DE CÓ­MO HA­BLAN LOS PO­LÍ­TI­COS Y LAS RE­DES SO­CIA­LES

ABC - Cultural - - Portada -

—Cuan­do es­cu­cha a los po­lí­ti­cos ha­blar, ¿qué le vie­ne a la ca­be­za? ¿O le due­le, más bien, la ca­be­za? —Co­mo ya nos ad­vir­tió un grande, al que quie­ro men­cio­nar, de la len­gua ale­ma­na, el gran po­le­mis­ta aus­tria­co Karl Krauss, la chá­cha­ra lle­va a la ca­tás­tro­fe. En es­te sen­ti­do, creo que es ver­dad, que ca­da vez que un po­lí­ti­co sube al es­tra­do en el Par­la­men­to o to­ma la pa­la­bra pa­ra di­ri­gir­se, tan­to a sus se­gui­do­res co­mo a los que no lo son, de­be­ría re­cor­dar que le ca­be una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca y mo­ral enor­me. Cla­ro, eso se re­la­cio­na mal con una vi­da po­lí­ti­ca que pa­re­ce una y otra vez es­tar orien­ta­da a que el po­lí­ti­co ha de ex­pre­sar­se en le­mas in­me­dia­ta­men­te me­mo­ri­za­bles y pa­re­ce que el pro­pio dis­po­si­ti­vo po­lí­ti­co exi­ge esa ba­na­li­dad, esa fal­ta de com­ple­ji­dad. —¿Y del uso y abu­so de las re­des so­cia­les? —De­bo re­co­no­cer que soy tor­pe, qui­zá an­ti­cua­do, en el ma­ne­jo de esos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que, por otro la­do, son tan va­lio­sos y de los que se pue­de ha­cer un uso in­tere­san­te. No ten­go pá­gi­na en Fa­ce­book, ni Twit­ter. Pe­ro, sin du­da, se tra­ta de un lu­gar de vi­da e in­me­dia­ta­men­te con­flic­ti­vo y, por tan­to, in­me­dia­ta­men­te in­tere­san­te pa­ra el tea­tro. –¿Nos co­mu­ni­can o in­co­mu­ni­can? –Esas nue­vas po­si­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción qui­zá pa­ra al­gu­nas per­so­nas ha­yan en­te­rra­do otras, pe­ro a otras per­so­nas les han abier­to enor­mes po­si­bi­li­da­des. Es­te es el tiem­po en que nos ha to­ca­do vi­vir, y es fas­ci­nan­te. —¿Hay de­ma­sia­dos tó­pi­cos ins­ta­la­dos en nues­tra vi­da, en nues­tra so­cie­dad? —Qui­zá en es­ta con­ver­sa­ción es­toy ma­ne­ján­do­me con tó­pi­cos, es­toy de­fen­dién­do­me con tó­pi­cos, y lo peor po­dría ser que ni si­quie­ra los re­co­no­cie­se co­mo ta­les. A ve­ces di­go que la cues­tión no es si uno re­pre­sen­ta un per­so­na­je. De for­ma que creo que uno ha de es­tar aten­to a los tó­pi­cos, por su­pues­to, que le cer­can, pe­ro de­be ser es­pe­cial­men­te cau­te­lo­so res­pec­to de los tó­pi­cos que aca­so le atra­vie­sen sin sa­ber­lo. En es­te sen­ti­do, creo que uno ha de es­tar en una ac­ti­tud de per­ma­nen­te sos­pe­cha res­pec­to de su pro­pio len­gua­je, res­pec­to de sus pro­pias pa­la­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.