec­ta­da por Ga­la) mar­can el di­se­ño so­bre el que pi­vo­ta la mues­tra.

Y a lo la­go de su pro­pues­ta, Ga­la, o to­das las Ga­las, la mu­jer y el per­so­na­je que se tra­vis­te de sí mis­ma: la ni­ña ru­sa, pe­ro tam­bién la fé­mi­na que pa­re­cía un «efe­bo» (ras­go que con­quis­tó a Da­lí); la ma­la de la pe­lí­cu­la pa­ra Bre­ton y Bu­ñuel; la de­vo­ta (siem­pre lle­va­ba en­ci­ma una ima­gen de la Vir­gen) pe­ro tam­bién la «de­vo­ra­do­ra» de hom­bres (nun­ca se le per­do­na­rá ro­dear­se de jo­ven­ci­tos); la ma­dre des­pren­di­da, la lec­to­ra com­pul­si­va, la in­tru­sa de la que ha­bla en su li­bro Zgus­to­va.

Y, por en­ci­ma de to­do, la te­sis que echa por tie­rra la idea de Ga­la co­mo fi­gu­ran­te, co­mo sim­ple mu­sa, pri­me­ro de Paul Éluard –al que aban­do­nó por Da­lí, des­pués de ha­ber con­ver­ti­do lo su­yo en tri­mo­nio con Marx Ernst. Él fue el pa­ga­fan­tas de to­do es­te em­bro­llo–, lue­go del pin­tor ca­ta­lán. Ga­la Sal­va­dor Da­lí reivin­di­ca a su pro­ta­go­nis­ta co­mo pie­za cla­ve pa­ra ter­mi­nar de en­ten­der el mo­vi­mien­to su­rrea­lis­ta. No en vano, fue ella la que in­ci­tó a su pri­mer ma­ri­do a es­cri­bir, a la que De Chi­ri­co pi­dió ser su marchante... Y, so­bre to­do, co­mo ar­tis­ta, con dos gran­des obras maes­tras: el di­se­ño del Cas­ti­llo de Pú­bol y, so­bre to­das las co­sas, el pro­pio Sal­va­dor. So­lo así se en­tien­de que la mu­jer ob­se­sio­na­da por el di­ne­ro (no tan­to por la fa­ma: de he­cho, tien­de, en un ejer­ci­cio de co­lla­ge su­rrea­lis­ta, a eli­mi­nar su ros­tro en las fo­tos, in­clu­so en las fir­ma­das por gran­des co­mo Gye­nes) aban­do­na­ra la vi­da aco­mo­da­da que ya lle-

TAM­BIÉN EL LI­BRO «LA IN­TRU­SA», DE MO­NI­KA ZGUS­TO­VA, APOYA ES­TAS IDEAS Y OFRE­CE UNA GA­LA PO­LIÉ­DRI­CA

va­ba con el poe­ta fran­cés en pos de la in­cer­ti­dum­bre que ofre­cía el jo­ven emer­gen­te ca­ta­lán.

La ci­ta del MNAC tes­ti­fi­ca el es­ca­so cor­pus pro­pio de obra: do­cu­men­ta­ción de al­gu­nos ob­je­tos su­rrea­lis­tas, hoy en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do, jun­to a fo­tos en la que se la ve tra­ba­jar en el pa­be­llón El sue­ño de Ve­nus que Da­lí pre­pa­ró pa­ra la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Nue­va York. És­te in­clu­so, lle­gó a desa­rro­llar una fir­ma com­par­ti­da, Ga­la Sal­va­dor Da­lí, y a re­co­no­cer que no ha­bría lí­nea de sus me­mo­rias que no hu­bie­ra si­do «edi­ta­da» por Ga­la. Pe­ro la co­mi­sa­ria va más allá: si par­te del pro­yec­to ar­tís­ti­co de Da­lí fue ge­ne­rar un per­so­na­je, Ga­la, co­mo pa­re­ja de bai­le, tam­bién es­ta­ba desa­rro­llan­do una per­for­man­ce que era lo que Da­lí do­cu­men­ta­ba en sus cua­dros. Qui­zás la te­sis fuer­za la má­qui­na, pe­ro se com­pra fá- cil­men­te en tiem­pos de sen­si­bi­li­dad fe­mi­nis­ta. Y ahí que­da la ter­ce­ra sec­ción de la ex­po, la emi­nen­te­men­te pic­tó­ri­ca (una mi­ni­re­tros­pec­ti­va de Da­lí den­tro de la ci­ta) en la que nos re­en­con­tra­mos con 60 de sus obras maes­tras con Ga­la co­mo (¿al­go más que una?) mu­sa, pro­ve­nien­tes so­bre to­do de la Fun­da­ción ho­mó­ni­ma pe­ro tam­bién de otras 18 gran­des pi­na­co­te­cas. Ga­la por Ernst, por Bras­saï, por Ce­cil Bea­ton, por su­pues­tí­si­mo que por Sal­va­dor Da­lí. Pe­ro so­bre to­do, Ga­la por Ga­la. No se la pier­dan.

Ga­la Sal­va­dor Da­lí. Una ha­bi­ta­ción pro­pia en Pú­bol Co­lec­ti­va

MNAC. Bar­ce­lo­na. Par­que de Mont­juïc, s/n. Co­pro­du­ce: Fun­da­ción Ga­la-Sal­va­dor Da­lí. Co­mi­sa­ria: Estrella de Die­go. Pa­tro­ci­na: Aber­tis. Has­ta el 14 de oc­tu­bre

Fo­to de Eric Schaal del ma­tri­mo­nio tra­ba­jan­do en el Pa­be­llón de Ve­nus «La Ma­don­na de Portlli­gat» (1949), uno de los lien­zos con los que se abre la ex­po­si­ción

Ga­la con el «Som­bre­ro-za­pa­to» de El­sa Schia­pa­re­lli ins­pi­ra­do en un di­se­ño de Sal­va­dor Da­lí (Cai­llet Fils)

«La me­mo­ria de la mu­jer ni­ña», del MNCARS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.