El 7 de ju­lio, He­ming­way

De los san­fer­mi­nes, el es­cri­tor y otros «ma­chi­ru­los»

ABC - Cultural - - Opinión Ruido De Fondo - LAU­RA RE­VUEL­TA

Nun­ca me gus­ta­ron los san­fer­mi­nes y mu­cho me­nos He­ming­way. Di­ga­mos que am­bas desafec­cio­nes tie­nen que ver con la pa­la­bra que la aca­dé­mi­ca de la RAE So­le­dad Puér­to­las ha pro­pues­to pa­ra in­tro­du­cir en el Dic­cio­na­rio: ma­chi­ru­lo. Dí­ce­se, en sen­ti­do iró­ni­co, co­mo ella apun­ta, del «ma­cho al­fa», y en mi pue­blo, del «mil hom­bres». Por aho­ra, si es­cri­bes ma­chi­ru­lo en el bus­ca­dor de la pá­gi­na web de la RAE, te re­mi­te a ca­chi­ru­lo (lo más pa­re­ci­do fo­né­ti­ca­men­te, aun­que na­da que ver). Sa­be­mos que las co­sas de es­te «pa­la­cio» van des­pa­cio. Que He­ming­way fue un ma­chi­ru­lo y que los san­fer­mi­nes tie­nen al­go de ma­chi­ru­lis­mo desata­do, po­cos me lo po­drán ne­gar. Si­ga­mos en la sen­da de la iro­nía que pre­su­po­ne la se­ño­ra Puér­to­las, por­que co­mo va­ya­mos por otros de­rro­te­ros el ma­chi­ru­lis­mo aca­ba en de­li­to. Y no qui­sie­ra en­trar en es­ta ca­rre­ra ca­lle Es­ta­fe­ta aba­jo. Cie­rro el pá­rra­fo, y me guar­do las es­pal­das pa­ra cuan­do ven­gan los ofen­di­dos que no sa­ben leer ni si­quie­ra en­tre lí­neas, aña­dien­do que el tu­ris­mo des­afo­ra­do ha he­cho de las fies­tas po­pu­la­res –llá­men­se co­mo se lla­men– y del cen­tro de las ciu­da­des una de­gra­da­ción de la cul­tu­ra y esos mi­tos que se re­cos­ta­ron en sus es­qui­nas pa­ra es­cri­bir, be­ber, amar o lo que les vi­nie­ra en ga­na. In­clui­do He­ming­way, que a mí nun­ca me gus­tó, pe­ro no se­ré yo quien le quite sus mé­ri­tos.

¿Y quién lee aho­ra a He­ming­way?, me pre­gun­to tam­bién. No veo que se re­edi­ten sus obras pe­ro sí que se cuen­ten sus vir­tu­des juer­guis­tas en cual­quier ciu­dad por cu­yas ca­lles ha­ya tran­si­ta­do su le­yen­da de san­to be­be­dor. Ha­ce unas ma­ña­nas, con la fres­ca, pa­sea­ba por el Ma­drid de la vi­lla y cor­te, y me to­pé con un gru­po de tu­ris­tas ja­po­ne­ses en la en­tra­da de Ca­sa Pa­co. El guía con­ta­ba el por­qué y có­mo el es­cri­tor le da­ba al ver­mú y al whisky mien­tras se afi­cio­na­ba a los to­ros. Ava Gardner, «el ani­mal más be­llo del mun­do», tam­bién be­bía, fu­ma­ba co­mo un ca­rre­te­ro y de­vo­ra­ba a los hom­bres, al­gu­nos bien ma­chi­ru­los, en es­te lo­cal. ¿Y quién ve las pe­lí­cu­las de Ava Gardner?, me pre­gun­to tam­bién.

No veo que se re­edi­ten sus obras pe­ro sí que cuen­ten sus vir­tu­des juer­guis­tas en ca­da ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.